dimarts, de novembre 13, 2012

Edward Burra, el arte como liberación.

Edward Burra (1905-1976), escenógrafo, ilustrador y maravilloso acuarelista, es uno de los más personales artistas británicos de siglo XX. John Edward Burra, hijo mayor del abogado Henry Curteis Burra y Ermentrude Anne Robertson-Luxford, nació el 29 de marzo de 1905 en South Kensington, Londres, Inglaterra. Dejó la escuela a los trece años a causa de un ataque combinado de anemia y fiebre reumática. Los padres preocupados por la delicada salud de su hijo y la posibilidad de no poder obtener un trabajo regular animarán sus intereses artísticos. Tras estudiar arte en su casa asistió a la Chelsea Polytechnic (1921-23) y a la Royal College of Art (1923-25).

Edward Burra no era abiertamente Homosexual, pero frecuentaba los locales y tenía amistades homosexuales, así como poseía una sensibilidad Camp. Entablará amistad con el bailarín y director teatral William Chappell, rumoreándose que fueron amantes, aunque nunca vivieron juntos. Burra también pudo haber estado, en la década de 1920, con el artista Paul Nash, aunque esto son meras suposiciones.

1929, The Common Stair

1929,  Dockside Cafe, Marsella

1929, Onky Tonk Girl

1929-30, Dancing Girls

1930, Collage

1930, Three sailors at a bar

La obra de Edward Burra, influenciada tanto por antiguos maestros como por contemporáneos suyos (así como por el cine, el ballet y el jazz), se caracteriza por su poderoso manejo de la acuarela y su singular gusto por el submundo urbano, lo prostibularío, bares y cafés portuarios, sobretodo del Mediterráneo. A pesar de su carácter desafiante y anti-intelectual gozará de un amplio reconocimiento. Formó parte de los surrealistas británicos, aunque sus variadas influencias mantendrán su independencia, creando un mundo particular.
En los años 30 Edward Burra, fascinado por España, se trasladará a Granada dónde será testigo de la violencia previa al estallido de la Guerra Civil. La brutalidad y la destrucción, la privación y la pobreza se convirtieron en temas frecuentes en su obra.

1932, John Deth (Hommage to Conrad Aiken)

1933, The Bullfight

1935, The Torturers

1937, Chile con carne

1937, Holy Week at Seville

1937, Izzy Orts

1937, The Watcher

Tras el paréntesis que significa la II Guerra Mundial, Edward Burra, reanudará sus viajes visitando México y los EE.UU, donde quedará fascinado por el submundo urbano, la escena de Harlem y Bostón, haciendo gala de una mirada crítica e irónica.
En 1971 será nombrado Comandante del Imperio Británico. Fallecerá el 22 de octubre de 1976 en Hastings, Inglaterra, debido a la combinación de la artritis y su mala salud.

1938, Mexican Church

1941, The Bar

1943 Landscape near Rye

1948, Silver Dollar Bar

1962, The Yellow Cement Mixer

1963, The-Straw-Man

1972, Valley and River, Northumberland


+ Información:

Edward Burra – review
Edward Burra, transgressive painter of English countryside and dockside bars

15 comentaris:

Joaquinitopez ha dit...

Impresionante autor que en algún momento me ha traido a la cabeza a Otto Dix, sobre todo en las primeras imágenes de las que has seleccionado. Todo un descubrimiento.

senses and nonsenses ha dit...

qué bonito, me quedaría con cualquiera de ellos.
qué impresión le debió causar la Semana Santa sevillana, que junto a la iglesia mexicana son distintos al resto.
me gusta mucho, tpc le conocía...

MM de planetamurciano ha dit...

Voy a dejar de leer este blog; a veces me hace sentir taaaan rematadamente ignorante. Y es que es la primera vez que veo una obra de este artista con terrible apellido ( si se lee en español)y la primera vez que tengo noticias suyas. Lo curioso es que me gusta mucho,sobre todo los cuadros más tardíos; hay creo que consigue lo más difícil del mundo; tener estilo y que ese estilo sea personal e intrasferible.

MM de planetamurciano ha dit...

Perdón por ese HAY...No sé ni que pinta...

El Deme ha dit...

Interesante autor, fantásticos cuadros que recrean el ambiente de bares y locales donde la gente se junta para disimular su soledad. Me gusta Dockside Café, Marsella.

Uno ha dit...

Me quedo con el Silver Dollar Bar y la coreo de la pelea en The Straw Man. Bueno y esa Honky Tonk Girl y tantas cosas. En general me encanta el trabajo en papel y, claro, la acuarela.

Justo ha dit...

Observando esta amplia retrospectiva, me da la impresión de que tuvo que influir bastante a Ceesepe..

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Tan vez lo dices por Onky Tonk Girl y Dancing Girls ?, fue un artista que sumó influencias y estas se notan más en sus primeros años, pero desde luego posee un carácter propio muy acentuado.

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Las tradiciones religiosas españolas están bastante alejadas de las del resto del continente, y ya no digamos de la austeridad protestante, sólo hay que ver como hoy en día se les queda la cara ante una procesión.

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Perdonado, jejejeje

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Por favor señor MM no me deje plantado tras tanto tiempo juntos, me dolería mucho esta ruptura.

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Un mundo que también quedó muy bien reflejado en la trayectoria de los artistas expresionistas alemanes, curiosamente no es mundo que haya atraido a nuestros pintores, tendríamos que preguntarnos el motivo.

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Es decir que le ha gustado todo.....????

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Una observación que no me había planteado.

@ELBLOGDERIPLEY ha dit...

Fantástico, creo que he visto alguna vez un cuadro suyo, porque ese estilo, casi caricaturesco y ése color tan especial, creo que lo he visto en algún sitio, pero no lo conocía en profundidad, la verdad, has reunido tantos cuadros, información, que la verdad es que impresiona más la obra que el apellido: Es verdad que el apellido, es un poco raro-raro:-). Me ha encantado su obra.
Petons!