dilluns, d’octubre 10, 2011

Emilio Prados (1899 - 1962)


Emilio Prados Such (Málaga, 4 de marzo de 1899 - México, 24 de abril de 1962). Poeta español perteneciente a la Generación del 27 cuya homosexualidad, junto a la de Vicente Aleixandre, ha sido casi un secreto de Estado. En el presente caso el hecho del conocimiento de su orientación sexual es importante a fin de entender su obra poética. Una obra oscura y hermética al igual que la de su compañero de generación el Nobel Vicente Aleixandre, una oscuridad que evita llamar las cosas por su nombre y deja flotar un cierto aire de ambigüedad a fin de escapar de la intolerancia, la utilización del armario como defensa frente a la sinrazón de la cerrazón mental. Siendo esto aún más evidente para la interpretación de sus poemarios "El cuerpo perseguido" donde el cuerpo perseguido no es otro que el eterno amor que no puede decir su nombre, el eros prohibido, y "Jardín cerrado".


Tránsitos

¡Qué bien te siento bajar!
¡qué despacio vas entrando
caliente, viva, en mi cuerpo,
desde ti misma manando
igual que una fuente, ardiendo!

Contigo por ti has llegado
escondida bajo el viento,
- desnuda en él -, y en mis párpados
terminas, doble, tu vuelo.
¡Qué caliente estás! Tu brazo
temblando arde ya en mi pecho.

Entera te has derramado
por mis ojos. ya estás dentro
de mi carne, bajo el árbol
de mis pulsos, en su sombra
bajo el sueño:
¡Entera dentro del sueño!
¡Qué certera en mi descanso
dominas al fin tu reino!

... Pero yo me salvo, salto,
libre fuera de mí, escapo
por mi sangre, me liberto,
y a ti filtrándome mágico,
vuelvo a dejarte en el viento
otra vez sola, buscando
nueva prisión a tu cuerpo.

Emilio Prados "Cuerpo Perseguido" (1928/1940)

Sueño

Te llamé. Me llamaste.
Brotamos como ríos.
Alzáronse en el cielo
los nombres confundidos.

Te llamé. Me llamaste.
Brotamos como ríos.
Nuestros cuerpos quedaron
frente a frente, vacíos.

Te llamé. Me llamaste.
Brotamos como ríos.
Entre nuestros dos cuerpos,
¡qué inolvidable abismo!

Emilio Prados "Cuerpo Perseguido" (1928/1940)

Cerré mi puerta al mundo...

Cerré mi puerta al mundo;
se me perdió la carne por el sueño...
Me quedé, interno, mágico, invisible,
desnudo como un ciego.

Lleno hasta el mismo borde de los ojos,
me iluminé por dentro.

Trémulo, transparente,
me quedé sobre el viento,
igual que un vaso limpio
de agua pura,
como un ángel de vidrio
en un espejo.

Emilio Prados "Cuerpo Perseguido" (1928/1940)

Posesión Luminosa

Igual que este viento, quiero
figura de mi calor
ser y, despacio, entrar
donde descanse tu cuerpo
del verano; irme acercando
hasta él sin que me vea;
llegar, como un pulso abierto
latiendo en el aire: ser
figura del pensamiento
mío de ti, en su presencia;
abierta carne del viento,
estancia de amor en alma.

Tú -blando marfil de sueño,
nieve de carne, quietud
de palma, luna en silencio-,
sentada, dormida en medio
de tu cuarto. Y yo ir entrando
igual que un agua serena,
inundarte todo el cuerpo
hasta cubrirte y, entero
quedarme ya así por dentro,
como el aire en un farol,
viéndose temblar, luciendo,
brillar en medio de mí,
encendiéndose en mi cuerpo,
iluminando mi carne
toda ya carne de viento.

Emilio Prados "Cuerpo Perseguido" (1928/1940)

Amanecer

¡QUÉ cerca! ¡Desde mi ojo a tu
ojo, ni el canto de un alma!
Engarzados sobre el viento,
como pájaros a un mismo
cinto, prendidos al cielo
estamos los dos. ¡Qué juntos
nuestros perfiles en medio
del día! ¡Qué altos van! ¡Qué limpios
vuelan arriba, ya sueltos,
libres del mundo, los rostros
flotando en la luz; abiertos
como dos flores sin tallo,
en ella vivos, sin cuerpo
que los pueda sujetar
abajo en lo hondo, al suelo!
Juntos, por entre las nubes
están volando, altos, quietos,
parados igual que estrellas
del alba y aún más serenos
que estrellas, como dos plumas,
igual que peces del viento
suspendidos sobre él
con el sedal del silencio,
que los mantiene colgados
por los ojos, sobre el sueño.

