divendres, de maig 27, 2011

José Álvarez Cubero

Nestor y Antiloco o La Defensa de Zaragoza (1825), Museo del Prado

Acabada la Guerra de Independencia el deseo de la Real Academia de San Fernando es estimular la formación de los artistas españoles en los dos principales centros artísticos y culturales del momento,París y Roma, lo cual topará con un sentimiento refractario basado en una reacción identitaria tras los hechos acaecidos, la invasión de España por parte de las tropas napoleónicas a fin de establecer una sociedad abierta, esto llevará a una situación de rechazo, Francia es a la vez un modelo y un enemigo y David un mito.

Diana cazadora (1809 -1815), Museo del Prado

Joven con cisne (1810 -1820), Museo del Prado

José Álvarez Cubero (Priego de Córdoba, 23 de abril de 1768 - Madrid, 26 de noviembre de 1827) es una de las más prestigiosas figuras del Neoclasicismo español. Su primera etapa fue granadina, estudió en en los colegios de Santa Catalina y Santiago de Granada una formación que completó en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, siendo alumno de Goya, pasando después como pensionado a París donde estudiaría con David y a Roma, donde conoció a Canova, donde tallaría su "Diana cazadora".

Isabel de Braganza (1826), Museo del Prado

Apolo (1814 - 1815), Museo del Prado

Ganímedes (1804), Academia de San Fernando


+ Información:

http://www.museodelprado.es/enciclopedia/alvarez-cubero-jose/
http://www.enriquealcalaortiz.com/fototeca/josé álvarez cubero

6 comentaris:

Uno ha dit...

No se nada de la escultura española de esa época pero esa Defensa de Zaragoza se presta a muchas interpretaciones. Espero que estudiosos del tema hayan reparado en ello.

MM de planetamurciano ha dit...

Iba a comentar algo pero despues de leer el comentario de Uno, me ha dao la risa...Ke bueno, leche...

Joaquinitopez ha dit...

De acuerdo con Uno pero, bromas aparte, lo cierto es que la escultura del XIX es una de las grandes desconocidas del arte español.
Un abrazo
Por cierto, que yo sepa, los estudiosos no se han ocupado del tema desde "ese" punto de vista.

senses and nonsenses ha dit...

tampoco sé nada de escultura, pero no he podido evitar quedarme también con la axila de Nestor y el descaro de Antiloco.

un abrazo.

Pilar ha dit...

La escultura para mí es el más grande canto a la humanidad, aún en su idealización y mitología, porque tiene cuerpo, y puede ser tocado. En los museos me reprimo para no hacerlo. ¡Da gana de abrazrlos! Me gustan las ciudades escultóricas, hacen la vida mejor.

Xavier ha dit...

Tinc tan de respecte als escultors que dins i tot s’ha em fa difícil opinar. Soc mes a prop de la imatge, la entenc mes que a la escultura.