dimarts, d’octubre 23, 2012

El Friso de la Vida de Edvuard Munch

Edvuard Munch (1908)

"El friso de la vida" es la obra fundamental de Edvard Munch (1863 - 1944) y a la vez su obra magna, una serie de expresivas pinturas y obras gráficas centradas en tres temas: amor, angustia y muerte en las que volcó, de una manera muy personal, sus inquietudes y angustias existenciales.

La Voz

Amor: esta serie hace referencia al primer amor de su vida, Millie Thaulow, la cual aparece en sus diarios bajo el nombre de "señora Heiberg", y la necesidad del pintor de recuperar ese primer amor y las impresiones vividas.

La Mujer

Los Celos

Cenizas

Beso

Vampiro

Madonna

Angustia: La angustia es la gran seña de identidad de Edvuard Munch, una angustia tal vez nacida en su infancia entorno al lecho de la madre moribunda. A la vez es un elemento característico del mundo nórdico, teniendo al poeta y filósofo Søren Kierkegaard como principal representante.

Angustia

El Grito

Pubertad

Muerte: En los motivos sobre la muerte Munch se apoya en escenas que rememoran la muerte de su madre y su hermana cuando tenía cinco y quince años respectivamente. La muerte representada a veces al modo clásico como una despedida, despedida de la vida por parte del moribundo, y a veces como una ausencia que paraliza o entorpece la vida y desencadena un desgarrador grito.

La habitación

Al lado de la cama

La muerte de Marat II


+ Información:

http://www.edvard-munch.com/gallery/index.htm
http://www.munch.museum.no/

21 comentaris:

tecla ha dit...

Unas imágenes extraordinarias Javier, como no podía ser de otra manera tratándose de quien se trata.
Estoy encantada de poder visitarte.

Xim ha dit...

Siendo contemporáneo de Klimt y Schiele es normal reconocer fácilmente la estética de la época, menos colorido que el primero y menos oscuro que el segundo, pero no me atrae tanto como ellos...

besotes

MM de planetamurciano ha dit...

Viendo los cuadros de Munch se llega a la fácil conclusión que desde luego, en la vida normal, no debía ser la alegría de la huerta que digamos. Es todo taaaan turbio.

El Deme ha dit...

Las pinturas de Munch hablan de un mundo retorcido, culpable, temeroso, intranquilo, caótico, infeliz.

senses and nonsenses ha dit...

a mí me encanta Munch, creo que precisamente por todas esas cosas que dice el Deme.
El Grito es un cuadro importantísimo, y muy vigente: de la angustia existencial a la angustia social.

Leo Carioca ha dit...

¡Hola!
Yo dí el sello Versatile Blogger a tu blog. Se trata de un sello dedicado a los blogs que hablan de temas variados.
El sello está en mi otro blog. Se llama Bússola do Terror.

http://bussoladoterror.blogspot.com.br/

Sébastien Paul Lucien ha dit...

Tremenda mirada sobre la existencia, esta bien mostrar un poco mas que el tradicional Gritoooooooo !!
Me fascinan mucho mas las mas intimistas.

Galderich ha dit...

Estoy con Sébastien, el Grito ha eclipsado la obra de Munch y es bueno hacerle una visita como la que nos propones, por muy dura que sea su pintura.

Joaquinitopez ha dit...

Munch es uno de los más grandes artistas y quizás el único que se ha intentado expresar la espantosa agonia que es la vida.
Se puede hablar mucho de él pero en resumen es eso: el único que ante el lienzo quiso afrontar el horror de vivir.
Exquisita selección, como siempre.
Un abrazo

Uno ha dit...

Me gusta mucho Munch. Me llama la atención "La muerte de Marat" tan diferente al resto.

Justo ha dit...

A mí también me fascina.

No puedo decir lo mismo de Kierkegaard, hace poco tuve que dejar un libro de él a medio, jaja..

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Y yo de tus visitas, aunque últimamente escasean un poco. Supongo que las obligaciones, el tiempo.

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Tal vez te va más la luz y el esplendo, aunque no me extraña, posees una visión más Mediterránea.

Javier Arnott Álvarez ha dit...

La vida es turbia y antes también lo era, si pretendemos reflejar nuestros miedos y angustias estaremos bastante alejados de algo luminoso.

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Un mundo interior mediatizado por el psicoanálisis.

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Pero no hemos de olvidar la enorme facilidad con la que todos nos hemos sentido reflejados, de una u otra manera, con el grito.

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Siempre con ese punto de equilibrio que tanto me gusta. Totalmente de acuerdo !!!!

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Gracias por tus amables y bien ponderadas palabras.

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Tal vez porque va más allá, puede que veamos reflejada la muerte de la inocencia ???

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Bueno, piensa que tal vez no estás en el momento Kierkegaard, jejejejeje

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Sinceramente muchas gracias, no soy una persona muy dada a estas cosas, pero se agradecen, aún más viniendo de manos de un seguidor de largo recorrido como tú, se que contesto tarde y que tal pensarías que me había olvidado, pero ya ves que no ha sido así. El tiempo, o mejor dicho la falta de este me ha impedido contestar en modo y tiempo debido.