dilluns, de març 30, 2009

“Butcher boys” de Jane Alexander



"Butcher boys" (Muchachos carniceros). Jane Alexander. 1985-86. Este trío de figuras híbridas humano-animal de tamaño natural, con la piel polvorienta, los ojos morados, cuernos rotos, y sin bocas, sentados en un banco en un estado de silencio opresivo, constituyen representaciones de las fuerzas brutales y deshumanizadoras de la era del apartheid en Suráfrica (1948-91). Las figuras están desposeídas de sus identidades, asemejándose más a monstruos que a seres humanos (pbs.org).


Imágenes de Laurent Chicoineau y etch indelibly in the mind

14 comentaris:

Luz de Gas ha dit...

Inquietants figuras, fiel reflejo de lo dramático del tema

Besos

Vulcano Lover ha dit...

y tú crees que se presentarán así en casa de sus madres???

Madame X ha dit...

¿No estaban haciendo una exposición sobre el Apartheid con estas esculturas de Jane Alexander y obras de otros artistas? Jolines, no sé dónde lo he leído. ¿Alguien lo sabe?

Desde luego, son sobrecogedoras.

senses or nonsenses ha dit...

...no es acaso el ser humano monstruoso?

un abrazo.

El Deme ha dit...

Me recuerda a la cola de la ventanilla de mi banco...esperando devorarme con quejas y preguntas...

shysh ha dit...

Magníficas. Y me suena haberlas visto en directo que no en vivo. estaban como dice Madame X en Apartheid???

pere ha dit...

Bestial... Valga la redundancia!
Simbolismos crudos a parte, a mi me hace pensar en la espera del metro en un día humedo y caluroso en Barcelona.

Xavier ha dit...

Impacte visual i missatge que dona a pensar.
L’home bestia, la bestia humanitzada, la bestiesa de ser home?, ¿l’home es la bestia?, la bestia te millors centimets que el home?.
I tal com diu el Pere, si que recorda qualsevol dia a l’andana del suburbà de una gran ciutat, tot esperant el metro. Si les llums foren mes tènues dins els túnels, potser ens veuríem d’aquesta manera. ¿no?.

Green ha dit...

Guau, es hermoso, frío y mordáz...sus posiciones además impactan con el estado de sus cuerpos casi que putrefactos en un estado de reposo que para nosotros es normal.

Justo ha dit...

Son un poco como las criaturas que salen al final de la bacanal de El Resplandor.. repulsivos; pero no por ello dejan de tener su atracción; porque tb nos gusta mirar al abismo..

Dandy Golfo ha dit...

que miedo
...pero es verdad que algunos humanos a veces pueden asemejarse mas a monstruos, que a cualquier otra cosa.

MM de planetamurciano ha dit...

Parecen los hijos del Minotauro...

Mery ha dit...

Nada mas preciso para hablar de un tema dehumanizador.
Impresionan de verdad, tal como debe ser el objetivo de las imágenes.

Pilar ha dit...

La brutalidad y el abuso tiene rostros con nombres y apellidos, aunque el arte los convierta en la obscenidad universal.