divendres, d’octubre 01, 2010

David Nebreda, una mirada en el abismo


«he conocido al enemigo de dentro y de fuera. Tengo miedo de seguir utilizando mi sangre, las quemaduras, los azotes, el agotamiento, los clavos. Sólo conservar de mi patrimonio el silencio» (…), «movimiento, excremento, ritos…»

David Nebreda


" Escalera al cielo" utensilios utilizados, habitualmente, por el fotógrafo David Nebreda para esculpir su obra, su propio cuerpo; aquí no hay nada inocente, son instrumentos con los que Nebreda tortura su propia carne hasta la extenuación, al límite de la locura, mirando hacia el abismo al que ni por asomo nos atrevemos a mirar de reojo.



Al fotógrafo español David Nebreda (Madrid el 1 de agosto de 1952) a la edad de 19 años le fue diagnosticada esquizofrenia paranoide, lo cual le llevará a ser internado varias veces, al final acabó por renunciar a cualquier tratamiento, esto no le impedirá lograr la licenciatura en Bellas Artes.



Vivirá aislado del mundo en un piso de Madrid, con apenas dos habitaciones, donde ha realizado la totalidad de su obra fotográfica, sin tomar medicación, sin comunicación con el exterior, sin radio, prensa, libros ni televisión. Vegetariano desde los 20 años, practica la abstinencia sexual, y se somete a severos ayunos que le mantienen en estado de delgadez extrema y bajo la tiranía del dolor y la tortura autoinfligidas, su única compañía será su cámara fotográfica, mudo testigo de su existencia.






Sus imágenes llegaron a las manos del galerista Renos Xippas quien le dedicó una exposición en su galería de París, allí donde Léo Scheer descubrió su obra, quedando impresionado por su fuerza lo cual le llevará a hacerse editor para poder divulgarla. Ha publicado ya dos libros de fotos. Autodidacta dentro de la fotografía, sorprende por su sabia utilización de la técnica, el dominio de la luz y los claroscuros de sus fotografías, no manipula el positivado aunque si utiliza la doble exposición.

La obra de Nebreda es asimilable al trabajo realizado por Joel-Peter Witkin, con la salvedad de que este utiliza modelos o cadáveres, Nebreda usa su propio cuerpo.


"Nebreda consigue negarse absolutamente y plasmar esta auto-negación como obra de arte"

Jean Baudrillard



+ Información:

http://www.solromo.com/Los autorretratos más terribles
http://nmrp.log.bg/David Nebreda - Autorretratos

18 comentaris:

tecla ha dit...

Duelen estas fotografía. Cortan como puñales. Tremenda y espantosamente trágicas.
Gracias P. Jota.

Leo Carioca ha dit...

Son fotografías que muestran el dolor físico antes que todo. Pero se puede ver también el dolor sentimental en los ojos de los personajes.

Joaquinitopez ha dit...

Hace falta mucho valor para enfrentarse a una realidad como esa cámara en ristre y exponerte a ella.
Sinceramente estremecedoras y dolorosas.
Un abrazo

Xim ha dit...

Supongo que este señor, debe de ser consciente de que cómo se caiga de la silla, a ver quién recoge después los pedazos!!!

TUT ha dit...

Imágenes incalificables, impactantes y que te invitan a desviar la mirada hacia otra realidad aunque sea falsa.

Un saludo

pon ha dit...

No le veo nada asimilable a Witkin, Nebreda convierte su esqizofrenia paranoide en su arte a través del autocastigo y el dolor, él es su propio objeto, sujeto y exorciza sus demonios, sublimando la esencia del arte: convertir el dolor en algo que haga sentir y pensar al espectador. Nebreda entronca más bien con los tenebristas, es barroco, elegante, hipersensible, valiente hasta atreverse a mirar donde nadie se atreve, nada en el fondo del pozo y convierte todo esto en imágenes extremas y a la vez delicadas y terribles.Pura vida. E inteligencia.

Bueno creo que se me nota que me fascina.

ixilik ha dit...

En este mismo momento, si me preguntan , si me considero una persona feliz, diria un SI alto

Uno ha dit...

Qué locura.

AD ha dit...

Tan impresionante como para dejarme muy impactado, mucho mas que la obra de Witkin.

Saludos

Vulcano Lover ha dit...

en el límite del magnetismo y el pánico.

Nacho ha dit...

Pues es una pena que no se haya podido profundizar en eso que se llama su psicosis paranoide esquizofrénica porque creánme que sería muy interesante.Los tratamientos desde el año 1971 han mejorado aunque en aquél entonces fueran asilares,se le encerrara.
Reflejan el sufrimiento y quizá la plastificación del dolor como respuesta ineludible a un mundo que ha dejado de existir,que probablemente nunca existió,que se desea anular porque del mismo sólo queda( quiza él lo percibe) las funciones vegetativas, los emuntorios, la salivaciones, el esperma, la sangre o los excrementos.Para borrar lo abyecto hay que expresarlo pero se termina preso de sus atrocidades en una rueda sin fin.Y como voy a negar la tremenda sexualidad o el sexismo de estas imagenes aún en su negación.Pero su presión es volcánica.¿ Porqué aquí y no en otro sitio?
Como dijo Goethe:" nos introduces en la vida y dejáis que el desdichado llegue a ser deudor"

Joao Baptista ha dit...

CREDO!

MM de planetamurciano ha dit...

Puff....Fuertecicas las fotos...Me han dejao nokeao...
Este tío y su historia tienen todas las papeletas pa convertirse en artista de culto maldito.

senses and nonsenses ha dit...

¡Jjjo! muy fuertes para estas horas, ...estoy muy sensible. no le conocía, pero es impactante.
los dibujos, sin embargo, los entiendo tan bien. me he sentido tantas veces como en el primer dibujo...

un abrazo.

Pilar ha dit...

Gore, tremendo, estética de muerte viva, pelos como escarpias, amigo.

@ELBLOGDERIPLEY ha dit...

Muy duras las fotos. Arte y locura: Un cóctel indisociable en muchos artistas, que sin embargo canalizan su sufrimiento o sus sentimientos hacia una vía de creación.
Difícil dar una opinión...Los dibujos tienen un trazo muy firme, no parecen de una persona delgada, parecen de una persona con una fuerza casi sobrenatural...
Petons!

Justo ha dit...

Soy muy de Witkin, y no conocía a Nebreda, pero casi que me impresiona más -por lo que veo- este último, que ya es decir.. por sus circunstancias personales.. se nota a la legua que no hay impostura -no es que la haya tampoco en Witkin, pero en él cabe más la representación..-.

angelito curioso ha dit...

Es que Witkin es fotografía y Nebreda es biografía, que casi no quisiera conocer porque me aterra asomarme a ese abismo de autocastigo ¿laico o religioso? quizá no importe