dilluns, de març 05, 2007

El Problema de la Pornografía

Lo primero que podemos afirmar al hablar de la pornografía es su carga peyorativa, es una palabra casi tabú, y desde luego hablar de ella en público puede levantar las suspicacias de más de uno, así que hablemos de la Pornografía.
Y es que sobre este tema el nivel de hipocresía sigue siendo de lo más elevado, ya que continuamente oímos referencias hacia la carga erótica de cierta obra, bien pictórica, bien literaria, etc...y cuando nos acercamos a dicha obra observamos que la palabra "erótica" ha sido utilizada como coartada para evitar decir pornográfica, es como si a los muebles de segunda mano les llamásemos antigüedades, vamos una ridiculez.
Por otra parte nos encontramos que para continuar complicando las cosas algunos han hecho máxima de la definición que Peter Webb utiliza en su libro "Arts Erótico"de 1975, el erotismo es celebratorio y la pornografía mastubatoria; bien y quien puede afirmar de forma tajante que la masturbación no es la autocelebración del propio placer, a no ser que consideremos la masturbación como algo negativo, con lo cual los puritanos acabarán diciendo que es favorecedora del vicio y debe ser prohibida, pero prohibido en base a qué fundamentos, y prohibido el qué, ya que la sexualidad es tan compleja que hay gente que alcanza el orgasmo frente a una zapatilla, o frente a la simple visión de un desnudo y otros frente a imágenes bastante más bizarras.


Wim Delvoye Suck ( 1965 )

Pero curiosamente en este debate sobre la pornografía el elemento más utilizado por sus detractores es la supuesta degradación de la mujer, el hombre como elemento dominante no se ve degradado, lo cual me lleva a preguntarme si no es igual de degradante las continuas visiones de la mujer como seres impolutos erigidos encima de pedestales, con total ausencia de deseos.
Esta posición parece que a los gays nos deja aparte, la pornografía gay jamás será degradante ya que no somos Eloisas a las que adorar, y nuestra pureza es más bien turbia.


Three Diamonds Qui es-tu ( diseñador gráfico francés, que utiliza el antiguo sistema de clasificación de la televisión española como nombre y anagrama )

Retomando los argumentos que se esgrimen en su contra podemos decir que al fin de cuentas cada uno puede condenarse como quiera y no necesitamos que vigilen nuestra moral, ni que se nos diga que es vulgar, claro que existe pornografía de arrabal, como también existen trabajos de gran belleza, o alguien negará que los films de Kristen Bjorn son absolutamente increíbles o que Chi-Chi LaRue ha rodado algunas películas absolutamente antológicas, y es que la buena pornografía es como el buen sexo, lento, gradual y metódico para poco a poco llegar al culmen.
Y qué decir de su poder inspirador, no giremos la cabeza ni nos escadalicemos, son muchos los artistas que no sólo han generado obras netamente pornográficas, tanto en el pasado como ahora, tal vez las más conocidas sean las de Pablo Picasso, pero no podemos obviar el famoso y controvertido cuadro de Coubert, "El origen del mundo", o esto es erotismo.


Coubert " El origen del mundo " ( 1866 )

Actualmente insignes figuras del arte contemporáneo investigan en el tema como una fuente de penetración en el conocimiento del ser humano, tanto en nuestra percepción de la sexualidad como de la representación del cuerpo, así Marina Abramovic bucea en los ritos de la fertilidad balcánicos, pero no será la unica, Matthew Barney, Marco Brambila, Gaspar Noé, Sam Taylor Wood, Richard Prince y Larry Clark, son artistas que trabajan abiertamente sobre este tema

13 comentaris:

João Baptista ha dit...

mas pornografia é um problema?

@ELBLOGDERIPLEY ha dit...

Muy interesante búsqueda y definiciones. Yo creo que todo está en el ojo abstracto, en la mente de quién mira. Tb me parece muy interesante la banalización y la exhibición de la violencia, como si fuera algo cotidiano, paradójicamente.Saludos

Senses & Nonsenses ha dit...

el post soberbio.
tengo que re-pensar mi opinión sobre la pornografía, creía que lo tenía claro.

un abrazo.

lobogrino ha dit...

