dimarts, de maig 07, 2013

Marià Fortuny i Marsal: Una Pasión Personal

Autorretrato (1858), MNAC

Marià Fortuny (1838-1874), figura emblemática del s.XIX  de vida breve pero intensa, fallecería con tan sólo 36 años. Realizó más de 350 obras y miles de dibujos y grabados, como los magníficos: Il contino (1861), La odalisca (1861), El coleccionista de estampas (1866), La vicaria (1870) o El vendedor de Tapices (1870) que le proporcionaron éxito y reconocimiento. Todas ellas y muchas más, hasta un total de 45 obras de las cuales 28 pertenecen a la colección del MNAC, forman parte de la exposición "Fortuny, el mito" que puede verse en Reus, su ciudad natal, hasta el 7 de septiembre en el Museo de Reus. Por su parte El Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC) con motivo de la conmemoración del 175 aniversario del nacimiento de Fortuny, ha organizado una muestra monográfica sobre "La batalla de Tetuán" en la que se exponen cerca de doscientas obras preparatorias para una de sus obras más emblemáticas.

Il contino (1861), MNAC

La Odalisca (1861), MNAC

La Batalla de Tetuán (1863-65), MNAC

"Rodeada de un aura de veneración romántica, la gran tela de La batalla de Tetuán (1863-1865) pintada por Mariano Fortuny se ha convertido en un icono de nuestro imaginario cultural. La fascinación que ha ejercido, y sigue ejerciendo, desde su llegada a Barcelona en 1875, la ha convertido en una de las creaciones artísticas más apreciadas de nuestro pasado reciente. La obra rezuma un dinamismo, una vivacidad de colores, una veracidad inusual en un tipo de pintura que es deudora de los convencionalismos y las servitudes académicas. Esta visión poco ortodoxa, escasamente fiel a las estructuras del género, se ha convertido en una manifestación singular e innovadora en el contexto de la pintura del siglo XIX. A pesar de ello, es una obra sin acabar que ocasionó el desencanto de su autor al devenir en un reto no conseguido."

Jordi À. Carbonell y Francesc M. Quílez, comisarios

Baños de Tánger (1862), MNAC

Familia Marroquí (1862), MNAC

Herrador Marroquí (1863), MNAC

Mi fascinación por la obra de Marià Fortuny nace desde el primer momento que vi una reproducción de su obra, y creo recordar que fue en mi más tierna infancia. Posteriormente con mi traslado a Barcelona esa fascinación se vería acrecentada al poder observarla en directo, en el entonces Museo de Arte Moderno sito  en donde ahora se encuentra el Parlament de Catalunya ( antiguo arsenal de la Ciutadella del s. XVIII, obra de Jorge Próspero de Verboom) desde entonces no me abandonaría nunca, asistiendo a la primera antológica de su obra que tuvo lugar en 1989 en el Palau Macaya (obra de 1901 de Puig i Cadafalch) de la mano de la Caixa y la que posteriormente organizaría el MNAC en 2003 en las que se pudieron ver obras dispersas por diversas colecciones.

El Coleccionista de Estampas (1866), MNAC

Playa Africana (1867), MNAC

El Vendedor de Tapices (1870) Museu de Montserrat

Creo que viendo esta selección de la obra de Marià Fortuny queda claro el porqué de una fascinación que aún perdura intacta en el tiempo, el preciosismo de los detalles, la luminosidad del color que te atrae inexorablemente a recrearte en las obras y el aire de verdad que respiran.

No estamos ante un Orientalismo fantasioso, ante un imaginario a medida, estamos ante la obra de un hombre que se enamoró de lo que vio y lo traspasó al lienzo o al papel, que recreó con intensa fidelidad los detalles, cosa que queda atestiguada por la cantidad de dibujos preparatorios y esbozos, tanto de personajes como de detalles arquitectónicos.

Lo más increíble de esta historia es el hecho de que tendrá una continuación de igual valor y fascinación en la figura de su hijo Mariano Fortuny i Madrazo, pero esa es otra historia.

Herrador Marroquí (1870), MNAC

La masacre de los Abencerrajes (1870), MNAC

La Vicaria (1870), MNAC

Paisaje de Granada (1871), MNAC

Desnudo en la playa de Portici, su hijo Mariano Fortuny Madrazo (1874) El Prado

Los hijos de Marià Fortuny en el Salón Japonés (1874), El Prado

Niño en Portici (1874), MNAC

Coincidiendo con el año Fortuny el MNAC ha comenzado una campaña de crowfunding o micromecenazgo  a fin de poder adquirir "La pregaria", un maravilloso y exquisito dibujo de carácter orientalista, datado entre 1871 - 1872.


