dimecres, de juny 17, 2009

Alphonse Mucha "Una Epopeya Eslava"


Entre los años 1912 y 1928 Mucha emprende la que será la mayor y más grande de sus obras, la creación de unos lienzos de enormes dimensiones dedicados a glorificar al pueblo eslavo, una obra totalmente apartada de aquella que le había dado fama y reconocimiento internacional, su trabajo como cartelista litografista, y que le convertirían en una de las más importantes figuras del Art Nouveau, así como su trabajo como diseñador de joyas para Fouquet.
Slovanská epopej (Epopeya Eslava) nos narra a través de 20 lienzos la historia del pueblo eslavo a partir de sus principales acontecimientos, esta obra sería donada por Mucha a la ciudad de Praga en 1928, una nación nacida el 28 de Octubre de 1928, debido al del desmembramiento del Imperio Autrohúngaro, tras la Primera Guerra Mundial.


Curiosamente, el cartel que sirvió para anunciar la exhibición de las obras en Praga en 1928, acabaría siendo más famoso que los magníficos lienzos.


La tierra de los eslavos


La primera pintura de la serie presenta a un Adán y una Eva eslavos escondiéndose de una fuerza invasora en algún momento entre los siglos III y VI. El blanco de sus ropas representa la pureza y la inocencia y contrasta con las llamas de una aldea incendiada por los soldados. Más interesante es la figura que levita la derecha del lienzo, es un sacerdote pagano orando por la misericordia de su pueblo que sufre. Bajo su brazo izquierdo hay una chica que lleva una corona verde como símbolo de la paz y bajo su brazo hay un joven guerrero en representación de la guerra justa. El mensaje transmitido es que, en el futuro, el pueblo eslavo debe luchar por su libertad.

La celebración de Svantovit


Esta imagen representa la celebración del festival de la cosecha para honrar al dios Svantovit, que tenía lugar en la isla báltica de Rujána, cuya capital era Arkona. El templo era el corazón de la celebración, y un importante centro de peregrinación para los eslavos entre los S. VIII y X. Arkona más tarde fue conquistada por los daneses. En la época de Mucha, Rujána había adquirido la condición de mito como símbolo de las antiguas glorias eslavas.

La introducción de la liturgia eslava


A fines del siglo IX, el gobernador de Moravia, el príncipe Rostislav I contrató a dos monjes griegos, Cirilo y Metodio, para traducir partes de la Biblia y la liturgia al eslavo, oponiéndose a un movimiento pro alemán sancionado por los obispos de Roma.

El Zar Simeón de Bulgaria


El período de la liturgia eslava llegó a su fin con la muerte de Metodius y sus discípulos se vieron obligados a refugiarse en la corte del Zar Simeón I de Bulgaria. Un ex monje que se convirtió en una importante figura militar, Simeón fue también un gran estudioso que encargó la traducción de muchos textos en bizantino al eslavo.

El rey de Bohemia Premysl Otakar II


Premysl Otakar II, quien gobernó entre 1253 a 1278, fue uno de los más grandes reyes en la historia checa, famosa por sus éxitos militares, la riqueza y generosidad así como su perspicacia política.

Coronación de Stepan Dusane, Zar de Serbia, como Emperador Romano del Este


Stepan Dusan fue un fuerte líder militar, que se aprovechó de la caida del Imperio Bizantino para expandirse por el sur del territorio eslavo, siendo coronado en 1346 como el zar de los serbios y los griegos. Desde esta posición se estableció un código de derecho basado en las leyes del Imperio Romano.

Jan Milic de Kromeriz


Milic fue una destacada figura del siglo XIV de Moravia, fue crítico con los excesos de la iglesia establecida y cuya dedicación a los pobres de la ciudad de Praga le valió una gran significación. Muchas prostitutas se convirtieron en 1372 y mandó construir un convento dedicado a María Magdalena en el emplazamiento de un burdel.

