sábado, enero 16, 2021

El Surimono

 
Katsushika Hokusai (1760-1849)
Pescador sobre una roca, Kakuban Surimono, 1796 – 1799
British Museum
 
Encargado por círculos de eruditos y generalmente ofrecido en el Año Nuevo, el surimono del período Edo (1603-1868) combina sutilmente ilustración y poemas. 
 
¿En qué se diferencia el surimono (literalmente "cosas impresas" ), producido a finales de los siglos XVIII y XIX, durante unas breves décadas del período Edo (1603-1868), de otros grabados en madera? Edmond de Goncourt admiraba el surimono más que nada. En su monografía sobre Hokusai, publicada en 1896, el escritor evoca "imágenes que no tienen nada similar en el grabado de ningún pueblo de la tierra". Una pasión compartida por otros adoradores del arte japonés, y no menos importante: Frank Lloyd Wright, Sir Alfred Chester Beatty y, más recientemente, Georges Leskowicz. 
 
Totoya Hokkei (1780-1850
Yama-uba et Kintaro, c.1840
Museo Pushkin de Moscú

Kubo Shunman (1757-1820)
Surimono de las mariposas
Musée Georges Labit, Toulouse

Utagawa Sadakage (1797-1858)
La Courtesana  Shungetsu en su camerino
Serie: Ocho vistas en el distrito del placer, finales 1832
Colección Georges Leskowicz

Keisai Eisen (1791-1847)
Imagen del Nuevo Año, 1825
Colección Georges Leskowicz

Yashima Gakutei (1786-1868)
Oe no Takachika
Colección de Cuentos Notables Antiguos y Nuevos (Oe no Takachika Chomonju) 1821-1822
Colección Privada

¿Qué tiene de excepcional el surimono que incluso en Japón se convirtieron en objetos de envidia? 
Primer signo distintivo: formato cuadrado, denominado shikishiban (21 x 18 centímetros), muy excepcionalmente duplicado en altura o alargado. Esta estandarización podría explicarse por la naturaleza de los textos, casi siempre asociados a imágenes: poemas breves, sin rimas obligatorias, referencias literarias y ocurrencias, a veces parodiando obras clásicas y repletos de kyôka ( "poemas locos" ). Otra particularidad: El refinamiento de materiales y técnicas, cosa que no se le había escapado a Edmond de Goncourt quien describió "la sedosidad del papel, la calidad de los colores, el cuidado de la impresión, y los reflejos de oro y plata […]". Elaborado con fibras de morera mezcladas con pegamento vegetal, el papel de calidad superior llamado hôsho era famoso por su opacidad y blancura (el poder shogunal prohibió su uso en 1840, poniendo así indirectamente fin a la creación del surimono). La adición de polvo de mica y pigmentos metálicos (cobre, latón, peltre, más raramente oro y plata) les da un brillo que rara vez se encuentra en estampados eróticos o retratos de actores. Un destello que revive el recuerdo de las hojas de oro que cubren tantos pergaminos ilustrados y biombos pintados. Los efectos de relieve o hueco obtenidos a través de la técnica del repujado añaden una dimensión escultórica y táctil a las obras. Procesos de fabricación costosos que no son muy compatibles con la distribución masiva de imágenes populares. 
 
Utagawa Toyokuni (1786-1864)
Shikishiban surimono, Nishiki-e, 1832 
Colección Georges Leskowicz
 
Utagawa Kunisada (1786-1864)
El Actor Ichikawa Danjūrō VII
Serie Parodia de cinco retratos de actores para el Nuevo Año, 1827
Colección Georges Leskowicz
 