"La Plegaria"
Técnica: Pluma, aguada de tinta marrón y negra con gouache sobre papel
Dimensiones: 61,7 x 44,5
Precio solicitado: 45.000 €

http://www.mnac.cat/actualitat/Tú puedes ser un mecenas


+ Información:

http://www.mnac.cat/exposicions/'La batalla de Tetuán' de Fortuny. De la trinchera al museo
http://ca.wikipedia.org/wiki/Marià Fortuny_i_Marsal
http://www.reus.cat/anyfortuny


15 comentaris:

Sébastien Paul Lucien ha dit...

Te noto muy orientalista ultimamente !
me enca,taron las dos ultimas entradas, dan ganas de huir a Maruecco !

Galderich ha dit...

Veo que no soy el único en quedar alucinado por la obra de Fortuny. Esto siempre consuela!

El Deme ha dit...

Fortuny, una de las maravillas que se pueden disfrutar en el MNAC cada vez que me doy una vuelta por allí. Afortunadamente, también hay algo el El Prado.

Florestán ha dit...

Una exposición que no pienso perderme.
Como siempre, un post completo y bello.
Petons

rogerbcn ha dit...

que bonic!
gràcies

David Hornero ha dit...

Comparto tu admiración por los Fortuny. Hare por ir a Reus, sin duda. Siempre un placer visitar tu blog. Un abrazo.

MM de planetamurciano ha dit...

Yo creo que no hay foto que le haga justicia a Fortuny, de hecho, deberían estar prohibidas, aunque sirvan para la divulgación; o se ven en directo o no se aprecia ni en un 30% la valía de sus pinturas.

Leopold ha dit...

Os recomiendo el retrato de Carmen Bastián, en el MNAC. También guarda una historia apasionante detrás.

tecla ha dit...

Se agradece sobremanera este paseo por la obra de Mariano Fortuny.
Auténticas joyas.
A mi me gustan las de mayor colorido, como el de Los Abencerrajes, La Vicaría o los hijos de Mariá Fortuny.
Habrá que darse una vuelta por el MNAC cualquier día de estos ahora que empieza el buen tiempo.

Joaquinitopez ha dit...

De rodillas habría que ver la obra de este maestro. Desgraciadamente un tanto sobrepasado por la historia pues era un absoluto virtuoso de la más absoluta tradición pero la historia de la pintura ya viajaba por otros derroteros vanguardistas. Encima su obra es necesariamente corta por su muerte temprana.
A pesar de ello cada obra es un puro prodigio.
Decirte que la selección es magnífica es pecar de reiterativo. Pero lo es.
Un abrazo

Uno ha dit...

Ojalá tenga la oportunidad de pasarme por Reus. Es una pena que muriera tan jóven. No sabemos cómo habría evolucionado su obra aunque a mi me gustan especialmente las últimas.

Enric H. March ha dit...

Lehnert, Echagüe, Fortuny... Los mercados, las juderías, el desierto como frontera, historias de la Cabila, el tiempo parado alrededor de un relato que resuena lejano en nuestros oídos... Alguna cosa se nos extravió entre Tánger i Túnez y lo buscamos desesperadamente en cuadros y fotografías.

@ELBLOGDERIPLEY ha dit...

Algo ví allí, en Madrid también hay bastante obra (aunque la calle que tiene dedicada junto a la Castellana, la pronuncien aquí fonéticamente tal y como se lee).

Increíble pintor. E increíble el nexo y lazo entre los tres grandes de ésa época: Madrazo, Rosales y Fortuny. Fantástico el texto y los cuadros: Antes tenían algunos en el "Casón del Buen Retiro", ahora parece que, menos mal, se han revalorizado algunos pintores recientes, y ya el Casón, se llama Prado. Así que qué se puede decir de un pintor que además del Mnac, está en el Prado: Nada, ...qué por algo está:-)
Petons!

Justo ha dit...

Yo no lo conocía, y me ha resultado primoroso en sus detalles y en ese colorido deslumbrado.

Xavier ha dit...

Que dir….. enveja de no haver pogut conèixer personatges d’aquesta alçada.
Un bon treball.