dilluns, d’octubre 24, 2011

La Celestina: Una Obra de Transició

Gravador: Fadrique Alemán de Basilea, Burgos, 1499

"Calisto fue de noble linaje, de claro ingenio, de gentil disposición, de linda criançça, dotado de muchas gracias, de estado mediano. Fue preso en el amor de Melibea, muger moçça, muy generosa, de alta y sereníssima sangre, sublimada en próspero estado, vna sola heredera a su padre Pleberio, y de su madre Alisa muy amada. Por solicitud del pungido Calisto, vencido el casto propósito della entreueniendo Celestina, mala y astuta mujer, con dos seruientes del vencido Calisto, engañados y por ésta tornados desleales, presa su fidelidad con anzuelo de codicia y de deleyte, vinieron los amantes y los que les ministraron, en amargo y desastrado fin. Para comiençço de cual dispuso el aduersa fortuna lugar oportuno, donde a la presencia de Calisto se presento la desseada Melibea".

"La Celestina" o "Tragicomèdia de Calisto i Melibea" és quelcom més que un clàssic de la Literatura Castellana i Universal, aquesta obra marcarà el final del món Medieval i el principi del Renaixement i amb això l'entrada de l'Època Moderna. Escrita durant el regnat d'Isabel I de Castella i Ferran II d'Aragó per Fernando de Rojas veurà la llum en 1499 a Burgos. Teatre novel·lat o novel·la teatral, no és ni una cosa ni l'altra, la qual cosa la converteix en única dins el seu gènere a més d'haver estat el que avui dia podríem definir com un autèntic "Best seller", ja que entre els anys 1499 i 1644 es produiran prop de 200 edicions; això sense comptabilitzar les traduccions a altres llengües i les també molt nombroses refundicions, només seria superat temps després per "El Quixot".

Saragossa, Jorge Coci, 1507

Una obra de transició entre dues èpoques, en la qual trobarem tots els temes de la literatura profana medieval, escrita amb una enorme soltesa i amb un caràcter tremendament verista, davant nosaltres desfilarà la visió misògina de la dona sota l'òptica de la Bíblia i de la visió cristiana medieval, el tema del pas del temps i la inutilitat de qualsevol goig o grandesa mundana, la pèrdua de la joventut en una espècie de "carpe diem" renaixentista ("Gaudim i folguem, que la vellesa pocs la veuen"); el tema de la mort que tot ho acaba, omnipresent al final de l'obra deixant una sensació de total desolació i el tractament literari de les classes socials.

Aquest és el principi de La Celestina

CALISTO. En esto veo, Melibea, la grandeza de Dios.

MELIBEA. ¿En qué, Calisto?

CALISTO. En dar poder a Natura que de tan perfecta hermosura te dotase e hacer a mi inmérito tanta merced que verte alcanzase, y en tan conveniente lugar que mi secreto dolor manifestarte pudiese. Sin duda incomparablemente es mayor tal galardón que el servicio, sacrificio, devoción e obras pías que, por este lugar alcanzar, tengo yo a Dios ofrecido; ni otro poder mi voluntad humana puede cumplir. ¿Quién vio en esta vida cuerpo glorificado de ningún hombre como agora el mío? Por cierto, los gloriosos santos, que se deleitan en la visión divina, no gozan más que yo agora en el acatamiento tuyo. Mas, ¡oh triste!, que en esto diferimos: que ellos puramente se glorifican, sin temor de caer de tal bienaventuranza; e yo, mixto, me alegro con recelo del esquivo tormento que tu ausencia me ha de causar.

MELIBEA. Por gran premio tienes esto, Calisto.

CALISTO. Téngolo por tanto, en verdad, que si Dios me diese en el cielo la silla sobre sus santos, no lo tendría por tanta felicidad.

MELIBEA. Pues aun más igual galardón te daré yo, si perseveras.

CALISTO. ¡Oh bienaventuradas orejas mías que indignamente tan gran palabra habéis oído!

MELIBEA. Mas desventuradas, de que me acabes de oír, porque la paga será tan fiera cual merece tu loco atrevimiento. E el intento de tus palabras ha sido como de ingenio de tal hombre como tú: haber de salir para se perder en la virtud de tal mujer como yo. ¡Vete, vete de ahí, torpe; que no puede mi paciencia tolerar que haya subido en corazón humano [para] conmigo el ilícito amor comunicar su deleite!

CALISTO. Iré como aquel contra quien solamente la adversa fortuna pone su estudio con odio cruel.

[...]