Katsushika Hokusai (1760-1849)
Vista del río Sumid
Colección Georges Leskowicz
 
Katsushika Hokusai
la concha violeta, 1821
Colección Georges Leskowicz
 
De hecho, los surimonos no estaban sujetos a las leyes del mercado. Publicados en serie limitada (entre cincuenta y ciento cincuenta ejemplares), fueron encargados a artistas por círculos de letras y poetas, grabados e impresos a su costa, luego ofrecidos o intercambiados con motivo del Año Nuevo, como las tarjetas de felicitación actuales, o celebraciones especiales, cambio de nombre de un actor, anuncio de un nuevo espectáculo de kabuki, por ejemplo. Tampoco estaban sujetos a censura. Nada pudo frenar el humor y la inventiva de los artistas. ¿Quiénes son estos creadores de surimonos? Hokusai tenía una gran demanda a finales del siglo XVIII por los círculos de poetas Edo. Hiroshige, Toyokuni y Kunisada, entre otros grandes maestros del grabado ukiyo-e. Algunos diseñadores lo convirtieron en una especialidad: es el caso de Hokkei (1780-1850) que habría ejecutado más de ochocientas hojas y Gakutei (hacia 1786-1868), también un consumado poeta. ¿Qué temas se tratan? Retratos de actores y cortesanas, entretenimiento del "mundo flotante" forman parte del repertorio. Los paisajes rara vez se incluyen. Los bodegones, por otro lado, forman una categoría específica del surimono. Sea cual sea el tema, la lectura de las imágenes depende estrechamente de la de los textos asociados.
 
Totoya Hokkei (1780-1850) 
La curruca
Serie: Dieciocho ilustraciones del diccionario ortográfico  « Kogentei », 1831
Colección Georges Leskowicz

Totoya Hokkei (1780-1850), La Honrada
Serie Tríptico de las tres cualidades, 1820-1833
Colección Georges Leskowicz

Utagawa Kunisada
El actor Ichikawa Danjūrō ​​VII como Soga no Gorō y Omi no Okane, 1818-1830
Colección Georges Leskowicz

Utagawa Toyohiro (1774-1830)
Monte Fuji en primavera, 1810-1829
Colección Georges Leskowicz

Yashima Gakutei (1786-1868), Gruyas
Série Tsuru kame ni ban (Gruyas y tortugas), 1820-1830
Colección Georges Leskowicz

Yashima Gakutei (1786-1868)
El guerrero Honda Tadakatsu, c. 1830
Colección Georges Leskowicz
 
Estos poemas en prosa cargados de referencias literarias y ocurrencias eran inaccesibles para los coleccionistas europeos de finales del siglo XIX, pero desde los años 80 los conservadores de museos y académicos comenzaron a traducirlos al inglés. En Francia, algunos han sido traducidos con motivo de exposiciones. La unión pintura-poesía responde a una tradición estética, fundamental en China, Corea y Japón. Se reactivó así a través del grabado, en un momento en el que el libro impreso ocupaba un lugar importante en la vida japonesa. Numerosos dibujantes participaron en asambleas poéticas que reunieron a miembros de la nobleza guerrera (bushi) y la burguesía urbana (chônin). Estos círculos de aficionados adinerados están en el origen de los calendarios en imágenes (egoyomi) que vieron la luz en 1765 e inspiraron el surimono. Producidos e intercambiados en las mismas condiciones, con motivo del Año Nuevo (entonces celebrado a principios de primavera), indicaban meses largos y meses cortos a través de imágenes encriptadas, números escondidos en el cuerpo de un animal o el contorno de un objeto. Un egoyomi creado por Hiroshige en 1820 y conservado en la colección Leskowicz, representa así un reloj de bolsillo, indudablemente adquirido a un navegante holandés. Uno de los dos poemas da esta descripción: "Es un objeto / Viene del extranjero / Este reloj / Que mide la longitud / de un día de primavera". Dentro de la esfera, los caracteres proporcionan indicaciones de calendario en forma de acertijo. El otro poema se puede leer de la siguiente manera: "Por flores y pájaros / Se adora la primavera / ¿Quién dio / en las primeras horas de la noche / El precio de mil monedas de oro? "

viernes, enero 01, 2021

Max Dupain (1911 - 1992)

 
Max Dupain
Eggs, 1933
National Gallery of Victoria, Melbourne
 
Max Dupain es el fotógrafo en blanco y negro, pionero del modernismo, más respetado e influyente de la Australia del siglo XX. Sus imágenes capturan una era pasada, en la que la sociedad australiana era muy diferente de lo que es ahora. Dupain con su ojo documental, sus imágenes exudan calidad y demuestran el dominio de la luz y la forma con unos enfoques nítidos, ángulos variables y composiciones de gran creatividad. 

