dimarts, d’abril 10, 2012

Josép María Sert, Le Titan à l'oeuvre, 1874-1945

Josep María Sert, ca. 1920. Col. Claude Chabassol

Artista idolatrado en vida y olvidado tras su muerte. Tras la exposición dedicada en Barcelona, Centro de Arte Santa Mónica, ahora es el Petit Palais de París, "Josep Maria Sert. Le Titan à l'oeuvre, 1874-1945" el que presenta una retrospectiva de la obra de José María Sert (1874-1945). Rico heredero, no tenía necesidad de trabajar durante toda su vida, pero decide dedicar su vida al arte y no de cualquier manera. De una manera grandiosa, no pintaría cuadros para ser colgados de las paredes, sino que haría de las habitaciones un lienzo.

Las Cuatro Estaciones - Comedor de Arthur Capel - "América o El Invierno", 1917-1919, Archivo fotográfico Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid

La maraichère, Frederic Roig, Barcelona

En 1899 llegó a París, acude al café Weber donde conocerá al retratista Jacques Emile Blanche que le ayudará en los inicios y a través de cual conocerá a Proust y a Siegfried Bing. En 1908 conoce a Misia Godebska, quien será la mujer más importante en la vida de Sert y con quien se casará en 1920. Musa del París artístico del momento, Misia fue fuente de inspiración tanto de escritores como Mallarmé y Verlaine o pintores como Toulouse-Lautrec, Renoir, Vuillard y Bonnard, además de protectora de Cocteau, Max Jacob, Satie, Stravinsky, Ravel. Por otra parte Misia, como promotora de los Ballets Rusos, pondrá en contacto a Sert con Serge Diaghilev, para quien diseñará vestuarios y decorados.

Luego llegarán los grandes encargos: Salón de Crónicas del Ayuntamiento de Barcelona, Hotel Waldorf-Astoria y el Rockefeller Center en Nueva York, Palacio de las Naciones en Ginebra, dedicando los últimos años de su vida a la Catedrál de Vic, en donde está enterrado.

Sus murales, son de un abigarrado y colorista barroquismo que no deja de hacernos pensar en Rubens.

Visión de Nápoles, Colección particular

El Carrusel, Museo Nacional de Artes Decorativas

Trapecistas (Waldorf Astoria, N.Y), Colección Banco Santander, Madrid

Estudio fotográfico para Los triunfos de la humanidad

Las elegías del pueblo vasco, Museo San Telmo

Patrimonio nacional - palacio de El Pardo Madrid

La danza de la muerte, Frederic Roig, Barcelona

Fantasía Mediterránea, 1935, MNAC

Previamente:

Bajo el Signo de Libra: Josep María Sert: En el estudio del pintor

+ Información:

http://www.petitpalais.paris.fr/
http://www.les-lettres-francaises.fr/2012/04/paradoxe-de-jose-maria-sert/

9 comentaris:

Uno ha dit...

Lo descubrí en el Rockefeller Center y el año pasado he podido ver su obra en el museo San Telmo. Me gusta su trabajo. Los murales tienen algo de arte antíguo que me fascina.

tecla ha dit...

Me gusta mucho, P-Jota. Le conocía de oídas pero la suerte que tengo de que me traigas estos personajes tan fantásticos y alucinantes.

Goio Borge ha dit...

Igual tuviste la oportunidad de ver en Barcelona la exposición del Caixaforum sobre los Ballets Rusos de Diaghilev. Había alguna referencia a Sert, que como dices trabajó algo en ellos. La exposición era estupenda, me compré el libro, y ahí se habla algo más de Sert, su mujer, y la labor mecenística que esta tuvo.

Joaquinitopez ha dit...

Sert es todo un personaje, diría que con más valor como tal que como pintor.
Como pintor es un barroco fuera de tiempo, en ocasiones grandioso, en ocasiones grandilocuente. Excesivo siempre -y lo digo como virtud-.
Soberbio dibujante y fotógrafo, como ya dejaste en el blog, me interesa más su obra en estos campos que en la pintura en la que no aportó nada nuevo.
Como personaje es una permanente sorpresa y de ahí mi afirmación de que es más interesante como tal. Ah, y su Santa Esposa, Misia, merece enciclopedia aparte.

senses and nonsenses ha dit...

estuve a punto de ver estas fiestas la expo del San Telmo.
tienes tanto tiempo para disfrutarlo que lo vas dejando, y dejando. de este finde no pasa.

un abrazo.

Sébastien Paul Lucien ha dit...

leí eso y pensé que te podría interesar

http://www.les-lettres-francaises.fr/2012/04/paradoxe-de-jose-maria-sert/

Que ganas de ver las fotos de JM Sert....

@ELBLOGDERIPLEY ha dit...

Olvidado por "poca soltas" precisamente con ganas de olvidar, que son precisamente luego a los que nadie recordará, pues es que no hay ninguno que se subiera a un andamio a pintar esas bestialidades tan geniales: tal vez porque no se aferrara a las vanguardias y se dedicara a homenajear un arte más antiguo, parecen composiciones anteriores a su tiempo. Olvidado hasta que le están empezando a recordar, claro, porque está claro que el recuerdo va a ser muy superior al olvido: Su obra habla sola.
Petonets!

Justo ha dit...

Me has dado un motivo más para reanudar mis visitas periódicas al Reina Sofía..

Mery ha dit...

Me ha encantado Trapecistas y La visión de Nápoles .
Un beso