dimarts, d’abril 21, 2009

JG Ballard, 1930 - 2009


Mundo Sumergido (1963)

Casi todos nosotros hemos tenido la experiencia de deja vu, de haber visto antes todo esto, en verdad, de recordar demasiado bien estos pantanos y lagunas. Los recuerdos biológicos son casi siempre desagradables, ecos de peligros y terrores. Nada dura tanto como el miedo. En toda la naturaleza ves ahora ejemplos de mecanismos liberadores innatos, que han estado dormidos durante miles de generaciones, pero que conservan todo su poder. El ejemplo clásico es el miedo atávico que siente el ratón de campo por el gavilán: basta mostrarle una figura de papel para que se precipite a esconderse. ¿y de que otro modo puedes explicar la repugnancia universal y completamente injustificada que inspiran las arañas, aunque solo una especie pica a sus victimas?¿y el odio que sentimos por las serpientes y reptiles, también sorprendente, pues estos animales no son muy comunes? Solo porque todos llevamos en nosotros mismos un recuerdo oculto del tiempo en que las picaduras de arañas gigantes eran mortales, y los reptiles dominaban el planeta.

JG Ballard, autor de "Crash" y "del Imperio del Sol", ha fallecido a los 78 años de edad tras una larga enfermedad.

Collage publicado por J.G. Ballard en la revista Ambit

Todos vivimos en una era de decadencia tras la conquista espacial, un mundo que quizás el mejor que nadie supo reflejar. Fue un artista en su descripción de paisajes y situaciones sociales extremas, un mundo hecho pedazos, en el que la parte no es ni tan siquiera reflejo del todo y que supo capturar con enorme maestría.

Ver también:

http://www.johncoulthart.com/feuilleton: jg-ballard-1930-2009
Bajo el Signo de Libra: J.G. Ballard. Diseccionando el nuevo milenio

+ Información

http://www.ballardian.com/

10 comentaris:

Vulcano Lover ha dit...

Y... nos atrevemos a compratirlos???

Luz de Gas RadioBlog ha dit...

Ojala no pensaramos que hemos "conquistado" todo el espacio.

Pd. Menuda reinterpretación hice del "ano solar", ojalá me huviera acordado del nombre de la teoría.

Besos

Mery ha dit...

Nada dura tanto como el miedo. Vas a tener toditita la razón.
Un beso

Justo ha dit...

Otro miedo atávico o institivo: el de los gatos al agua, dicen que por la memoria de los cientos de miles que han sido ahogados al nacer..

Recuerdo el Crash de Cronenberg sobre una novela suya -por cierto, ¿fue en tu página donde hablamos de él no hace mucho?-. Parece un autor muy interesante...

ixilik ha dit...

Peor es el miedo a que nuestros hijos , no sean nuestros hijos, o el del estranjero que venga a nuestra manada para quitarnos el alimento, o nuestras hembras. (bueno algunos hemos perdido los genes que portaban esa memoria genética)

Pilar ha dit...

Tengo miedo a las alturas, quizás provengo de reptil, que le dan miedo a casi todo el mundo, incluida a mí misma, que a veces tengo miedo de los mismos de mi humana especie actual.

Deja un gran rastro.

pon ha dit...

Qué gracia me ha hecho siempre lo de los reptiles que dominaban la tierra, si nunca la dominaron y encima el hombre no coincidió ni con arañas gigantes ni dinosaurios(que no eran reptiles).
En todo caso Ballard, descanse en paz.

Xavier ha dit...

Els relats ballardians són fantàstics, inquietants i pertorbadors. Com ho són les seves confessions, que ressonen dins del cap després de temps d'haver-les llegit. "Crec en la inexistència del passat, en la mort del futur i en les infinites possibilitats del present". Aquest és l'univers ballardià i la seva raó de ser.

La vida passa i be la mort, que s’endura la poesia dels hotels abandonats i el record de l'estat d’ excitació en aquella platja deserta d'unes vacances ja quasi oblidades.

senses or nonsenses ha dit...

aún sigo sin saber qué comentar.
y mis sensaciones y experiencias con Crash no se pueden contar en un blog, no se puede contar...

un abrazo.

Madame X ha dit...

No he leído sus novelas, pero sí que vi la magnífica adaptación cinematográfica que Cronenberg realizó de su novela Crash. Impresionante film.

Una pena.