dimecres, de maig 07, 2008

Mayo 1968, París l'affiche


En estos días, en que se cumple el 40 aniversario, veremos aparecer multitud de artículos y reportajes dedicados a la primavera del 68, unos hablarán de ilusiones rotas, otros de la historia de un fracaso, algunos criticarán a sus cabecillas y nos demostrarán como al poco tiempo se aburguesaron olvidando sus consignas, pero ese año sigue estando ahí, como un estandarte, una fecha mítica en la que se intentó conquistar una utopía.





Aún así, fue la oportunidad de sacudir viejas estructuras sociales, métodos educativos, liberación sexual; y si como afirman algunos, tal vez fue un fracaso político que no consiguió totalmente sus objetivos, pero nadie puede dudar de que significó un enorme avance en muchos aspectos sociales, y si hoy vemos el mundo y las relaciones personales de otra manera en gran medida se lo debemos a aquel Mayo del 68.




Pero que duda cabe que fueron tiempos en los que la creatividad y la imaginación tuvo un importante impulso no sólo a nivel de eslóganes como "La imaginación al poder"o " Soy un marxista de la tendencia de Groucho".
Pero igualmente el cartelismo tuvo una gran importancia, obras anónimas que han sido conservadas por la Bibliothèque Nationale de France.






Otros puntos de vista:

1968: el año en que creímos que podíamos cambiar el mundo (Diario de un Viaje Imposible)
1968 (La Barca de Caronte )
El Mayo de la Libertad ( Capri c'est fini )


+ información

Utopie - Les sources de l'Utopie.

22 comentaris:

El Deme ha dit...

Salir a la calle y protestar (no para lanzar adoquines, precisamente) es una de las actividades más sanas y liberadoras que puede hacer el ciudadano. Aquel espíritu de Mayo del 68 removió muchas cosas, pero por desgracia en otras hemos retrocedido (revolución sexual, amor libre, haz el amor y no la guerra...). Aún queda trabajo pendiente.

Eduardo ha dit...

Mira, yo soy de los que les critico. De hecho estaba pensando hacer un artículo sobre como esos niños del 68 tomaron las riendas del poder hace ya 30 años, y han convertido el mundo en la mierda insostenible que hoy es. Que las ideas fueron buenas? Sin duda, pero los corazones no sentían lo que decían sus bocas. Su legado ha sido el de la contaminación, el nuevo "corporate world", la hiperpoblación, el calentamiento global, las carencias alimentarias, la injystici multiplicada, e innumerables guerras. El resurgimiento del fascismo que ahora nos llega desde Roma, y la muerte de Manolete no, porque fue antes. Son ellos los que Dylan retrataba en Masters of War. Los Fischers y Cohn Bendits que pasean sus barrigazas por el parlamento europeo, estrangulando nuestro futuro. Ésa era la idea de su futuro. Pues que se lo coman ahora... El problema es que nos lo quieren hacer tragar a nosotros.
Que bien me he quedado... Perdona si te he fastidiado el espiritu revival, pero es que no puedo ver las noticias.

Senses & Nonsenses ha dit...

todas las revoluciones con el tiempo se han convertido en revoluciones burguesas, pero no por eso debemos minimizar sus logros en derechos individuales y laborales. ...que los que salieron aquel mayo del 68 hayan echado barriga, (sin mencionar el caso sarkozy que me da pereza...)
...si están/estamos estrangulando el mundo, el calentamiento global, el neofascismo italiano (que me temo que tpc se puede culpar de esto al mayor francés), bla, bla, bla, no sé qué hace la gente in-movilizada y no sale a la calle a hacer la revolución (yo estoy esperando...)
por eso me parece importantísimo recordar el mayo francés, que fue checo, inglés y estadounidense... en tiempos de crisis, son necesarias nuevas voces para nuevas utopías. ...como el grouchomarxismo

aunque te has adelantado, tenía intención de hacer algo. en el 58 creían que podían cambiar el mundo, ahora nosotros ya ni nos permitimos pensar eso. ...en la utopía. un desastre. pues nada, ...hasta el apocalipsis.

un abrazo 68ista

Eduardo ha dit...