La Celestina ens presenta una inversió de la jerarquia de valors, que influirà posteriorment en la novel·la picaresca del nostre Segle d'Or. Fins llavors, en les novel·les o obres dramàtiques l'amor entre els personatges es movia en un doble pla: l'amor ideal i sublimat, al Petrarca, era patrimoni dels senyors, l'amor carnal, era propi dels plebeus, servidors i personatges humils. En La Celestina aquests paràmetres es tornen del revés; l'amor de Calisto per Melibea és merament sexual, amb rivets de sadisme: "No em destrossis ni em maltractis com sols —suplica Melibea—, quin profit et porta danyar les meves vestidures?", mentre les prostitutes com Areusa i Elicia es fan cortejar com a grans dames, arribant a burlar-se de l'elevada condició social de l'heroïna i, expressant el que havia de ser el sentiment dels llavors conversos, condemnats i menyspreats pels cristians-vells, alguna cosa molt propera a Fernando de Rojas que era de família conversa i la seva esposa Leonor Alvarez que era jueva.

Noveno Acto
[...]

AREUSA: Niguna cosa no es más lejos de la verdad que la vulgar opinión. Nunca alegre vivirás si por voluntad de muchos te riges, porque éstas son conclusiones verdaderas, que cualquier cosa que el vulgo piensa es vanidad; lo que habla falsedad: lo que reprueba es bondad; lo que aprueba, maldad. Y pues éste es su más cierto uso y costumbre, no juzgues la bondad y hermosura de Melibea por eso ser la que afirmas.

SEMPRONIO: Señora, el vulgo parlero no perdona las tachas de sus señores; y así yo creo que si alguna tuviese Melibea, ya sería descubierta de los que con ella más que nosotros tratan. Y aunque lo que dices concediese, Calisto es caballero, Melibea hijadalgo; así que, los nascidos por linaje, escogidos, búscanse unos a otros. Por ende no es de maravillar que ame antes a ésta que a otra.

AREUSA: Ruin sea quien por ruin se tiene: las obras hacen linaje, que al fin todos somos hijos de Adán y Eva. Procure de ser cada uno bueno por sí, y no vaya a buscar en la nobleza de sus pasados la virtud.

[...]

Gravador: Fadrique Alemán de Basilea, Burgos, 1499

Les prostitutes Areusa i Elicia li serveixen a Fernando de Rojas per donar-nos a conèixer el sentiment i l'opinió dels cristians nous (tal vegada la seva pròpia visió de les coses), per la seva banda Melibea i Calisto són la personificació del conflicte entre l'antierotisme cristià i la sensualitat musulmana. El personatge de Celestina, la vella alcavota i segurament morisca, serà l'element conductor perquè Calisto pugui satisfer els seus desitjos.

Així doncs en La Celestina ens trobem davant un fresc de l'Espanya futura, La lluita entre dues civilitzacions i la seva forma de veure la vida: La lluminosa i desbordant sensualitat de l'Al-Ándalus musulmà i la repressió turmentada del cristianisme. La qual cosa amb el temps ens portarà a la negació de l'element sexual en la nostra història, molt en la línia del que en 1.555 escrivís fra Felipe de Meneses:
"Esta inclinación a la sensualidad, a mi juicio, no es natural de la nación española"
La qual cosa ha distorsionat durant massa temps la visió de nosaltres mateixos, ja que en el fons no som més que reflexos de Calisto, ànimes cristianes en cossos musulmà, o el que és el mateix hereus de tres cultures la cristiana, la musulmana i la jueva, una herència que moltes vegades se'ns ha volgut arrabassar, però que forma part intrínseca dels nostres gens, i negar-ho és negar-nos a nosaltres mateixos.



Al 1996 Gerardo Vera portarà "La Celestina" a la gran pantalla amb Penélope Cruz (Melibea), Juan Diego Botto (Calisto), Terele Pávez (Celestina), Maribel Verdú (Areusa), Candela Peña (Elicia), Jordi Mollà (Pármeno), Nancho Novo (Sempronio), Carlos Fuentes (Sosia), Nathalie Seseña, Lluís Homar, Anna Lizarán (Alisa), Ángel de Andrés López (Centurio), Sergio Villanueva, Ana Risueño. El resultat va ser bastant poc convincent degut a l'excés de teatralitat,  completament antagònic a l'esperit de l'obra.
Existeix una adaptació anterior de l'any 1969 dirigida per César Fernández Ardavín, con Julián Mateos, Elisa Ramirez y Amelia de la Torre.



El 19 de setembre de 2008 el Teatre de la Zarzuela de Madrid vivia l'estrena mundial de l'Òpera "La Celestina" de Joaquín Nin-Culmell fill del també músic Joaquín Nin Castellanos i germà de l'escriptora Anaïs Nin, composta en 1965 a partir de la Celestina de Fernando de Rojas i amb textos de Juan de la Encina.

