dimecres, de juny 08, 2011

Esculturas Vudú, los Bocio de Benín

Foto © Yuji Ono

La práctica del vudú, históricamente, ha sido confinada dentro de una élite intelectual. Sus objetos o fetiches sólo puede actuar una vez que han sido consagrados, siendo los signos materiales de la afirmación divina, y su longevidad dependerá de su uso.

Foto © Yuji Ono

Foto © Yuji Ono

Los Bocios son esculturas rituales pertenecientes a las etnias Fon y Nagó (cercana a los Yoruba) de Benin, las más comunes dentro de estas esculturas son las bla-Bocio cuya superficie está recubierta por cuerdas firmemente enrolladas.

Esta imaginería, tradicionalmente ligada al bondage, nos remite a sentimiento con una fuerte carga emocional, siendo el más poderoso la muerte, presidio, impotencia y dolor como elementos con connotaciones negativas, pero en el Vudú las ataduras pueden estar relacionadas con valores positivos como la vida, por ejemplo: en el caso de mujeres embarazadas a menudo se usan cables especiales alrededor de sus caderas a modo de protección contra el aborto, así las cuerdas que aparecen en las esculturas Bocio pueden aludir a ideas como seguridad, vida y continuidad familiar.

Foto © Yuji Ono

Foto © Yuji Ono

Los Bocio taladrados o atravesados por estacas se refieren al don de la palabra, tienen el poder de activar o desactivar el habla. Un gancho colocado en la cabeza puede causar mutismo, pérdida de memoria y falta de conciencia, por su parte un gancho colocado en el el pecho sirve para promover el bienestar y la calma del corazón, un gancho colocado en los muslos o las nalgas puede conducir a la inmovilidad o incapacidad de movimiento, si es sobre los brazos puede impedir cualquier acción agresiva.

Foto © Yuji Ono
"Dependiendo del clan o de los orígenes familiares del afectado, la estatua tendrá diferentes significados y sus atribuciones será tan variable como la homogeneidad del grupo a proteger. Los mitos cambian, las interpretaciones de los mitos también cambian. En este ámbito, nada es definitivo. Un objeto en África es tan mutable como las palabras y las esculturas africanas son el soporte de las palabra. "
Jacques Kerchache

Foto © Yuji Ono

Un conjunto de materiales tales como: esculturas vudú, cuerdas, huesos, conchas y cerámicas destinados a proteger a sus propietarios de posibles peligros y daños, cuya contemplación no deja de causarnos altos niveles de aprensión y miedo hacia una práctica religiosa en activo a lo largo de la costas de Togo a Nigeria, en lo que a África se refiere.

+Información:

http://online.wsj.com/article/Voodoo Still Casts Its Spell
http://www.arsmagazine.com/vudu
http://fondation.cartier.com/

6 comentaris:

Viajero ha dit...

Wow, impresionante y super interesante. Desconocía que se usaran esas estatuas y símbolos en la práctica del vudú.

Champy ha dit...

Seguro viste los piartas del caribe verdad????

No me hagas caso se que soy un baboso...

Si sabes que soy de los buenos verdad???

Aqui tengo tu muniequito!

2046

Xim ha dit...

Ja, ja, ja, ja, parecen objetos de decoración sacados de la casa de la matanza de TeXas...

bss

Voodoo ha dit...

Genial artículo, pero...podrías por favor releer tu texto antes de publicarlo? Siento que hay muchas faltas gramáticales.

Leo Carioca ha dit...

Aquí en Brasil no tenemos Vodu, pero tenemos una religión llamada Candomblé, que viene de otras regiones de África (de Nigeria, para ser exacto).
Pero Candomblé es bastante diferente de Vodu. Y no hay estatuas así tampoco.

Xavier ha dit...

¿ Estàs buscant ancestrals i profundes reflexions ?
Meravellós document de costums allunyades de les nostres.
Una abrasada SR.