Senses, quizá no me he hecho entender. En absoluto niego la necesidad de cambios. Sin embargo, siempre que estudio cualquier "revolución", veo unos que se mueren, o en el mejor de los casos se quedan como están y otros que no sólo se emancipan, sino que les va bastante bien. En éste caso, me parece que eran una pandilla de niños de familia bien que salieron a la calle en demostración de su conflicto generacional, para protestar contra su papá DeGaulle, que (muy psicoanalítico todo) había pasado de heroe invencible e indiscutible, a vejete incapaz y tiránico. Para ello se apropian de ideas Marxistas, pero también de conceptos de Jung, Huxley y sobre todo, Reich, que son unos pensadores admirables. Pero ellos mezclan churras con merinas para su discurso, más estético que otra cosa. Luego, cuando crecen y su papá les ofrece cargos en empresas, comisones europeas o partidos políticos de nuevo o viejo cuño, se esfuman y descubren el maravilloso mundo de los despidos colectivos, la productividad y la optimización (que vagos, señores currantes) y se esfuman de la realidad onírica que promulgaban. Lo cierto es que, al contrario de lo que dices, creo que el 68 francés sólo coincidió con el checo y el americano en la dimensión temporal, porque los motivos de los checos poco tenían que ver (al igual que su inspiración católica) con los niños de París. Los americanos estaban en otro trip, ése sí mucho más auténtico, como lo demuestra el hecho de que aún resten hippies por ese mundo de dios. Porque se lo creían. Como los viejos anarquistas.
En Portugal tuvimos uno de esos niños de Presidente de la República. Pues bien, fue el periodo más lugubre para los trabajadores y para la sociedad de los que recuerdo. Eso sí, aún se define como socialista en público, y probablemente en las cenas que organice para su pandilla para recordar viejos tiempos y no viejas soflamas.
Me encanta que haya debate. Y como tú, tengo más esperanza en el apocalipsis que en la revolución. Porque en las revoluciones la gente se queda en casa...

enkil ha dit...

Yo tenía 7, así que poco podía hacer jejeje

Un abrazo pe-jota

Vulcano Lover ha dit...

yo pienso que no es que fuera un fracaso... no consiguió el cambio que se proponía, pero evidentemete si que constituyó una parada para la reflexión, e hizo, como bien dices que cambiara la forma de enteder muchas cosas y de relacionarnos en general, sobre todo poniendo encima de la mesa asuntos que aún siguen estándolo en muchos casos, pero que no lo estarían seguramente si no hubuiese existido este movimiento...

Justo ha dit...

¡Qué carteles más interesantes, sobre todo el primero!

Pienso que este movimiento y su importancia simbólica trasciende lo que hicieran o dejaran de hacer sus cabecillas, porque es algo que ya no les pertenece: me parece un pelín demagógico lo de "paseando sus barrigas por el parlamento europeo".
Sólo con que haya servido para divulgar un cambio en ciertos hábitos y usos sociales ya me parece positivo. Luego, como en todo, están los plastas que han estado idealizando esa historia hasta al infinito, los aprovechados y oportunistas.. el espíritu humano es corrupto, y no estoy justificando nada con esto.

Pero quedémonos con lo bueno: su importancia simbólica fue mucha. Y los símbolos son importantes, las revoluciones se ganan y se construyen con gestos, con actitudes, con resistencias que pueden parecer pequeñas pero no lo son.
¿Lo absoluto? Me aterra, no lo quiero. Prefiero los avances tímidos pero seguros, y mayo del 68 lo fue, y su sombra es más alargada de lo que parece.

el otro amante ha dit...

Yo creo que la importancia de mayo del 68 es incuestionable y su mensaje también. Quizás lo peor ha sido la interpretación del mensaje, como siempre suele pasar. Las páginas que les dedicó El País en su edición del domingo me parecieron bastante acertadas. Saludos.

Capri c'est fini ha dit...