Emilio Prados "Cuerpo Perseguido" (1928/1940)

Emilio Prados, nacido en el seno de una familia acomodada, presentará un carácter introvertido con frecuentes cambios de humos, además desde niño experimentará terrores nocturnos que con el paso del tiempo acabará incorporando a su imaginario poético. En 1914 ingresa en la Residencia de Estudiantes donde trabará amistad con Federico García Lorca y su círculo. Entre ambos poetas se forjará una amistad que llegará a caer en la idolatría, Prados considerará a Federico como un dios, a parte de su mentor y su guía poética, el origen de su inspiración. Como curiosidad en las diversas habitación en que Prados vivió nunca faltaban los retratos de Walt Whitman, Arthur Rimbaud, Keats, Nerval, San Juan de la Cruz y Lorca. Su producción poética comienza, de una forma seria en 1923. En 1926 fundará junto a su amigo Manuel Altolaguirre la revista Litoral, en la que se publicaran obras de Cernuda y Aleixandre, así como demás miembros de la generación del 27. A partir de 1930 dará un giro, al centrarse, debido a su interés en la política, en la poesía social. Es uno de los combatientes defensores de Madrid durante la Guerra Civil, pero en 1937 ha de huir a Valencia, lugar en el que habrá de recurrir a un albergue de indigentes al no encontrar trabajo. Finalmente logra llegar a Barcelona desde donde pasará a Francia, desde donde logrará huir a México, lugar en el que contraerá una seria crisis. Esta se verá aliviada por la adopción del pequeño huérfano Francisco Salas, al que considerará su hijo. Comenzará un periodo de gran actividad el cual se verá finalmente interrumpido por su fallecimiento en 1963.

+ Información:

http://www.islaternura.com/Emilio Prados
http://amediavoz.com/emilio prados
http://www.spsu.edu/sis/nuhfer-halten/webconcordances/prados/emilos prados.txt.
http://www.poetasandaluces.com/emilio prados

7 comentaris:

Joaquinitopez ha dit...

Cuanto sufrimiento inútil por algo que no debería importarle a nadie más que a los interesados. Personaje interesantísimo y casi desconocido, por lo menos yo no había oído hablar de él.
En un tono más humorístico, jolín con la residencia de estudiantes, si no llega a haber represión las juergas habrían sido de campeonato. Lástima que no fuera así, quizás habríamos perdido poetas pero habríamos ganado hombres felices.
Como siempre magnífico.
Un abrazo

senses and nonsenses ha dit...

uno más de una generación maravillosa que coincidió en un tiempo en el mismo espacio, truncada por la putada de la guerra civil. otro compañero de Lorca, que yo creo que fue el epicentro.
qué rabia, lo que pudo haber sido y no fue...

MM de planetamurciano ha dit...

Hago cuentas y de la generación del 27 me salen que la mitad eran gays, pero esto no lo supimos hasta muuucho tiempo despues.

eva- escort en valencia ha dit...

Puede ser que la suavidad poetica solo la tuviesen presente en aquella época hombres homosexuales, para el resto se entendia que eran rudos y brutos.

El Deme ha dit...

Ser figura del pensamiento mío en ti...
No hay nada como poder realizar los sueños al lado de alguien que verdaderamente te deja ser tú mismo, eso es el amor, y lo demás tonterías.

Leo Carioca ha dit...

Curioso... Su cara es un poco semejante a la de Mário de Andrade, que fue un poeta y escritor brasileño homosexual que también fue de la generación de los años 20.
En verdad, fue uno de los principales nombres de la Samana de Arte Moderna, un movimiento cultural que ocurrió en Brasil en 1922.

Xim ha dit...

Vaya hombre, ahora que andaba yo todo orgulloso con mis poemas y me pones a este que me eclipsa entero... jo!!!...

besotes