 
Esbossos adaptats per l'escenògraf Domenico Franchi sobre els dissenys originals de vestuari de Lluís Juste de Nin      1. Calisto, 2. Sempronio, 3. Pármeno, 4. Celestina, 5. Areusa, 6. Melibea, 7. Lucrecia, 8. Elicia y 9. Coro. Dibujos en técnica mixta (2008). Colecció de la Fundació Ana María Iriarte de Madrid

+ información

http://www.cervantesvirtual.com/bib_obra/celestina/index.shtml

9 comentaris:

Sébastien Paul Lucien ha dit...

Una obra- maestra, alto nivel de poesia... te cuento que la vi hace mas de 20 años en el festival de Avignon con nadie menos que Jeanne Moreau en el papel de la Celestina. Hasta consegui que ella me regalara un autografo en una edicion bilingue de la obra. Me encanto leer la entrada.

erva_cidreira ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.
erva_cidreira ha dit...

CELESTINA.- ¡Ay como huele toda la ropa en bulléndote! ¡A osadas, que está todo a punto! Siempre me pagué de tus cosas e hechos, de tu limpieza e atauío. ¡Fresca que estás! ¡Bendígate Dios! ¡Qué sáuanas e colcha! ¡Qué almohadas! ¡E qué blancura! Tal sea mi vejez, quál todo me parece perla de oro. Verás si te quiere bien quien te visita a tales horas. Déxame mirarte toda, a mi voluntad, que me huelgo.

AREUSA.- ¡Passo, madre, no llegues a mí, que me fazes coxquillas e prouócasme a reyr e la risa acreciéntame el dolor.

CELESTINA.- ¿Qué dolor, mis amores? ¿Búrlaste, por mi vida, comigo?

AREUSA.- Mal gozo vea de mí, si burlo; sino que ha quatro horas, que muero de la madre, que la tengo sobida en los pechos, que me quiere sacar deste mundo. Que no soy tan vieja como piensas.

CELESTINA.- Pues dame lugar, tentaré. Que avn algo sé yo deste mal por mi pecado, que cada vna se tiene o ha tenido su madre e sus çoçobras della.

AREUSA.- Más arriba la siento, sobre el estómago.

CELESTINA.- ¡Bendígate Dios e señor Sant Miguel, ángel! ¡E qué gorda e fresca que estás! ¡Qué pechos e qué gentileza! Por hermosa te tenía hasta agora, viendo lo que todos podían ver; pero agora te digo que no ay en la cibdad tres cuerpos tales como el tuyo, en quanto yo conozco. No paresce que hayas quinze años. ¡O quién fuera hombre e tanta parte alcançara de ti para gozar tal vista! Por Dios, pecado ganas en no dar parte destas gracias a todos los que bien te quieren. Que no te las dio Dios para que pasasen en balde por la frescor de tu juuentud debaxo de seys dobles de paño e lienço. Cata que no seas auarienta de lo que poco te costó. No atesores tu gentileza. Pues es de su natura tan comunicable como el dinero. No seas el perro del ortolano. E pues tú no puedes de ti propia gozar, goze quien puede.

Joaquinitopez ha dit...

Magnífica entrada, y digno de ser meditado lo de qué somos los españoles en este tema.
En cuanto a las películas, mejor non meneallo.
Un abrazo

Uno ha dit...

Vi la vieja versón de Julián Mateos pero la tengo muy olvidada. Si se que no me gustó y creo recordar que todo era, incluida la puesta en escena, muy teatral, muy cartón piedra.
La he visto unas cuantas veces en el teatro y recuerdo especialmente la versión de Robert Lepage con Nuria Espert. La última actriz en la que yo hubiera pensado para interpretar a Celestina. Y bueno, hizo "su Celestina" que me encantó.
Estupenda entrada.

El Deme ha dit...

En 1983 Juan Guerrero Zamora rodaría La Celestina para TVE, con Toñi Soler como Celestina y Nuria Torray y Miguel Ayones como enamorados. En el claustro románico de San Juan De Duero (Soria) se rodaría una corrida de toros medieval (a caballo), con el Monte de las Ánimas repleto de público.

Justo ha dit...

Pe, te voy a llevar a clase a ver si les entra el gusanillo a mis alumnos con la obra.. porque yo no soy capaz, y mira que lo intento, jaja..

¡Un beso!

senses and nonsenses ha dit...

he aprendido alguna cosa que desconocía de la obra. otro gran trabajo.
recuerdo la adaptación con julián mateos, la de terele pávez y hasta la de nuria torray, que decía el Deme, probablemente ninguna de ellas pase a la historia.
no he visto ninguna representación teatral pero aún recuerdo la expectación que causó jeanne moreau cuando vino aquí con la obra.

un abrazo.

MM de planetamurciano ha dit...

Nunca había caído en la cuenta de la oposición de dos mundos que se estaban rompiendo, pero ahora que lo dice...
Siempre me fascinó La Celestina lo mismo que me repelía; una obra donde todos los personajes eran tan siniestros, malvados y oscuros.