dimecres, d’agost 22, 2007

Perfume Andalusí

Interior de la Mezquita de Córdoba estilo emiral

"En el siglo X el territorio llamado Al - Ándalus -una cuarta parte de la España actual- era un país totalmente controlado por los musulmanes y el más poderoso y refinado de Europa occidental"

"Los desheredados"(Aguilar), Henry Kamen

Y en medio de ese refinamiento se desarrollará una sociedad de una liberalidad muy poco frecuente en el mundo islámico. Un mundo mestizo en el que lograron convivir tres religiones, la musulmana, la cristiana y la judía, no exento de ciertas fricciones momentáneas.

Un mundo que hoy en día se ve reflejado en una especial sucesión de sensaciones y con un impresionante legado cultural y artístico. No en vano fueron ocho siglos de presencia desde el 27 de abril del año 711 cuando desembarcó en Gibraltar Táriq Ibn Ziyad, lugarteniente del gobernador de Tánger, al mando de 9.000 hombres hasta la caída del Reino Nazarí de Granada en 1492.


Gacelas de la Alhambra S.XIV-XV

La exquisitez no sólo alcanzó altas cotas en la arquitectura. La mezquita de Cordoba, Medina Azahara, la Giralda y la Torre del Oro en Sevilla, la Alhambra y los jardines del Jeneralife en Granada, sino que engrandeció las costumbres gastronómicas, el olivo, el pomelo, el limón, la naranja, la lima, la granada, la higuera y la palmera así como canela, pimienta, sésamo, macis, anís, clavo, jengibre, menta y cilantro, especies desconocidas en el resto de la Europa cristiana, elementos que hoy nos parecen tan normales y forman parte intrínseca de nuestra cultura fueron aportados por ellos.
Un mundo interior que aún hoy se respira cuando paseamos por Córdoba la callada y nos asomamos a sus patios o a los cármenes de Granada, con sus juegos de agua y mil olores que lo inundan todo, un mundo hecho para complacer los sentidos y la vultuosidad, un mundo tan delicado como la poesía.

Poetas como: Abu Nuwas, Ben Sahl de Sevilla, Al-Rusafi de Valencia, Ben Quzmán o Al Mu'tamid.


Detalle ornamental de la Alhambra


Elogio de un Ben Hazm

Cara gentil/ y áureo vino mi afán
son, y tras él/para mi nada hay más.
Para beber/nos juntamos ayer
ese doncel/de ojos bellos y yo,
Vez y otra vez/en la boca le di
besos. ¡Qué buen/azuqitar, por Dios!
Antes de estar/ebrio me emborraché.
Sueño le entró/tras cantar y beber.
Se me tumbó:/¡Que se tumbe por Dios!
¡Qué perro soy!/¿Contaré que pasó?
Quiero decir…/¡Más decente es callar!
Cosas aún hay/que es mejor no mentar.
Cuando por fin/la embriaguez su magín
libre dejó/le traté de explicar:
“Gana, infeliz,/ un amigo en mayor.
“El bozo ya /te ha empezado a apuntar.
“Coco el tisú/va muy pronto a tocar.”
Mío es no más/mi alusivo decir.
A los demás/repudrirse verás,
porque, a mi ver,/la menor distinción
entre mi hablar/y el aljófar no hay,
y es, sin rimar/o rimado, el mejor.
Gusta de oír/mis palabras Ben Hazm,
cuya ilusión/es que acudas a él.
De su merced/nace tanto loar:
vence el audaz/quien se achica perdió,
y al que me da/mi alabanza le doy.
Para el señor/(y es sus obras señor)
tiene el caudal/sólo nombre de tal.
Pues consiguió 7ser en todo cabal,
tiene de estar/engreído razón
Nada de dar, /pediría perdón.
En guerra estoy/persiguiendo al mizcal.
Cuando de mí/váse, me hallo muy mal.
Por eso no/contradigo el cantar:
“Viéndote a ti/bien me sabe el MANCHAR;
más si te vas,/¡qué paciencia cabrá?”


Ben Quzmán (1086-1160)



Arqueta de Media Azahara arte califal (966)


Espada su nombre, espadas sus ojos.
Desenvainadas las tres me matarían.
¿No le basta con una?
Pero incluso me golpea la vaina, sus parpados.
Cuando le cautivé, sus ojos me cautivaron;
amos y cautivos los dos a la vez.
¡Oh, espada, trata a tu cautivo de amor con compasión!
No te pido libertad como galardón.


