dimecres, de novembre 11, 2009

Leonardo por duplicado

Decir que Leonardo Da Vici era un genio no es descubrir nada nuevo, y decir que observar su escasa obra es un placer para los sentidos tampoco, como tampoco es nada nuevo el hecho de observar que la mayoría de su obra quedó inconclusa, y aún así es algo que no nos importa demasiado, pues la genialidad está totalmente presente. Pero a pesar de todo lo anterior y de todo lo que se sabe o mejor dicho se da por sabido del genio toscano, no deja de sorprender el hecho de que una de sus obras esté por duplicado. "La Virgen de las Rocas" de la cual existen dos versiones, una en el Museo del Louvre, París (primera versión) y la otra en la National Gallery de Londres (segunda versión).

La Virgen de las Rocas, Museo del Louvre, París

La obra conocida hoy en día como Virgen de la Rocas fue un encargo de la Cofradía de la Inmaculada Concepción, los cuales le encargaron una ancona (retablo con la parte superior curva) para la capilla del hoy desaparecido San Francesco Grande en Milán.
A saber el encargo fue este: Una Virgen con el niño rodeados de ángeles y profetas; los laterales debían incluir cuatro ángeles cantando o tañendo instrumentos. Es decir nada de lo que Leonardo pintó ya que en el centro pintó la Virgen de las Rocas y en los laterales, que corrieron a cargo de Ambrogio De Perdis, este pintó una única figura alada, se ve que lo único no problemático, salvo por el precio fue el marco que corrió a cargo de Evangelino de Predis.
La obra debería haberse entregado el 8 de diciembre de 1483, se entregaría en 1485, dos años de demora, pecata minuta, y a partir de ahí comenzaron los litigios, como es obvio, de todo tipo y aún más por el precio que se había incrementado. En 1492 los pintores recuperan la obra y se la venden a Ludovico el Moro (Dux de Milán), el cual se la regala a Maximiliano de Habsburgo y cuando Leonor, nieta de Maximiliano, se casa con Francisco I de Francia la obra va a parar a Fontainebleau y de aquí al Louvre.

La Virgen de las Rocas, National Gallery, Londres

La segunda versión parece que se debió al hecho de que la cofradía seguía teniendo un altar vacío y aunque permitió la venta de la primera obra, el contrato seguía vigente, así que la segunda obra acabó en la capilla de San Francesco Grande.

Y a partir de aquí, con unas gotas de imaginación y el Código Da Vinci todo es posible.

12 comentaris:

TUT ha dit...

Maravillosas obras, yo he tenido la suerte de pasarme un buen rato contemplándolas, aunque no se porqué, me entusiasmó más la versión del Louvre, la vi más Leonardo.

¿ El códice Da Vinci ?, menuda tontería, pero un excelente negocio.

Un abrazo

molano ha dit...

El dinero y el arte siempre de la mano.

Joaquinitopez ha dit...

No voy a defender lo indefendible, lease El código da Vinci, mala novela donde las haya, pero lo curioso es que no inventa nada. Prácticamente todo lo recoge de creencias y teorías previas, algunas muy antiguas y arraigadas. El efecto que ha conseguido ha sido desprestigiar conceptos serios que se han desarrollado a lo largo de los tiempos.
Por cierto ¿habéis reparado en la cantidad de alusiones fálicas de esta obra?
Un abrazo

MM de planetamurciano.com ha dit...

Pa media docena de cuadros ke pintó, hay ke ver el rendimiento ke les ha sacado.

pon ha dit...

Por deu, una obra maestra como la Virgen de las Rocas y un maestro de maestros como Da Vinci, y terminar con el Código de las narices............

Anatema!!!!
Herejía!!!!!!
Penitenciágite!!!!!!!!!!!!

Xim ha dit...

Hace dos inviernos me regalaron por mi cumple el libraco "Leonardo" (El vuelo de la mente), casi 700 pgs. donde me empapé de cantidad de detalles de la vida y obra de este genio simpar, para nada pintor de media docena de cuadros, fue mucho más que eso, y encima de nuestro gremio, ¿se puede pedir más?...


Besotes...Xim

tecla ha dit...

Misterios del tiempo y de la vida.
Secretos insondables que nos vas descubriendo o que dan pié para que otros nos los desvelen a través de su imaginación.
Gracias Pe-Jota.

Joaquinitopez ha dit...

Xim, si se puede pedir más: que hubiera acabado algo alguna vez.

Xavier ha dit...

Fins i tot els treballs no acabads dels genis tenen el valor de la immortalitat.
La imperfecció las fa mes reals.

Mery ha dit...

Esta pintura me cayó en un examen de la facultad. Qué tiempos aquéllos, que ahora se me antojan tan felices...

Pilar ha dit...

eso digo yo, a saber

Justo ha dit...

Me sorprendió en el Louvre la cantidad de obras de Da Vinci maravillosas a las que la gente no prestaba atención, y luego la Gioconda asediada hasta el delirio, como si fuera una star de Hollywood.. y yo no pienso que sea mejor que otras de él..