Jan Hus Predicando el la Capilla de Belén


En el siglo XV, Jan Huss se erigió como líder religioso en Praga y se convertió en la gran figura de la Reforma en Bohemia. Fue quemado en la hoguera en 1414 a raíz de una comparecencia en el Consejo de Constanza, un incidente que desencadenó la rebelión nacional checa, que llevó a su vez a las guerras husitas.

El encuentro en Krizky


Tras la muerte de Jan Huss, el liderazgo del movimiento de reforma religiosa eslava pasó a regirse por el Utraquismo del predicador Koranda, que apoyó la controvertida práctica de la comunión sub utraque (bajo ambos tipos), es decir, en forma de pan y vino.

Tras la batalla de Grunwaldu


Las primerías del siglo XIV estuvieron marcada por las incursiones militares por parte de los Caballeros alemanes de la Orden Teutónica en las tierras eslavas del norte. En respuesta, el rey polaco Wladyslaw Jagiello y el rey checo, Václav IV firmaron un tratado de defensa, que entró en vigencia en la batalla de Grunwaldu en 1410, donde los eslavos obtuvieron una importante victoria.

Tras la batalla de Vitkov


En 1420, en las primeras etapas de la guerras husitas, el rey alemán ocupa el castillo de Praga y se corona rey. Un ejército de campesinos de los seguidores de Hus llegaron desde el sur de Bohemia, para oponerse a los alemanes, encabezados por, Jan Zizka de Trocnov. Su posición en la colina de Vitkov fue sitiada hasta ser relevado por un grupo de soldados checos llegados desde Praga, encabezados por un sacerdote con una custodia.

Petr Chelcicky en Vodnany


Vodnany era una pequeña ciudad atrapada en el fuego cruzado entre los husitas y de la fuerzas germánicas. Sus ciudadanos optaron por recurrir a Petr Chelcicky, un religioso campesino y filósofo. Cuando llegaron, estaban agotados y moribundos, consumido por la ira y el dolor, la quema de sus casas en el fondo. Chelcicky se mueve entre ellos con una Biblia, que ofreciéndoles consuelo y apoyo, pidiendo que no busquen venganza.

El rey Husita Juri if Podebrandy


En el 1430 Roma se vio obligada a aceptar la demanda Husita y poner fin a su Cruzadas en territorio eslavo. Cuando el pueblo checo eligió como rey a Juri If Podebrandy en 1458, llegó la oportunidad de afianzar su independencia. Visitó Roma en 1462 para obtener la aprobación papal a su elección, pero fue rechazado y devuelto a Praga en compañía del cardenal Fantin para explicar la posición de los checos.

La defensa de Sziget


En 1566 los turcos comenzaron su avance a lo largo del Danubio en las llanuras húngaras. Su avance fue detenido en la ciudad de Sziget por el noble croata Nicholas Zrinsky. Con la ciudad sitiada, se vio obligado a incendiar el casco antiguo para disuadir el avance turco. Después de diecinueve días y con Zrinsky muerto, las mujeres de la ciudad se refugiaron en una torre de vigilancia; la viuda de Zrinsky ante la inevitable derrota, incendió un almacén de pólvora que destruyó la ciudad, pero que detuvo el avance turco.

Impresión de la Biblia de Kralice



En el siglo XVI, el movimiento religioso influido por Petr Cheleocky conocido como "Bohemia Brethern", se vio obligado a trasladarse de Bohemia y se asentaron en la ciudad natal de Mucha, Ivancise. Desde su nueva base se comenzó a imprimir la primera versión completa de la Biblia en alemán y checo, un proyecto que posteriormente se completó en Kralice. La Bibklia de Kralice sigue siendo un gran icono de la identidad nacional checa.

Los últimos días de Jan Amos Komensky en Naarden


Tras la derrota militar de 1620, los checos fueron devueltos por la fuerza al catolicismo, los que se resistieron fueron deportados. Notable entre los exiliados fue Jan Amos Komensky, un líder espiritual y un apasionado defensor de la educación y el aprendizaje. El contenido espiritual de sus escritos fue una fuente de inspiración para sus compatriotas que soñaban con un retorno a la independencia. Mucha representa la escena de su muerte-, con Komensky inerte en una silla en la playa de la ciudad holandesa de Naarden, donde vivió hasta el fin de sus días.

