dilluns, d’abril 16, 2007

Angel Pavlovsky

¡En pijama y zapatillas! Sin plumas ni maquillaje... "Bien, maquillaje, quizás un poquito", admite. Así encontrarás a Ángel Pavlovsky en el escenario, muy cerca de ti, para contarte todos sus secretos al oído. En su nuevo espectáculo, Alas furtivas, el más intimista que ha protagonizado, Pavlovsky desnuda su auténtico yo delante del público y deja de lado al personaje cómplice, que tantos años lo ha acompañado en su discurrir por los escenarios.
Angel Pavlovsky, 63 años Nacido en Rivera, provincia de Buenos Aires (Argentina). Nieto de judíos rusos emigrados a Argentina a principios de siglo pasado. Se criará en una colonia de rusos.
Con una infancia difícil ya que sus amigos eran de familias ricas, al contrario que él. Desde los 12 años, además de estudiar, decide ponerse a trabajar para poder seguir su tren de vida. "
En el cuadro de honor de clase siempre figuraban cuatro niñas... y yo. Y yo, el primero. "Eso sí me creó problemas: me sentía rechazado por mis amigos" por lo cual "Decidí ir mal en la escuela: me igualé para ser aceptado".

Se traslada a Buenos Aires para estudiar arquitectura, y a la vez trabaja como extra en un teatro de ópera. En 1973 tras el regreso de Perón decide venir a España. Llega aquí acompañado de su hermana

"El día en que llego aquí oigo a uno que dice: "¡Han matado al presidente!". Pensé que habían matado a Franco y le dije a mi hermana: "Creo que llegamos el día justo".

Era el día en que mataron a Carrero Blanco.Y a partir de ahí empezó su carrera por los escenarios de Barcelona, empezando en el Bar Paraigua del Barrio Gótico

"Me dijeron que tenía que esperar a que Cataluña me abriera la puerta, que en cuanto te abrían la puerta era para siempre. Y yo pregunté que cada cuánto tiempo abrían la puerta"

Aquí había un morbo contenido hacia todo el mundo gay y el transformismo aunque no se considera un pionero de la causa gay en España, puesto que otorga al increíble Ocaña, personaje emblemático donde los haya que salía a la calle vestido de mujer, mientras él sólo se maquillaba para actuar. Años evidentemente de transgresión, un día se vistió de mujer y asistió a la ópera con un señor, los dos en un palco del Liceu. Todo el teatro estuvo pendiente de ellos. En Barcelona de Noche, local hoy en día desgraciadamente desaparecido vivirá su ascenso y también momentos muy desagradables como el día, le insultaron llamándole:
“argentino y maricón”... eso me afectó. Me fui llorando al camerino.

Aunque también vivirá momentos divertidos como la anécdota vivida con una señora que le dice:

"Esta pregunta es para el homosexual que hay detrás de usted”. Me giré y le dije al pianista: Esta pregunta es para usted".

Al final Pavlovsky acabará siendo el rey del Paralelo, ejemplo de saber hacer, ironía, aunque la vida aún le repararía amargos momentos en los años 90, con la desaparición de muchas de sus amistades víctimas del SIDA.

Todos... Caían... -El sida... -Yo acababa mi función y corría al hospital. Enterraba a un amigo y volvía a la función. No me apetecía, pero me maquillaba y me iba a divertir a la gente. Me lo imponía. Por algún lado tenía que salir esa presión... -¿Y por dónde salió? -Por una parálisis facial. Una madrugada estaba en casa tomando café y vi que se me salía de la boca y manchaba la camisa. ¡Qué torpe!, pensé. Con un espejo delante hubiese visto que se me había derrumbado la parte derecha de la cara, pero no noté nada. Seguí mirando la tele, haciendo tiempo para una avión que debía coger a las siete de la mañana. Cuando entró mi hermana, vio mi cara y se llevó un susto de muerte. -Ahora no se le nota demasiado... -A Pujol le pasó algo parecido y se lo arreglaron rápido. Pero yo estuve con la cara muy deformada durante meses, y un año y medio sin subir a un escenario, tratándome con acupuntura. Me sentía mal, pero no por la cara torcida, sino por vivir como un jubilado... Un buen día, aún con un ojo cerrado y con la boca de lado, volví a subir al escenario. Trabajar me curó. -Menuda experiencia... -Pues me volví mejor, más positivo, más comprensivo con las tonterías. Más sabio.

