dimecres, de setembre 29, 2010

Shohei Otomo, ilustraciones intensas

Onsen Ping Pong Geisha

Fuerte y dinámico, la obra de Shohei son ilustrativas de la fuerte influencia del estilo manga en el dibujo.
Shohei realiza sus ilustraciones con bolígrafo, caracterizándose por la escasa utilización del color, líneas negras, alto contraste y temas impactantes.

Retaliation

Sunglassed Geisha

Boss Batter

Portrait of a Far East Hoodlum

Extermination of Giant Carp

SM Geisha

A phallic ring

2 door, bad image of the Far East


+ Información


http://www.hakuchi.jp/
http://hakuchitare.blog112.fc2.com/
http://www.enkil.org/2009/08/08/shohei-otomo-provocadora-tradicion/

12 comentaris:

Uno ha dit...

¿Con boli? Qué bárbaro, me encanta.

Xim ha dit...

Ja, ja,ja, ja, ja, me parto de risa con la motopolla, ay!, estos japos, lástima que la tengan tan mini mini...

MM de planetamurciano ha dit...

Alucinante!!
¿Ande se saca uno el carnet pa conducir lo de la penúltima foto? Porke yo kiero.

El Deme ha dit...

Tan guarros en lo privado y tan púdicos en lo público, estos japoneses son la repera ¡¡¡ Bic is the power!!!

rusas solteras ha dit...

Me parece estupendo.

senses and nonsenses ha dit...

no me atrae demasiado el manga, pero tb me he quedado con el falo, como Xim. ...y la geisha sadomaso (¡).

un abrazo.

Pilar ha dit...

Pues yo con lo que me he quedado es con la gueisha y las tijeras...!! una noche para no olvidar

tecla ha dit...

Interesante y mágico P. Jota.
Envidia me dan.

Nacho ha dit...

Creo que Japón es un gran desconocido y también creo, que cuando asumo que ha aterrizado en la modernidad, a veces me equivoco.
Hay tantas referencias al pasado en estos dibujos.Que estaría horas contemplandolos y mirando su violencia plástica. Si uno de ustedes le dice a un padre nipón que se va a casar con su hija, rapidamente le sonrreirá, para despuúes, en la soledad de su dormitorio, clavarse la daga en el bajo vientre, y clamar por su desgracia...¿ me he entendido?

Joaquinitopez ha dit...

Desde luego técnicamente es impecable. Eso por delante, ahora bien, el tema no es sino el de los últimos ciento y pico años, desde 1868, el encuentro violento de la tradición japonesa con la pretendida modernidad occidental. En realidad parece que no sean capaces ni ellos ni los occidentales que tratan de ellos de abordar otros temas.
La sexualidad violenta, como es el caso pertenece a la tradición más pura del arte japonés incluso llegando a extremos bastante más excesivos. Mencionar que ese falo montado, pero sin montar, es sacado en procesión en varios festivales, equivalentes a nuestra fiestas patronales, nosotros sacamos al santo o la Virgen que corresponda y ellos entre sus muchos objetos venerados y usados en esos festivales sacan esos falos desmedidos.
Bueno, que me excedo, pero es que si hablo de Japón me pongo pelma.
El autor es un descubrimiento para mí.
Por cierto Nacho tiene toda la razón.

pon ha dit...

qué buen dibujante y qué agresivos los dibujos

Justo ha dit...

El manga es un mundo al que no me he acercado, quizá por cuestión generacional, pero no descarto hacerlo todavía...