El sagrado monte Athos


Esta pintura representa una ruptura con el examen de los principales acontecimientos de la historia eslava, y rinde homenaje a la iglesia griega, que conecta a los eslavos con el imperio Bizantino, en particular a través de las actividades misioneras de Cirilo y Metodio.

El juramento de Omladina bajo el tilo


En 1890 se formó una organización juvenil patriótica llamada Omladina , con un programa liberal y anti-clerical . Sus ideas se enfrentaron a la desaprobación oficial y sus dirigentes fueron detenidos en 1904. Mucha muestra los miembros juramentándose en un voto patriótico bajo el árbol de Tilo ocupado por una diosa como representación de la vinculación del movimiento con el pasado mítico de los pueblos eslavos.

Abolición de la servidumbre


En Rusia, la servidumbre se abolió por medio del Edicto de Emancipación de 1861, mucho más tarde que en otros lugares de Europa, La pintura muestra una multitud tenue, como reflejo de la incerteza ante el futuro incierto en cuanto a qué hacer, expresión de la ansiedad ante la dura vida campesina.
Este sentido de la división entre gobernantes y gobernados, se destaca sobretodo por la presencia casi amenazante de la catedral de San Basilio.

Apoteosis Eslava


La última pintura está diseñado para unificar toda la serie, presentando una visión del triunfo eslavo como un ejemplo para toda la humanidad. Usa cuatro colores para representar los diferentes aspectos de la historia eslava:

*El azul en la parte inferior derecha representa la mítica primeros días.
*El rojo en la parte superior izquierda es indicativo de las guerras husitas.
*El negro en las figuras del centro derecha son los últimos enemigos de los eslavos.
*Bañado en amarillo en el centro están los que se esforzaron por lograr la libertad, la paz y la unidad.

Los jóvenes con ramas de tilo rinden tributo a los héroes eslavos, incluidos entre ellos un pequeño grupo de soldados de la Primera Guerra Mundial, visibles detrás de las ramas. La figura principal, el hombre con los brazos abiertos en el centro significa el sufrimiento y la esperanza de los eslavos a lo largo del tiempo.Otros símbolos son una corona circular, símbolo de unidad, la paloma y la bandera americana como un gesto de gratitud por su parte en la fundación de la República de Checoslovaquia. Una figura de Cristo en la parte superior bendice a toda la escena.

19 comentaris:

Dandy Golfo ha dit...

Algo muy distinto a los que había visto de Mucha.
Hermosas piezas y un trabajo extraordinario, me ha fascinado la iluminación.
Gracias por la lección, tu siempre me sorprendes!

El Deme ha dit...

Maravilloso reportaje y exraordinarios cuadros. No tiene nada que ver pero me recuerda a cosas que hizo Goya sobre la historia de España, siempre es importante que se reflejen en las pinturas los acontecimientos que cambiaron un país. Afortunadamente en CaixaForum de Madrid hubo una expo sobre Mucha en la que se vio algo de esto que cuentas. Y en mi mágica visita a Praga hace años uno de mis lugares preferidos es el Museo Mucha, que es una delicia. Viva el art nouveau!!!

Luz de Gas RadioBlog ha dit...

No me preguntes por qué pero me han recordado los cuadros a Velazquez y Goya.

Buen trabajo histórico y poerfectamente ilustrado.

Bravo

Eduardo ha dit...

Fantástica entrada sobre el checo. Aunque no creo mucho en el invento nacionalista-romántico de las naciones centroeuropeas (ni en ninguna otra), pues Roth y otros me enseñaron a creer en lo contrario, es cierto que estas pinturas son documentos bellísimos e interesantísimos. Acercan sin duda un poco de la historia de una zona, el este de Europa de la que se sabe poquísimo por estas tierras, donde seguimos en nuestro ombligo.

pere ha dit...

no conocía esta faceta de Mucha, descubrí sus carteles en mi época adolescente pero de ahí no pasé.
Genial, gracias...!