Mira, justo estaba buscando alguna imagen para escribir una entrada sobre el Mayo del 68 cuando me sorprendes con esta colección de carteles estupendos. La imaginación al poder. Sobre echar una mirada al acontecimiento, no me gusta adoptar esa posición de que no sirvió para nada, normalmente las revolución utópicas tienen las miras tan altas que se quedan en nada con el paso del tiempo. Pero sí es cierto que del Mayo francés queda muy, muy poco (una pena), sólo queda más que la nostalgia de un momento único. En cualquier caso, me parece interesante echar la vista atrás de los postulados que se proponían por parte de los estudiantes, algo más elaborados que las fiestas-Erasmus o el botellón de los actuales. Un abrazo.

Champy ha dit...

Cuanto calor has provocado con esto!!!

Natural.

Me quedo con tu extraordinario muestrario de carteles, a diferencia de Justo, yo me quedo con los borreguitos ansiosos por que todo vuelva a su cauce normal, para que luchar?

1968.

Que año!!!!

Por todo el globo, no solo fue Paris, fue México, fue Praga, fué Pekin....

En verdad que nos pusiste a pensar, y mira que como dice Enkil, a mi me faltaban 5 añotes por nacer, vengo marcadao de nacimiento....

2046 Besotes.

d2 ha dit...

Jo...yo no tengo ninguna capacidad para imaginar como sería el mundo ahora, si el mayo francés hubiera sido de otra manera o no hubiera existido. Sólo sé que existió, y que si el mundo de hoy es una mierda, que lo es, es una mierda muchísimo mejor que la mierda de antes….

Fetish femina ha dit...

Realmente a los españoles nos afectó el mayo del 69, pregunto vamos.

Madame X ha dit...

Ahora tratan de minimizar el Mayo del 68, pero fue una convulsión social en muchos sentidos. Un grito cuyo eco aún resuena. En España también tuvo su correspondencia a través del movimiento estudiantil y el movimiento obrero, aunque mucho más amortiguado en su trascendencia pública dado el contexto de la dictadura. Sin embargo, se ha dado muy poco a conocer la trascendencia que tuvieron estos movimientos en España y la presión que ejercieron en los años previos a la muerte de Franco para que se instaurara la democracia. Nos cuentan la transición como si surgiera por generación espontánea a partir del 75 y nada más lejos de eso.

Magnífica documentación gráfico, Pe-Jota. Me ha encantado. El de los borregos es de una actualidad apabullante.

Un beso.

Eduardo ha dit...

