dimarts, de maig 08, 2012

Keith Haring: La larga Línea Solidaria

Philippe Bonan, Retrato de Keith Haring, 1989

"La gente siempre me pregunta: ¿De dónde sacaste todas estas ideas? No estoy seguro, sólo sé que estoy viviendo ahora en el siglo XX y absorbo información a un ritmo cada vez más rápido. Todos lo hacemos. La información, viene de todo tipo de fuentes. La tecnología se mueve cada más rápido, tal vez incluso de lo que la podemos seguir. Digiero la información de estas fuentes, la paso a el canal a través de mi propia imaginación, y la pongo otra vez de vuelta al mundo."

Keith Haring

Keith Haring (4 de Mayo de 1958, Reading, Pensylvania - 16 de Febrero de 1990, Nueva York)
pintor, escultor, artista gráfico y reflejo del arte callejero del Nueva York de 1980. Una figura artística que no ha dejado de crecer desde su fallecimiento en 1990, artista comprometido socialmente que prefería dar a conocer su obra en las calles neoyorkinas, antes que en las galerías de arte.









Tras concluir su formación secundaria ingresa, en 1976, en la ingresa en la Ivy School of Art de Pittsburgh. Entre 1978 y 1979 continuará su formación en la Escuela de Artes Visuales de Nueva York. Aunque su carácter Autodidacta y perseverante le llevará a investigar en los espacios alternativos que le brinda el ambiente neoyorquino: museos, galerías, clubs,... donde conseguirá un mayor enriquecimiento artístico entrando en contacto con músicos, artistas plásticos, grafiteros, en resumidas cuentas el ambiente más creativo y rompedor de su generación a la vez que entablaba una íntima amistad con una de las figuras más icónicas de esa época, Jean-Michel Basquiat. Entrando de esta manera de lleno en los circuitos artísticos de la ciudad y participando u organizando diversos eventos alternativos, como su exhibición en el Club 57 de Manhattan denominada: Poetry-World-Things.

Keith Haring & Basquiat (1987), fotografía: George Hirose

Keith Haring & Andy Warhol

Su capacidad creativa abarcaba todos los campos: performance, collage o el arte visual, no obstante será la producción de sus dibujos, basados en la primacía de la línea de trazo continuo, por los que mantendrá una especial atención a lo largo de su carrera . Miles de líneas rudimentarias que se convirtieron en una seña de identidad dentro de las propias estaciones de metro y en una escenografía familiar para los viajeros. "Es mi laboratorio", afirmaba Haring.





Tras el reconocimiento urbano y por extensión una cierta popularidad nacional, llegará el reconocimiento por parte de la crítica tras exponer, en 1982, en la galería Shafrazi. A partir de este momento, su proyección fue imparable: diseños, decorados, murales por todo el mundo, en 1986, abrió su propia tienda en el Soho neoyorquino (también pintada, porque según Keith, era una extensión de su obra) donde ponía a la venta imanes, juguetes, camisetas, posters... ilustrados con sus trabajos y siguiendo su compromiso social a muy bajos precios.








Es digno de remarcar el hecho de que más de medio centenar de las obras que realizó en la década de los ochenta, estuvieron centradas en la decoración de hospitales, guardería u orfanatos. Además de llevar a cabo la organización de numerosos talleres de dibujo con niños de Amsterdam, Burdeos o Londres, junto con campañas de alfabetización o de lucha por la igualdad.








Su temática es heterogénea, enfermedad, sexo, muerte, baile, racismo, ecologismo, guerra... para las que utiliza elementos con significados y contenidos dispares que va desde televisiones, ovnis, perros de hocico cuadrado, bebés a cuatro patas, dibujos animados, pirámides, referencias a elementos sexuales y étnicos hasta conceptos referentes a la maternidad o el universo tecnológico, utilizando colores atrevidos y figuras con ansias de movimiento; pintadas sobre papel, camisetas, vasos, lienzos, etc y con una tendencia manifiesta a la abstracción.

Keith Haring por Annie Leibovitz (1986)

En 1988, a Haring le fue diagnosticado el SIDA, y un año después constituyó la Fundación Keith Haring para recaudar fondos para la investigación, reducción de la enfermedad y aumento de la sensibilización en torno al problema. En 1989, un año antes de su muerte, visitó Barcelona en la que llevaría a cabo en unas cinco horas un mural en la plaza Salvador Seguí, "TODOS JUNTOS PODEMOS PARAR EL SIDA".