Champy ha dit...

Sin comentarios.

senses or nonsenses ha dit...

eres una cosa impresionate... yo tb pensé en Goya, más por el afán de querer dar testimonio de unos hechos, de una época, ...es otra luz. la clase de historia impresionante. últimamente siempre te digo lo mismo, pero es que no puedo aportar mucho más.

un abrazo.

MM de planetamurciano ha dit...

Increíble y alucinante; verlos en su tamaño natural y en vivo debe ser una pasada.
No entiendo como no son más conocidos, la verdad.

@ELBLOGDERIPLEY ha dit...

Me encanta especialmente "Apoteosis Eslava", el último cuadro. Había visto algún cuadro suyo, pero creo que no conocía casi nada sobre él. A mí me recuerda un poquet a...el pintor inglés éste... ara, uno que era como un poco demiurgo...William Blake. También tiene un algo de Delacroix, no sé.
Es fabulòs.
Petonets.

Capri c'est fini ha dit...

Cuanto me gusta Mucha, mucho, mucho (mal juego de palabras). Siempre me gustaron sus carteles, que son preciosos, con ese art Nouveau tan delicado pero no conocía la serie eslava. Muy interesante!!! Aunque estos cuadros de glorificación suelen ser un poco vacío (a mí me ha recordado a los Sorollas esos de la regiones de España de la Hispanic Society). Pero abstrayendome un poco del tema, son muy interesantes. Me gustan.

Un abrazo.

pon ha dit...

La verdad es que sí, que me gusta mucho más el cartel que los cuadros. Por ser buena......

Jose ha dit...

La verdad que te felicito por este post, está muy trabajado y
muy documentado, casi me da hasta vergüenza decir que no sabía
nada de este artista, hasta que he leido tu post.

Un saludo de un inculto, desde el sur.

Mery ha dit...

Lo que mas me sorprende de este despliegue pictórico es lo trabajado que está cada cuadro, como una labor de filigrana ajustada al máximo.
Tuvo que resultarle agotador, y, por supuesto, perfecto para medirse a sí mismo en toda su capacidad creativa y laboriosa.
El cartel de promoción resulta exquisito por su sencillez.

Un abrazo

Xavier ha dit...

Amb recorden aquets grans murals una mica a l’obra de Mariano Fortuny, encara que no tenen ni la seva vitalitat de trass ni la seva vivesa de color. Però si cert aire.
Conec d’ell el seu treball com a cartellista, dissenyador de decorats teatrals i joies, i molt menys l’obra pictòrica.

Gracies per aquest complert treball.

Pilar ha dit...

Con poco tiempo para tan hermoso post, me dejo caer por las imágenes, como seimpre ricas en información y llenas de sugerencias. Besico, vuelvo más despacio a saludarte otro día. Muasc!

Madame X ha dit...

Leyendo atentamente esta preciosa entrada, he ido dándome cuenta lo poco que sabemos del pueblo eslavo: de su cultura, de su historia, de sus mitos y leyendas, etc. Me refiero que habitualmente no hay mucha información a mano. Nada se nos dice de ellos en el colegio, por poner un ejemplo, a no ser que sea en relación de un conflicto bélico. El pueblo eslavo forma parte de un extenso territorio de Europa y, sin embargo, es como si nos pillara muy de lejos. Incluso, más lejos que otros continentes.

Ay que ver cómo nos ilustras, querido Pe-jota.

Un beso, tovarich.

Madame X ha dit...

-Coño- Hay* que ver...

Justo ha dit...

Deberías dedicarte a la docencia -a lo mejor te dedicas, no lo sé-. Estoy seguro de que los alumnos disfrutarían mucho contigo, y aprenderían al mismo tiempo, y eso en los tiempos que corren es muy difícil..

Tu pasión por enseñar y por aprender es maravillosa. Y sabes que yo, como los demás, lo decimos de corazón.

Bruno ha dit...

Impresionante trabajo. Muy buen articulo.
Saludos!