Max Dupain
Hot rhythm!, 1936
National Gallery of Victoria, Melbourne
 

Max Dupain
Night with her train of stars and her gift of sleep, 1936-37
National Gallery of Victoria, Melbourne
 

Max Dupain
Discus thrower,1937
National Gallery of Victoria, Melbourne


Max Dupain
Doom of youth, 1937
National Gallery of Australia, Canberra

Max Dupain
Harold Salvage by beach, 1937
State Library of NSW

Max Dupain
Harold Salvage sunbaking, variant to the Sunbaker, 1937
State Library New South Wales, Sydney

 Max Dupain
Mosman Bay at dusk, 1937
National Gallery of Victoria, Melbourne

Max Dupain
Brave New World, 1938
National Gallery of Victoria, Melbourne

Max Dupain
Manly, 1938
National Gallery of Victoria, Melbourne

Max Dupain
On the beach. Man, woman, boy, 1938
National Gallery of Australia, Canberra

Max Dupain
Sharks at Blackhead Beach, 1938
National Gallery of Victoria, Melbourne
 

Max Dupain
Sunbaker, 1938
National Gallery of Victoria, Melbourne

Max Dupain
The carnival at Bondi, 1938
National Gallery of Australia, Canberra

Max Dupain
Sleeping Boy, 1941

Max Dupain
At Newport, 1952
National Gallery of Victoria, Melbourne

Max Dupain
Opera House roof, 1969
National Gallery of Victoria, Melbourne

Max Dupain
Magnolia, 1982
National Gallery of Victoria, Melbourne

 

domingo, diciembre 20, 2020

Diego Velázquez: Bufones y Enanos

 

Diego Velázquez. Bufón llamado Don Juan de Austria. Hacia 1632
Museo del Prado
 
Felipe IV no fue un monarca demasiado espabilado, pero sí que hemos de agradecerle el hecho de haber convertido a Velázquez en pintor del rey y posteriormente en pintor de cámara. A la mano del genial sevillano debemos estos retratos de bufones y enanos que pululaban por la Corte para distracción, con sus chanzas, bromas y tonterías varias, tanto del monarca como de los nobles del tedio de gobernar. Personajes que eran considerados funcionarios, por lo tanto bien remunerados. Siempre los hemos visto por separado, así que es interesante verlos juntos y darnos cuenta de la enorme dignidad con la que Velázquez los representa.
 
Copia de Diego Velázquez. Francisco de Ocáriz y Ochoa
Museo del Prado
Original del 1632-36

Diego Velázquez, El Bufón Calabacillas 1636-39
Museo del Prado, Madrid

Diego Velázquez. Bufón Calabacillas. Hacia 1632-1633. 
The Cleveland Museum of Fine Arts

Diego Velázquez. El bufón Barbarroja, don Cristóbal de Castañeda y Pernia. Hacia 1633
Museo del Prado, Madrid

Diego Velázquez. Pablo de Valladolid. Hacia 1634
Museo del Prado, Madrid
 
Diego Velázquez, Bufón con Libros. Hacia 1640
Museo del Prado, Madrid

Diego Velázquez, Bufón el Primo. Hacia 1645 
Museo del Prado,Madrid

Diego Velázquez, El Niño de Vallecas, 1643-45 
Museo del Prado, Madrid

Diego Velázquez, Enano con perro. Hacia 1645
Museo del Prado, Madrid