dilluns, d’octubre 17, 2011

El Arte y El Artista según Oscar Wilde

Oscar Wilde por Napoleon Sarony (1882)

Prefacio

"El artista es el creador de cosas hermosas.
Revelar el arte y ocultar al artista es el objeto del arte.
El crítico es aquel que puede trasladar a otro estilo o a un material nuevo su impresión de las cosas hermosas.
La más alta forma de crítica, igual que la más baja, es un modo de autobiografía.
Quienes hallan significados feos en las cosas hermosas están corrompidos y sin encanto. Esto es un defecto.
Quienes hallan significados hermosos en las cosas hermosas son los cultivados. Para ellos existe al esperanza.
Para los elegidos las cosas hermosas significan sólo la Belleza.
No existen libros morales o inmorales. Los libros están bien escritos o mal escritos. Nada más.
La aversión que siente el siglo diecinueve por el Realismo es la furia de Calibán al ver su rostro en un espejo.
La aversión que siente el siglo diecinueve por el Romanticismo es la furia de Calibán al no ver su rostro en un espejo.
La vida moral del hombre forma parte del material del artista, pero la moralidad del arte consiste en el uso perfecto de un medio imperfecto.
Ningún artista pretende demostrar nada. Incluso las cosas verdaderas pueden demostrarse.
Ningún artista tiene compromisos éticos. Un compromiso ético en un artista es un imperdonable manierismo de estilo.
Ningún artista es morboso jamás. El artista puede expresarlo todo.
El pensamiento y el lenguaje son para el artista instrumentos de un arte.
el vicio y la virtud son para el artista instrumentos de un arte.
El vicio y la virtud son para el artista materiales para un arte.
Desde el punto de vista de la forma, el modelo de todas las artes es el arte del músico. Desde el punto de vista del sentimiento, el oficio del actor es el modelo.
Todo arte es a la vez superficie y símbolo.
Quienes se internan bajo la superficie lo hacen por su cuenta y riesgo.
Quienes leen el símbolo lo hacen por su cuenta y riesgo.
Es el espectador, y no la vida, el que verdaderamente refleja el arte.
La diversidad de opinión sobre una obra de arte demuestra que la obra es nueva, compleja y vital.
Cuando los críticos disienten, el artista está en armonía consigo mismo.
Podemos perdonar a un hombre por haber fabricado algo útil siempre y cuando él mismo no lo admire. La única excusa para fabricar algo inútil es la admiración intensa que nos produce.
Todo arte es verdaderamente inútil.

Oscar Wilde en el prefacio de "El retrato de Dorian Gray"

Portada de la primera edición de "El Retrato de Dorian Gray" (1890)

7 comentaris:

Sébastien Paul Lucien ha dit...

Siempre muy saludable de recordar el pensamiento tan agudo y paradojico del gran maestro Wilde!
Aprovecho para agradecerte de todos tus comentarios siempre pertinentes y en mi blog, me animan y alegran mucho! un gran abrazo!

senses and nonsenses ha dit...

un texto fundamental. maravilloso Wilde. uno de los libros de mi adolescencia.
qué casualidad, y van, fue uno de mis primeros posts.
"revelar el arte y ocultar al artista..."

Mar-Giverny ha dit...

He admirado toda mi vida a Oscar Wilde, así que me ha encantado llegar a tu blog a través del de Exitus Letalis.
A partir de ahora te seguiré:)
Besos

Leo Carioca ha dit...

Aí está un gran hombre.
Pero lo difícil en Oscar Wilde es saber cuando está hablando seriamente y cuando está siendo irónico.

Uno ha dit...

Fué también uno de los lbros importantes de mi adolescencia pero había olvidado este interesante prefacio.
Me paro a pensar sobre la inutilidad del arte.

Xim ha dit...

Todo arte es verdaderamente inútil.

Qué gran verdad, y Warhol lo sabía también...

bss

El Deme ha dit...

Soy de esa generación de españoles que hemos mezclado vicio y sentimiento al 50 por ciento para poder ser feliz.