dimecres, de setembre 28, 2011

Christopher Isherwood: Diarios y algunas Memorias

No es necesario que nadie salga corriendo a ninguna librería a la búsqueda de los Diarios de Chistopher Isherwood, a no ser que sepa ingles, ya que de momento aún no se han publicado en España, y no hay noticias de que ninguna editorial tenga esa previsión.


Christopher Isherwood: Diaries, Volume One, 1939-1960

En 1939, Christopher Isherwood y W.H. Auden emigraron junto a los Estados Unidos. En este primer volumen Isherwood describe la búsqueda de una nueva vida en California, su trabajo como guionista en Hollywood, su pacifismo durante la Segunda Guerra Mundial, algo que no deja de asombrarme, ya que sabía las atrocidades que aquí se estaban cometiendo, a veces me pregunto si era realmente tanto el odio que sentía contra su patria que le daba igual lo que le pasara a sus raíces y a aquello por lo que al fin de cuentas acabaría siendo reconocido. Era tanto su desapego, había anulado tanto sus propias esencias y sus propios sentimientos, podía asistir de forma impávida a lo que sucedía, logrando la paz mediante la filosofía Védica, era tanta su vacuidad, ese desclasamiento que tanto había buscado, la verdad no me lo creo, y este hecho de no creérmelo me lleva a pensar en un enorme vacío interno, una soledad del alma difícil de superar, aún más en un mundo que no era el suyo y que con los años distaría mucho de ser la pretendida Arcadia. En el volumen también trata de su amistad con artistas e intelectuales como Greta Garbo, Chaplin, Thomas Mann, me llama la atención que en la documentación leída se haga siempre referencia a estos nombres, todos ellos europeos.


Christopher Isherwood: The Sixties: Diaries, Volume Two, 1960-1969

Es conocido el retrato, poco más que profético, de bancarrota moral que Christopher Isherwood hizo de Europa antes de la Segunda Guerra Mundial. Aquí vuelve su mirada sobre la década que más que ninguna otra ha dado forma a la manera en que vivíamos hasta hace poco. Un mundo del cual parece que Isherwood se ve descolgado a pesar de una intensa vida social, marcada por sus amistades europeas y de su nuevo entorno, Hollywood, W.H. Auden , Aldous Huxley, Sir Alec Guinness, Lange Hope, Marlon Brando, Terence Rattigan, Truman Capote, Francis Bacon, Gore Vidal, Richard Burton, Jane Fonda, Igor Stravinsky, Mick Jagger o Jeanne Moreau, de nuevo vuelven a llamar mi atención los componentes de su círculo, lo que me lleva a pensar en que en el fondo late una cierta añoranza por la vieja Europa, sino sólo hay que ver la lista de sus escritores más admirados: Becket, Chéjov, Camus, Joyce ...
También como es lógico aparece su nuevo amante Don Bachardy a quien apoda "Kitty", por su parte Kitty le apodaba "Dobbin" (sin comentarios), aunque admite haber eliminado pasajes muy críticos con Don Bachardy, con el que mantenía una relación "abierta" (sin comentarios). [ver]


Mi Gurú y su Discípulo

Es junto a "Christopher y su Gente", ya referenciado en la anterior entrada "Isherwood: Berlin Años 30", el otro título autobiográfico editado en España, obra de 1980 en la que hace un retrato del que fuera su mentor espiritual, swami Prabhavananda, un retrato que contrasta con la vorágine sexual y alcohólica en la que se veía envuelto el escritor, una obra de vivos contrastes, el celibato y la sobriedad frente a desmedidos excesos, por sus páginas desfilan Greta Garbo, Bertolt Brecht o el swami, figura central con quien llevaría a cabo la traducción del Bhagavad-Gita. Aunque la mejor definición sobre esta obra la da el propio Isherwood:

Ésta no es ni una biografía completa del swami Prabhavananda ni una relación detallada de mi vida entre los años 1939 y 1976. Se trata de mi visión unilateral y muy subjetiva de nuestra relación gurú-discípulo.
Muchas de las personas que en esa época mantuvieron estrecho contacto con Prabhavananda o conmigo tienen poco o nada que ver con esta historia, sólo hacen alguna breve aparición en ella o no aparecen en absoluto.
Christopher Isherwood, junio 1979


Christopher Isherwood: Desde lo más profundo

En esta novela, Isherwood, nos introduce de forma memorialística en el ambiente y la atmósfera intelectual de los años treinta y cuarenta, a la vez que indaga sobre el significado y las emociones de quienes lo rodean. Al igual que su vida se caracteriza por sus amistades. Las cuatro secciones de la novela llevan el título de personas que le influenciaron. Christopher Lancaster que le introdujo en los misterios de Berlín y el peligro del ascetismo. Ambrose que le previene sobre el aislamiento y Waldemar que encarna el surrealismo del matrimonio heterosexual. Por último, Isherwood se encuentra con un famoso prostituto Paul. Los dos resolverán explorar un estilo de vida espiritual en torno a la abnegación y la meditación.


Christopher Isherwood: Lost Years: A Memoir 1945 - 1951.