Era un mural de dos metros y medio de altura por treinta y tres metros de largo, realizado en pintura roja, que hacía alusión a los peligros que pueden facilitar el contagio del sida, por ejemplo compartir jeringuillas o mantener relaciones sexuales sin protección, digo era porque hoy en día a desaparecido, ya que las autoridades municipales tuvieron la negligente y estúpida idea de derribarlo, a fin de abrir la Rambla del Rabal, posteriormente el MACBA haría una copia en el lateral del museo, también borrada por la efectividad de los equipos de limpieza de BCNeta. Sería todo un detalle que en estos tiempos de recortes el MACBA utilizara la plantilla que guarda para la reconstrucción del mural en un lugar visible y de forma permanente.


Su obra que se ha perpetuado en el tiempo mostrado una inigualable vigencia en cada una de las retrospectivas que sobre él se han realizado, convirtiendo sus imágenes en perdurables iconos universales presentes en los más prestigiosos museos: MOMA (Nueva York) o el centro Georges Pompadiu (París).


+ Información:

http://www.haring.com/
http://leopoldest.blogspot.com.es/Keith Haring: todos juntos podemos parar el SIDA

12 comentaris:

Leopold ha dit...

Aun lamento el maltrato que su obra recibió en Barcelona. Su obra sigue siendo un referente, mas allá de sus indudables valores artísticos.
Le encontramos en falta...

Joaquinitopez ha dit...

Conocía su obra, no su historia. Se podría incluir en lo que vengo diciendo de las buenas noticias aunque ya no esté, de todo aquello tampoco nos enterábamos entonces.
Un abrazo.

MM de planetamurciano ha dit...

No sé cuando tardará o si estaré vivo para verlo, pero algún día se recordará a haring como un de los cinco artistas más influyentes e importantes de tooodo el siglo XX. Pa mí, desde luego, ya lo es.

senses and nonsenses ha dit...

Me encanta Haring. creo que el paso del tiempo ha hecho que su obra sea cada vez más grande. puso un poco de color a tanto dolor.
no tenía ni idea de su aventura en Barcelona, una pena, porque el mensaje sigue hoy bien vigente.

un abrazo.

ixilik ha dit...

Conocía algunas de las obras , pero no su historia. Por lo que veo, vivió poco, pero vivio, el arte, y lo hizo vivir

Justo L.C. ha dit...

Para mí su lenguaje es casi íntimo, porque hace años lo elegí como calendario -adoro los calendarios, pienso muy bien el que voy a elegir cada año- y desde entonces es como si formara parte de mis noches y mis días.

Qué pena lo que le pasó a su mural en Barcelona, no tenía ni idea.

Mery ha dit...

Me inquieta demasiado lo que veo... No sé, no me llega.

tecla ha dit...

En una ocasión me dijeron: "Lo buena que estás tu y lo malo que estoy yo".
Pues eso es lo que digo yo de este artista y de otros. Cómo se puede ser tan requetebueno.
Lo peor de todo es que se mueren.
Qué injusticia, P-Jota.

Uno ha dit...

Se adelantó a muchas cosas. Equivocadamente muchos piensan que lo suyo es fácil y eso ha dado lugar a un montón de horrores.
Estupenda entrada. espero que la lean los del MACBA.
Un abrazo

El Deme ha dit...

Con unos trazos sencillos, se construyen unos personajes llenos de rabia y dignidad que transtimen un mensaje muy directo.

@ELBLOGDERIPLEY ha dit...

Creo que fue un artista único, con un universo propio y una personalidad muy fuerte y definida. Sin duda un icono muy importante del arte contemporáneo, inmdiatamente reconocible.
No tenía ni idea de lo del mural de Barcelona, pero qué merluzos borrarlo. Una pena que se fuera tan pronto.
Petons!

Xavier ha dit...

Es cert, Barcelona te un gran deute amb Haring, la ignorància i la desídia varen cometre un terrible error. Tal com dius s’hauria de fer cal com per recuperar aquell treball.