dimarts, de març 20, 2012

Simeon Solomon o el triunfo sobre el olvido

Hollyer-Retrato de Simeon Solomon (1866)

Oscar Wilde lo llamó "extraño genio" y Edward Burne Jones lo elogió como" el mayor artista de todos". Conocido por los aficionados al arte prerrafaelita como el marginado que murió solo, en la pobreza tras haber sido condenado al ostracismo por su homosexualidad, sin embargo el tiempo nos devuelve a un Simeon Solomon como la importante figura dentro del prerrafaelista y del arte británico de finales del siglo XIX que fue.

Babylon hath been a golden cup (1859)

Young Musician employed in the Temple Service during the Feast of the Tabernacles, later called Hosanna (1861)

A Deacon (1863)

Two Acolytes Censing, Pentecost (1863)

Sappho and Erinna at Mytelene (1864)

Poseedor de un talento poderoso y original, con una visión única, Salomón nació, en 1840, en el seno de practicante familia judía del East End de Londinense. Su hermano mayor, Abraham (1823-62) y su hermana Rebeca (1832-1886) disfrutaron de cierto éxito como artistas y el joven Solomón mostró su talento artístico de forma precoz, ingresando en 1856 en la Royal Academy con tan sólo 15 años.

Love in Autumn (1866)

Bacchus (1867)

Portrait of an Italian Youth (1869)

The Sleepers, and the One that Watcheth (1870)

Head of Hypnos, or Dawn (1870)

A Vision of Love Revealed in Sleep (1871)

Dawn (1871)

Rápidamente conseguiría el éxito con sus pinturas sobre escenas del Antiguo Testamento, el ritual judío y temas clásicos, convirtiéndose en una figura popular dentro del círculo de artistas prerrafaelista, escritores y estetas como Burne-Jones, Rossetti y Swinburne que disfrutaron de su compañía y admiraron su trabajo.

Dalziels' Bible (1881)

Un homosexual activo en un momento en que la homosexualidad era un tabú, Solomon sería considerado muy pronto como el chico malo del movimiento. Su homosexualidad le llevó a caer en desgracia y arruinó su carrera profesional cuando en febrero de 1873, con 32 años, fue arrestado en un baño público y acusado de exhibición indecente y "tentativa de comisión de sodomía".

An Angel aka Love (1887)

The Sleeping Endymion (1887)

Night (1890)

Posteriormente sería condenado al ostracismo por la comunidad artística, la comunidad judía y la sociedad en su conjunto. Fue casi imposible que pudiera exponer su obra al público y aún más difícil venderla.

Retrato de Simeon Solomon en 1896 del álbum "Portraits of Many Persons of Note", Frederick Hollyer

The angel of death (1896)

Sin título (1905)

La pobreza creciente, su deseo de no depender de la caridad de familiares y amigos que deseaban apoyarlo, y una creciente dependencia de alcohol lo llevó a una vida de miseria y enfermedad en las calles de Londres. Los últimos años de su vida los pasó en un asilo, donde siguió pintando y creando esa obra profundamente personal y cargado de intensidad mística y visionaria. Murió en el hospicio en 1905 siendo enterrado en el cementerio judío Willesden.

+ Información:

http://simeonsolomon.com/default.aspx
http://www.artcyclopedia.com/artists/solomon_simeon.html
http://www.simeonsolomon.org/
http://leopoldest.blogspot.com/simeon solomon condenado al ostracismo.html

7 comentaris:

leopold estape ha dit...

Terrible historia la de Simeón Solomon.

El Deme ha dit...

Fascinante pintor y extraña vida con un final triste y solitario, pero al menos queda su obra, y el recuerdo de las personas que han sabido buscar en sus cuadros las claves de la belleza y la eternidad.

senses and nonsenses ha dit...

vaya descubrimiento más interesante. me gusta. y era muy atractivo, en la primera imagen al menos.

sólo puedo decir que menos mal que no he vivido en 1873...

Sébastien Paul Lucien ha dit...

splendor de su arte, miseria de su vida, un destino entre belleza y digracias que lo hace un Artista y un Hombre con mayúsculas. Linda selección!

Mery ha dit...

Magnífico artista, desde luego.
Como siempre, qué tristeza el desprecio a la homosexualidad...

Un beso desde un Madrid-por fin- lluvioso

MM de planetamurciano ha dit...

Cuando leo historias como la de este hombre ( que no conocía) , se me llevan los demonios...Que cabrona puede llegar a ser la vida...
Y como molan los prerrafaelistas, copín!

Joaquinitopez ha dit...

El XIX fue quizás el siglo más cruel de la historia por que el XX lo hizo todo más a las claras pero entonces era todo soterrado e hipócrita. No conocía a este hombre pero desde luego merece un lugar entre los prerrafaelistas más reconocidos, no menos marginales que él aunque sí bastante menos éticos. En fin, es una opinión.
Gracias por el descubrimiento y como siempre te digo una selección soberbia.