miércoles, noviembre 23, 2022

Johannes Vermeer, Maestro de la Luz


Johannes Vermeer
La Chica de la Perla, 1665
Mauritshuis, La Haya

El próximo 10 de febrero de 2023 abrirá sus puertas, en el Rijsmuseum de Amsterdam en colaboración con el Mauritshuis, la mayor exposición sobre Vermeer que se haya visto nunca, 28 de las escasas 35 obras maestras que el gran maestro neerlandés nos ha dejado.

Johannes Vermeer
Una Dama Escribiendo, c. 1665
National Gallery of Art, Washington

Johannes Vermeer
Joven Sentada al Virginal, 1670-72
National Gallery, London

Johannes Vermeer
Una Joven de pie ante el Virginal, 1670-72
National Gallery, London

Johannes Vermeer
Alegoría de la Fe Católica, 1670-72
The Metropolitan Museum of Art, New York

Johannes Vermeer
Cristo en casa de Marta y María, 1654-55
National Galleries of Scotland, Edimbourg

Johannes Vermeer
Diana y sus Ninfas, 1953-54
Mauritshuis, La Haye

A diferencia de Rembrandt, Vermeer dejó una obra notablemente pequeña con unas 35 pinturas. Como sus pinturas generalmente se consideran los tesoros más preciados de cada colección de museo, las pinturas de Vermeer rara vez se prestan.

Johannes Vermeer
La Lección de Música Interrumpida, 1658-59
The Frick Collection, New York

Johannes Vermeer
Chica Leyendo una Carta ante una Ventana Abierta, c. 1657–1659
Gemäldegalerie Alte Meister, Dresde

Johannes Vermeer
Joven con una Flauta, 1669-75
National Gallery, Washington

Johannes Vermeer
Joven con Sombrero Rojo, 1669
National Gallery, Washington

Johannes Vermeer
Señora y Sirvienta, 1666-67
The Frick Collection, New York

Johannes Vermeer
Oficial y Joven Riendo, 1657
The Frick Collection, New York

Johannes Vermeer
Santa Práxedes, 1655
The National Museum of Western Art, Tokyo

Nunca antes se había podido ver tantas pinturas de Johannes Vermeer (1632 - 1675) en una exposición, en 1996 el Mauritshuis logró reunir 23 obras. Con motivo de tan magno evento, el Rijjmuseum, el Mauritshuis y la Universidad de Amberes aprovecharán la oportunidad para investigar "el talento pictórico de Vermeer, sus elecciones artísticas y las motivaciones de sus composiciones, así como su proceso creativo".

Johannes Vermeer
El Geógrafo, 1669
Städel Museum, Francfort
 
Johannes Vermeer
La Copa de Vino, 1658-60
Staatliche Museen zu Berlin, Gemäldegalerie
 
Johannes Vermeer
La Encajera, 1666-1668
Musée du Louvre, Paris
 

Johannes Vermeer
La Carta de Amor, 1669-70
Rijksmuseum Amsterdam

Johannes Vermeer
La Lechera, 1660
Rijksmuseum Amsterdam

Johannes Vermeer
La Alcahueta, 1656
Gemäldegalerie Alte Meister, Dresde

Johannes Vermeer
Vista de Delft, 1660-61
Mauritshuis, La Haye
 
"Vermeer es uno de los pintores más famosos de Holanda, junto con Rembrandt, Van Gogh y Mondrian. Nunca hubiéramos creído posible que tantos museos accedieran a prestar sus obras maestras. Les estamos increíblemente agradecidos. Con esta exposición, podemos presentar a una nueva generación la pintura de Vermeer en su más alto nivel y presentar los resultados de las últimas investigaciones".

Taco Dibbits, director del Rijksmuseum

Johannes Vermeer (1632-1675) vivió y trabajó en Delft. Su trabajo es conocido por sus escenas de interiores, escenas tranquilas e introvertidas, con un uso sin precedentes de luces brillantes y coloridas así como su convincente ilusionismo.
 
Johannes Vermeer
Vista de casas en Delft, conocida como 'El Callejón', 1658
Rijksmuseum Amsterdam
 
Johannes Vermeer
Mujer Sosteniendo una Balanza, c 1664
National Gallery, Washington
 
Johannes Vermeer
Mujer Leyendo una Carta c 1662-63
Rijksmuseum, Amsterdam
 
Johannes Vermeer
La Muchacha del Collar de Perlas, 1663-65
Staatliche Museen zu Berlin, Gemäldegalerie
 
Johannes Vermeer
Mujer Escribiendo una Carta con su Doncella, 1670
National Gallery of Irland, Dublin
 
Johannes Vermeer
Joven Sentada al Virginal, 1670-72
The Leiden Collection, New York
 
Johannes Vermeer
Mujer con Laúd, 1662-63
The Metropolitan Museum of Art, New York
 


+Información:

 
 

sábado, noviembre 12, 2022

Glyn Warren Philpot: Retratos de Negros

 
Glyn Warren Philpot (1937)
Foto: Francis Goodman
National Portrait Gallery, Londres

A principios del siglo XX, Glyn Philpot era uno de los retratistas más respetados de Gran Bretaña. El artista era conocido por sus retratos de la alta sociedad en un estilo que imitaba a los viejos maestros, por lo que sus obras se asentaron cómodamente en las paredes de las casas de campo de sus clientes junto a generaciones de miembros de su familia.