Yo sigo sin convencerme. Me parece que, al contrario de sus predecesores de la comuna de 1868,de los que por cierto, nadie se acuerda, éstos eran unos niñatos pijos, y por tanto, incapaces de revolucionar nada, pues tenía mucha herencia que perder. Hago excepción de los primeros en protestar, que fueron los de Nancy, y no los de la Sorbona. los primeros si que eran de la clase que sufría a DeGaulle. Cuando comparo ésta "revolución" con otras anteriores, encuentro que si medimos el triunfo de la revolución por los puestos de poder que ocuparon sus participantes, es una de las revoluciones más fructíferas de la historia. Pero el hecho es que la única cosa que nos dejó fue la dimisión de DeGaulle. En que cambió eso al mundo? En nada. Eso no debería ser óbice para alabarla, pues tampoco sirvió para nada las protestas de Praga, que insisto, sólo coincidían con las de París en el tiempo, pues me cuesta asociar el apoyo a Dubcek frente a la URSS con el ideario de Cohn-Bendit. En Praga, fue el jefe del gobierno quien dirigía los intereses de toda la población.
Pero como digo, el hecho de no cambiar nada no es una crítica de peso a una revolución, pues lo que cuenta en éstas son dos cosas, los medios y los principios. Y es ahí donde creo oque los estudiantes fallan. En que ellos mismos sólo repiten las proclamas pop que dan la vuelta al mundo, pero en el fondo no se creen o no están tan necesitados de cambios como, por ejemplo, los rusos em 1917. Ésos sí creían en su libertad y creían en la revolución. Cierto es que Stalin destruyó de un manotazo toda la ilusión que les pudiese caber en el pecho, pero el convencimiento era total en ese més de Noviembre. Las ideas que los inspiraron (y no las frases sueltas que iban largando), ya estaban hechas, por Reich, Sartre, Jung o incluso Russell, y ellos las adaptaron a su movimiento. O sea, que ideologicamente aportaron poco. Por eso creo, y repito que todo ésto es una opinión, que su convencimiento era poco. Si tenemos en cuenta lo poco o nada que hicieron por cambiar las cosas cuando llegan al poder, y que posiblemente las condiciones laborales de cualquier europeo son peores ahora que en el 68 (en cuanto a horas de trabajo, vacaciones, derechos laborales y tal), pensamos que en el fondo, se convirtieron en la ola de liberales en lo económico (que no en lo político) que nos ha traído a donde estamos. Podreis decir que Danton o Stalin también fueron unos pésimos gobernantes, y además mataban. No puedo sino daros la razón, pero objetando que ellos hacían sus maldades convencidos de que era el camino que debían seguir para defender el ideario original. En éste caso, ellos sabían perfectamente que lo que hacían sólo beneficiaba a los enemigos de aquella revolución.
En fin, es mi opinión, y como tal vale, pero cuando se habla de desmitificación, es muy correcto, porque el Mayo del 68 me parece muy mitificado. Sobre lo imaginativo de las frases y la belleza de los carteles, ninguna duda. Aun recuerdo en mi cuarto, en casa de mis padres, un cartel diciendo "prohibido prohibir". Hasta ahí entró a formar parte de la cultura popular. La primera revolución pop de la historia.

pe-jota ha dit...

Tras leeros a unos y otros he llegado al convencimiento, de que a pesar de los diferentes matices, el Mayo del 68 sigue teniendo plena vigencia, sino como es posible que seguir polemizando sobre unos hechos, que acabaron en fracaso, pero que sin embargo generaron cambios en usos y costumbres, algunos de ellos de largo recorrido, otros murieron debido en gran medida a la propia naturaleza humana, pero dieron apertura a una época de lo más fructífera, los creativos 70

Eduardo ha dit...

Ves, ahí te doy razón, en lo de los creativos 70s

Madame X ha dit...

Sólo un pequeño matiz. El movimiento del 68 no hay que confundirlo ni compararlo con una revolución. La revolución es otra cosa. Una revolución es algo que cambia radicalmente las estructuras de poder.

A lo mejor, si le damos a cada cosa la denominación correcta y el contenido propio, estaríamos mucho más de acuerdo.

Eduardo ha dit...

Te concedo que no fue una revolución. Pero pop, fue.
;)

MANUEL DELGADO ha dit...

Como me has emocionado antes, ahora no tengo cabeza para profundidades, sólo decirte que me parecen magníficos en contenido, y formalmente también, estos affiches que nos has regalado.
El primero sobre todo, una pasada!

besinos

fire ha dit...

bueno...
yo naci en el 68...y de echo en la direccion de mi blog puse el 68 por varios motivos...entre ellos por todo lo que representa...y porque mis dos numeros favoritos son el 6 y el 8 (y no sé porque)....
es un año con el cual me identifico por muchos motivos...
me encantó este post pe-
un besiiiiiiii

Caronte ha dit...

Magnífica colección de carteles...todos los ámbitos de la sociedad se vieron afectados, y creo q es algo que ahora se quiere desacreditar pero que abrió puertas para otros movimientos de liberalización posteriores; como he dicho en otros blogs, hace falta otro mayo como este...pero que se convierta en realidad.

1 abrazo desde las barricadas.

Caronte ha dit...

Magnífica colección de carteles...todos los ámbitos de la sociedad se vieron afectados, y creo q es algo que ahora se quiere desacreditar pero que abrió puertas para otros movimientos de liberalización posteriores; como he dicho en otros blogs, hace falta otro mayo como este...pero que se convierta en realidad.

1 abrazo desde las barricadas.