Al-Mu'tamid (1046-1095)



El Shah Abás I y un paje. La dedicatoria reza: "Ojalá la vida te conceda todo lo que tus labios deseen de tus amantes, del río y de la copa". Tempera y dorado; Muhammad Qasim 1627; Museo del Louvre.



Aprendió mi amado el oficio de carpintero,

y yo me dije:

acaso lo aprendió mientras con sus ojos

asierra corazones.

Desdichados los troncos

que él trabaja cortándolos,

o talándolos, o hiriéndolos con su hacha.

Ahora que son sólo madera

pagarán su delito:

porque, cuando eran ramas,

se atrevieron a copiar la esbeltez de su talle.


al-Rusafi de Valencia


9 comentaris:

João Baptista ha dit...

Allambra deve ser um palácio lindo de morrer, conheçes o patio árabe da Casa do Alentejo em Lisboa?

Valeria ha dit...

He hecho un recorrido mental por esos sitios de Andalucía y olía a especias y a flores, y veía las calles, los monumentos y algún árabe con unos negros que te desmayas ,jaja)...
Un buen paseo :)

Un beso, Pe-jota

pon ha dit...

Al-Andalus, el sueño del agua y los limoneros.
Pero que yo sepa los romanos ya consumían aceite e higos iberos, de fama en el imperio. También nos dejaron los dulces......

Rosadefuego ha dit...

La fusión de dos culturas, razas y religiones. Expresadas a través de la arquitectura, literatura y por supuesto de los productos que trajeron de sus tierras.
Que bellos poemas has traido... me ha gustado sobretodo este de Al Mu'tamid:

"Espada su nombre, espadas sus ojos.
Desenvainadas las tres me matarían.
¿No le basta con una?
Pero incluso me golpea la vaina, sus parpados.
Cuando le cautivé, sus ojos me cautivaron;
amos y cautivos los dos a la vez.
¡Oh, espada, trata a tu cautivo de amor con compasión!
No te pido libertad como galardón"

Parece que le hubiera escrito un vencedor a aquel que ha vencido en la lucha; pero que ha de ser tal su belleza que de ella queda cautivo.

hermes ha dit...

PeJota: Hoy has tocado mi fibra sensible, hablar de Al-Andalus, de Córdoba, de Granada.........de sus poetas.

Hay otropoeta andalusí que quizas no conozcas: Ibn Jafaya, hay te pongo algo de el:

" A menudo , en una comarca desnuda, el granizo desciende del cielo para ornar el cuello de la tierra.

Esta agua solidificada lapida los valles y recubre el país con un castigo que se disuelve.

La tierra sonría al descubrir collares de estrellas diseminadas por su superficie, mientras el cielo, adusto, frunce el seño.

Se diría que la tierra ha cometido el pecado carnal, por eso la nube lapidadora se ha inclinado para lanzarle piedras. "

Un abrazo amigo.

MAX Y LULA ha dit...

La verdad es que es una gozada un mundo en el que pudieran convivir tres religiones. Ése es el elemento que hizo posible todo lo demás. Saludos :-)

iñaki ha dit...

"Ojalá la vida te conceda todo lo que tus labios deseen de tus amantes, del río y de la copa".
Me ha dejado sin palabras.

ManuelKawamaS ha dit...

komo olvidar la alhambra y el patio de los leones :) me trajiste buenos rekuerdos!!

kiero regresar a españa!

Senses & Nonsenses ha dit...

...y es que todos somos un poco árabes.
a mí, granada, -una de mis hipotéticas "itacas" posibles-, y sobre todo la alhambra lo que más recuerdo es el olor a tierra mojada. era diciembre.
la alhambra es de una belleza inexplicable. se me pone la carne de gallina sólo con recordarlo.
tb. valencia, -me acordé al leer al-rusafi de vcia.-, otra ciudad que conozco bastante bien, mantiene muchas huellas árabes: el sistema de acequias, las calles sinuosas de la parte vieja de la ciudad -que un día descubres que las formas de las calles tienen todo su sentido, para aprovechar mejor las corrientes de aire.

cuánto saber, cultura y conocimiento se perdió con la expulsión de los judíos y los musulmanes.

un abrazo.