dilluns, de maig 26, 2008

Leigh Bowery


Leigh Bowery fotografiado por Nick Knight

A principios de los 80, en un entorno regresivo para las libertades individuales debido al creciente conservadurismo en la política, la sociedad y el arte además de marcados por el avance del SIDA, aparecerá en la escena nocturna londinense Leigh Bowery, el cual volverá todo lo anterior del revés.
Bowery, en un ejercicio de anticipación adelantará algunos de los postulados del movimiento queer, utizando su cuerpo como método de expresión a través del cual transmitirá sensaciones a su audiencia, dolor, miedo, placer con el único fin de deconstruir las caducas jerarquías sexuales. Extravagante e incorrecto personificará la subversión de todo valor establecido comenzando por la utilización de un vestuario cuyo diseño transgrede cualquier convención, alterará todos los cánones sobre la belleza y desdeñará cualquier distinción entre sexos, para lo cual se servirá del exceso en el uso del maquillaje y de la máscara, yendo más allá del simple travestismo, como una forma de borrar la identidad del yo y dejar emerger la identidad real pero oculta tras el convencionalismo.


Leigh Bowery posando para Lucian Freud para el cuadro "Leigh under the Skylight", 1994

Bowery fue más allá de lo que consiguió el movimiento punk o glam, no hay hedonismo en sus propuestas, ni tan siquiera una huida de la realidad, placer y dolor se entremezclarán en la búsqueda del autoconocimiento, en el deseo de descubrir la auténtica identidad ya que sino como encajaríamos el hecho de un Bowery colgado bocabajo con sus genitales repletos de pinzas de madera o cómo interpretar una acción en la que extrae de sus entrañas a una mujer desnuda embadurnada de sangre y lubricante, placer y el dolor conjugados en una unidad. Propuestas que enlazan con las performances más radicales de los años 60 y 70. Una actitud valiente que vivió rodeada por el escándalo y la necedad del entorno, una figura a recuperar huyendo del folklore ramplón y agobiante de estos tiempos y de los vendedores de falsos revivals faltos de contenido.

+ información

www.leighbowery.com

16 comentaris:

El Deme ha dit...

El cuerpo y su utilización como elemento provocativo, eso es arte y transgresión, lo demás tonterías. Interesante personaje, y si posó para Freud ahí ha quedado inmortalizado.

@ELBLOGDERIPLEY ha dit...

La verdad es que los cuadros de Lucian Freud son inquietantes, me resulta muy curioso como dibuja, pinta, la carne. La foto de Bowery es total, menudo personaje, no lo conocía...
Petons.

Mr. TAS ha dit...

muchas discrepancias en la denominación punk pra gentes que no tienen un estilo de vida realmente punk.
fue famoso el grito de: "punky de postal, moda punky en galerías"

Alx Atwaters Daza ha dit...

Pues sí que está lleno el mundo de personas inspiradoras; o serás tú que sabes buscarlas.

Un abrazo mirando la foto de la pose para el cuadro (me encanta eso, el arte inspirando arte, y vida:)

Señorita Decente ha dit...

que lindo es el arte

hermes ha dit...

La provocación ha sido siempre una manera de hacer reflexionar a la gente, Freud es un pintor absolutamente en esta corriente, y tu como siempre, indagador para ofrecernos cosas interesantes y nuevas.

Un saludo.

Justo ha dit...

He entrado de tu mano a su página, "a tribute to a true freak legend".
Me han interesado mucho las muñecas, hay una increíble, negrita de ojos muy grandes y abiertos.

Es verdad que el retroceso conservador en UK y USA en esos años -en realidad fue el comienzo de lo que hoy llamamos "neoliberalismo", con Thatcher y Reagan- fue horrible, además con el sida rampante como telón de fondo para justificar la moralina. En ese contexto, estas propuestas radicales se agradecerían mucho y eran hasta lógicas: yo no conocí en su día a Leigh Bowery, pero me gusta verlo ahora.

Senses & Nonsenses ha dit...

ME ENCANTA.
transgresión pura. vi una exposición precisamente comisionada por arakis. me falta en el post mi foto favorita de él.
un post estupendo, como siempre.
es que excepto en este país, que es different, los 80 fueron muy conservadores.

un abrazo.

finnegan bell ha dit...

interesantísima vida.

y yo sigo diciendo que si no frecuentara estos lares, no aprendería cada día un poquito más.

gracias.

y besos.

(hoy estoy particularmente agradecido y besucón).

Champy ha dit...

Como sabes tanto tu????

Que coraje que yo acá en estops lado no tenga acceso a todo.... Aunque si entré a su pagina y me encantaron las monas....

Besos.

Lyon ha dit...

Hi...
Just take a look!!!!

http://lyonsite.blogspot.com/

Thx for your time... ;-)

Madame X ha dit...

Un personaje fascinante.

No está tan alejado de Pierre Molinier, ¿verdad?

Un abrazo.

Madame X ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.
Leo Carioca ha dit...

Yo no conocía ese cuadro!

Pilar M Clares ha dit...

Ahhh, vengo de hablar de Judith Butler, casualidad. ¿El género? ¡el cuerpo!

shysh ha dit...

Interesante personaje el que creó. Por ser un poco awelo pude seguir sus vicisitudes y cambios de look, así como los folklores que montaba en su club, casi en directo. Recuerdo un editorial en i-D o The face en el que hablaba de sus pasiones, con unas fotos fantásticas. Mi favorita era la de la multigafa que se puede ver en su web. Ah y le vimos en directo en BCN en un espectáculo de Michael Clark Dance Company. Y algunos de sus vestidos en una expo en Sta Monica en BCN hace dos o tres de años.
Discrepo de que los 80 fueran puritanos en UK. La de cosas que se podían ver y hacer en Londres en dos semanas y la de libertad creativa que se vivía. Otra cosa es la Thatcher y su política, pero la gente estaba bien viva.