12 comentaris:

Icaro ha dit...

Recuerdo una entrevista televisiva del genial Angel Pavlovsky, y una se esas preguntas ácidas con doble sentido: "¿como le gusta a usted la ropa interior?", supongo que todo el mundo esperaba oir la palabra "femenina", pues bien, la respuesta me pareció genial: "¡¡¡LIMPIA !!!", contundente y genial.
Buen trabajo pe-jota.

Rosadefuego ha dit...

De nuevo nos traes a un personaje nuevo y fascinante, al menos para mí. Este es uno de los imprescindibles... ¿recuerdas?. Ha sabido tomarse la vida con valor y hasta con buen humor, que pienso es la mejor manera de tomarse la vida. Y mirá que la suya no ha sido nada fácil, abrirse camino en un país extraño, tolerar las burlas, ver morir a sus amigos y enfrentar su propia enfermedad. Angel Pavlovsky VIVE.
Me ha gustado esa anédota que cuentas; la de la señora que le pregunta por el homosexual que hay detrás de él...

Gracias de nuevo y como dice Icaro, buen trabajo.

Casanova ha dit...

Un personaje muy inteligente e interesante.Parecido más que razonable con una profesora de alemán que tuve

MM de planetamurciano.tk ha dit...

Se merece un monumento y es una pena ke no tenga más tiempo y presencia en los massmedia, porke todo lo ke dice siempre es superpertinente y superinteresante. Ke labia más bien usada, leche.

Valeria ha dit...

Siempre ingenioso, con sus chascarrillos oportunos, desvergonzado, divertido...
Ha sido valiente en un pais que entonces era muy cerrado, aún.
Un homenaje merecido el que le haces.
Un beso, Pe-jota

João Baptista ha dit...

Se o teu 1º contacto com Portugal foi através de Amalia, começastes com o melhor...

pon ha dit...

Genial Pavloski, menos mal que existe!!!!

jahh ha dit...

Nunca lo he visto en actuaciones en directo, únicamente en entrevistas, pero siempre me ha parecido un personaje excepcional. Inteligente, mordaz, cálido y extremadamente brillante en sus respuestas y comentarios.
Gracias por acercárnoslo.

Capitán Harlock ha dit...

.

¡Qué casualidad! El otro día estuve pensando qué habría sido de este señor.

Cuando era pequeño lo veía en el programa de Ángel Casas y me encantaba. Sin embargo, mis padres, que aún no habían detectado (¿?) que tenían un hijo homosexual, lo insultaban sin piedad, mientras a mí me fascinaba las cosas que decía.

Un beso.

Senses & Nonsenses ha dit...

pude verle hace muchos años en directo, lo mejor es su humor inteligente, su rapidez en la improvisación, su descaro...

un abrazo.

@ELBLOGDERIPLEY ha dit...

Hola. Pavlovsky es genial, tiene ese ácido humor inteligente con un toque de Escuela Psicoanalítica de Buenos Aires. Estaba siempre genial en el programa de Angel Casas. Es el primero y original, el único, luego le han salido imitadores, que hacen la misma o parecida cosa en el show-bussiness, como Borrajo y Psicosis Gonsales, que son también buenos, pero no llegan a ser lo sublimes que él. Es brillante, ágil, divertido, ácido. Sus textos, monólogos, frases, soliloquios, parece que se los escribiera a veces Truman Capote casi.

pe-jota ha dit...

Personajes adheridos a nuestra memoria, forman y conforman parte de nuestra identidad como seres humanos y no podemos ni debemos olvidarles.