"Todos los periódicos están ahora entusiasmados con P. . ¿Has visto?" escribió, en 1910, la amiga de Philpot, Gladys Miles, al historiador de arte Randall Davies. "Todos se apresuran a ser pintados como ovejas".
 
Glyn Warren Philpot
Head of Negro (Paul Roberson as Otelo), 1912
Colección Privada

Glyn Warren Philpot
The Head of a Black Man (‘Billy’) c. 1912-13
Richard Osborn Fine Art
 
Pero en la década de 1930, el estilo de Philpot se vuelve más modernista, incorporando fondos abstractos y una paleta de colores más clara, al tiempo que pinta retratos de personas negras, algunos de los cuales, inusualmente para la época, llegaron a exhibirse en la Royal Academy de Artes en Londres. 
 
Los retratos de Glyn Philpot son un Quién es Quién de la sociedad Eduardiana, desde glamurosas duquesas como Loelia, duquesa de Westminster, hasta actores, poetas, bailarines, amigos, amantes y escritores, incluido Siegfried Sassoon. Junto a estos retratos, Philpot ganó reputación por sus pinturas, esculturas y dibujos de modelos negros, a los cuales con el tiempo se les ha ido poniendo nombre, ya que en la época de Philpot muchas de estas obras se titulaban como "Cabeza de negro".
 
El modelo más frecuente de Philpot fue Henry Thomas, un hombre jamaiquino al que conoció en 1929 y que se convirtió en su sirviente y musa hasta que Philpot murió en 1937. En "Balthazar", pintado el año en que se conocieron, Philpot imaginó a Thomas como uno de los sabios de la Biblia.

Glyn Warren Philpot
Balthazar (Henry Thomas), 1929
Pallant House Gallery, Chichester

Glyn Warren Philpot
Negro walking (1929)
Ferens Art Gallery

Glyn Warren Philpot
Negro as Harlequin, c.1930
Piano Nobile, Londres

Glyn Philpot
Entrance to the Tagada (1931)
Colección Privada

Glyn Warren Philpot
Sleeping Nude (Henry Thomas), 1931

Glyn Warren Philpot
The Guardian of the Flame (1931)
Brighton Museum and Art Gallery
 
Glyn Warren Philpot
Tom Whiskey (M. Julien Zaire), 1931
Colección Privada

Glyn Warren Philpot
Tom Whiskey (M. Julien Zaire), 1931-32
Colección Privada
 
Glyn Warren Philpot
Profile of a Man with Hibiscus Flower (Félix) 1932
Richard Osborn Fine Art

Glyn Warren Philpot
Study of a Negro (1932)
Private Collection

Glyn Warren Philpot
Portrait of Henry Thomas (1935-35)
Pallant House Gallery, Chichester

Glyn Warren Philpot
Portrait of Henry Thomas, a Jamaican Man (c.1935)
Bristol Museum & Art Gallery

Glyn Warren Philpot
Melancholy Man (Henry Thomas), 1936
Brighton and Hove Museums and Art Galleries

Glyn Warren Philpot
Negro Model in Studio (Henry Thomas), 1936
Colección Privada

Glyn Warren Philpot 
Head of Negro, Heroic scale (1937)
Piano Nobile, London
 
Glyn Warren Philpot
Henry Thomas, c.1937
Colección Privada
 
Glyn Warren Philpot
Portrait of Henry Thomas (1937)
Colección Privada
Proveniente de la colección de Sir Noël Coward




viernes, octubre 28, 2022

Sylvan Rand: Moteros Gay (1967)



El verano de 1967 fue, como es sabido, "El verano del amor", durante el cual más de 100.000 jóvenes sexualmente liberados y engalanados con flores acudieron al distrito de Haight-Ashbury de San Francisco para escuchar a Janis Joplin, o como diría la reportera Joan Didion "turn their toddles on, to LSD". Posteriormente tendría lugar el Festival de Monterrey, antecedente del famoso Woodstock de 1969.










California era el epicentro del movimiento hippie, las olas contraculturales de permisividad sexual y activismo por los derechos civiles invadían la mayoría de las áreas urbanas del país.

Ese año, 1967, el fotógrafo Sylvan Rand viajó en la parte trasera de una motocicleta, invitado por un amigo, desde Nueva York hasta una zona rural de Nueva Jersey, donde pasó un fin de semana documentando una comunidad, en aquellos momentos, poco común: un club de motociclistas gay.











La visión predominante era la relacionada con los Ángeles del Infierno, una pandilla de motoristas a tiempo completo y con bastante mala fama, información enfatizada tanto por la prensa como por Hollywood. Por contra este grupo de hombres llevaban vidas tranquilas, dedicándose a sus respectivos trabajos durante toda la semana, que buscaban escapar de la rutina enfundándose sus trajes de cuero y sentándose en sus bien lustradas motos, para gozar de un fin de semana de diversión y camaradería con personas afines. Todo ello muy alejado de cualquier estereotipo de broncas y follones.