Para finalizar este breve recorrido "Lost Years: A Memoir 1945 - 1951", otro volumen que tampoco se ha publicado en España. Unas memorias frenéticas y explícitamente sexuales, este es un proyecto abandonado por el propio escritor, el cual lo sustituyó por "Chistopher y su Gente", por lo cual es un proyecto no sólo incompleto sino desechado que ha visto la luz por la decisión tomada por el que fuera su "pareja" Don Bachardy y la editora Katherine Bucknell. Es, al parecer, un atracón sexual de felaciones y sodomía, en resumen una idea ni demasiado buena ni excesivamente original, y que en principio no aporta nada a la reputación literaria de Isherwood, y a mi parecer de nadie. Los editores curiosamente nos lo han presentado como un ejemplo de liberación gay, cosa que dudo ya que hacer apología de la promiscuidad como norma no libera a nadie y menos genera felicidad, si a esto le añadimos el hecho de que por desgracia somos un colectivo que cargamos con el excesivo arquetipo de promiscuo, y estoy bastante lejos de cualquier mojigatería, me parece que la idea consigue el efecto contrario, retrotraernos a la caverna de lo oscuro y morboso. Además de tirar por tierra sus logros anteriores, sinceramente siempre he creído que su ruptura con sus raíces fue su gran error.

Isherwood (1962) fotografiado por Florence Homolka

Por otra parte está "Un hombre soltero", en la cual creo ver el reflejo de la soledad del propio Isherwood, un hombre maduro, intelectual, inglés trasplantado a California, demasiadas coincidencias como para que sean aleatorias. En cuanto a su adaptación cinematográfica, la encuentro relamida, aún reconociendo la excelente labor de Colin Firth y Julianne Moore, no dejaron de crearme una cierta sensación de hastío y la sensación de estar asistiendo a un spot publicitario de los diseños de Tom Ford. Es curioso lo inmensamente normales que somos la inmensa mayoría de homosexuales y lo mal que nos vemos reflejados, siempre jugando con estereotipos y sufrimientos neuróticos varios, me cansa esa continua persistencia en la exageración y el melodrama.
Así que quedémonos con el mejor Isherwood, el escritor europeo que nos ha legado para siempre la imagen del Berlín prebélico.

+ Información:

http://iguanadelojete.blogspot.com/isherwood-y-su-dharma.html
http://www.guardian.co.uk/christopher isherwood diaries
http://www.nytimes.com/2010/12/01/Singular Second Wind Isherwood

7 comentaris:

Justo ha dit...

Jaja, ahora entiendo mejor lo que me comentabas..

Bueno, supondrás que no acabo de estar de acuerdo. A mí me gusta mucho también el Isherwood de Down there on a visit Desde lo más profundo. Puede ser que pierda en sutileza -aunque no tanto- pero gana en sinceridad.
Aquí ya está presente ese conflicto suyo entre promiscuidad y misticismo; él fue un escritor gay en el sentido actual del término, pero tampoco creo que pretendiera representar a todos los gays del mundo.. y aunque en los últimos años se han dado pasos de gigante hacia la normalización, hay determinados estereotipos de los que no pudo escapar, pero es que quizá pesaban demasiado, si aún hoy siguen vigentes, más de lo que creemos...

La imposibilidad de realización normal como ciudadano le lleva a la ocultación -aunque fuera valiente en su vida personal y literaria- y a calcar en la oscuridad justamente los prejuicios que los demás arrojan sobre él, la sexualidad compulsiva -¿qué otra podía tener?- entre otros, y los desarreglos que le provoca esa ansiedad erótica casi obligatoria le conducen como contrapeso a esa especie de búsqueda imposible, en su caso, del karma.

Confieso que el libro del gurú me exasperó a veces, aunque en su conjunto me resultara interesante, pero su obra de madurez me llega mucho.. aunque pierda, desde luego, en candidez y en frescura, pero es que ya había vivido experiencias muy amargas, nada menos que la guerra mundial..

¡Un abrazo!

MM de planetamurciano ha dit...

Me encanta como escribe Isherwood! Tiene una prosa muy cuidada y con personalidad, sin embargo, en los tres libros suyos que me he leído, siempre hay alguna ocasión en la que él, como persona que se muestra en sus libros por lo que escribe, me cae bastante mal. Es muy raro, lo sé, pero por eso lo comento...

Xim ha dit...

Disiento sobre tu último párrafo, o sea, tu comentario acerca de la película A Single Man, yo precisamente sentí un desbordante torrente de sentimientos malogrados, todos ellos muy convincentes, todo un drama muy bien construido; ah! y no me fijé para nada en la moda ni en los decorados, eso era suplementario para mí...

SingleKisses

Uno ha dit...

Definitivamente tengo que leer algo de este hombre. ¿Por donde empezar?
Por otra parte, yo creo que la promiscuidad en los homosexuales no es un arquetipo excesivo. Es un hecho. Desde luego que insisitir en ello no hace ningún bien a nadie. Pero vende muchísimo.

El Deme ha dit...

Tengo que leer cosas de este señor, definitivamente. En cuanto a un libro publicado por sus amistades contando los detalles de su vida privada, no deja de ser un asunto oportunista y aprovechado. Interesa el escritor, no el amante voraz. Lo bueno es la literatura, no la verdad pura y dura.

senses and nonsenses ha dit...

qué trabajo más completo e interesante. como siempre. y vaya, con Isherwood y su círculo, no tiene desperdicio. otra laguna que tendré algún día que poner remedio.
...y además con debate sobre la promiscuidad incluido.
pienso que somos promiscuos como hombres que somos, no por homosexuales.
pero Julianne Moore se come la pantalla en un par de escenas.

Thombeau ha dit...

He is one of my all-time favorites! His books have had a profound influence on my life.