Pero primero conviene definir que es la pornografía. Para mi pornográfico es que hay individuos anónimos (no ya los actores de Gran Hermano) que van a la tele a explicar sus miserias, o que famosos de medio pelo o caídos en desgracia hagan lo propio.
Para mi pornográfico es todo lo relacionado con el mundo de los videojuegos o las películas que incitan a la violencia discriminada.
Como pornográficas son todas las mentiras que sueltan por la bocaza miembros y simpatizantes de la derecha política española.

Y todo eso sí que lo encuentro escandaloso y moralmente reprobable.

¿Lo que normalmente se conoce como pornografía?: desde hace mucho tiempo me deja indiferente. Quizá porque no hay cosa que me excite menos que la visión de un cuerpo desnudo o de dos o más cuerpos desnudos "apareándose". A veces en el Bacon (el bar de osos que frecuento) pasan películas en las que hombretones guapos: grandes, gordos y peludos follan con posturas increíbles. Sólo bostezo y soy incapaz de entender como eso, en ese contexto, puede excitar a nadie.
En la pornografía sólo veo cuerpos posando para una cámara, generalmente en posturas forzadas.
No entiendo que puedan excitar a nadie. Pero vamos...
Por tanto no veo nada malo en ello siempre y cuando los fotografiados y el público al que se dirigen sean adultos.

Interesante artículo.
Un abrazo.

MM de planetamurciano.tk ha dit...

Grandísimo post.
Me hacen mucha gracia las criticas a la pornografía....Como si el deseo y el morbo se pudiesen ordenar o meter dentro de lo ke consideramos "normal".

pon ha dit...

Para mí la diferencia fundamental está en la estética. La pornografía me es estéticamente desagradable y me aburre mortalmente. El erotismo me encanta y disfruto con él. Pero lo que para mí es erótico para otro será porno y viceversa, así que es una de las cosas más subjetivas del mundo.

pe-jota ha dit...

Joao.- Problema?¿, jajaja, ninguno.

El blog de Ripley.- Siempre es el ojo que mira y como procesa esa información lo que acaba generando diferentes definiciones.

Senses.- jajajaja, no quiero ser yo el causante, es una forma de ver, y a mi me encanta ver.

Lobogrino.-La indiferencia tambien es una postura, pero hay muchas vias de expresión pornográfica, tu apuntas algunas al principio del comentario que serían dignas de consideración.

MM.-Todo es tan normal o anormal como nosotros queramos.

Pon.- Exacto esa es en parte la clave del tema.

lifeonmars ha dit...

Me ha encantado tu post.
Coincido contigo en que la pornografía debe ser considerada un arte como cualquier otro.
Y por ende, la pornografía nunca será un arte sucio, sino que sucios son los ojos de algunas personas que no saben apreciarla.

Alucino con que aún haya gente que consideren escandaloso ver un cuerpo desnudo.
Realmente inaudito.

Por cierto, me gusta mucho tu blog.

pe-jota ha dit...

Gracias por tu visita y espero verte más veces por aquí.
Y sí este es un tema polémico sobre el que aún hay demasiados tabús.

angelitocurioso ha dit...

Te escribo aquí para decirte que he encontrado Sansebastianes a barullo en un blog que se llama ANARKASIS, pero en la búsqueda pone: historia-del-arte-erotico.com/san_sebastián
También he visto una cosa super en: quam-nos-animadverto.tumbler.com
Me dais envidia porque ya estoy jubilado, lo que hubiera disfrutado un cuarto de siglo antes¡ espero quw me dé tiempo de hacerme un blog si es que dejais algún tema libre, la verdad es que sois tremendos.
Un abrazo

blogaebler ha dit...

magnífica entrada, pj. reflexiva y da qué pensar.

blogaebler ha dit...

La selección de las 4 fotos que ilustran tu entrada es magnífica.
Cierto, hay mucha hipocresía al hablar de la pornografía.

julianen ha dit...

Playa de ‘L’home mort’ hace quince años, julio o agosto, en la pineda tras la vía del tren, un rincón semi-discreto bajo los frondosos árboles y allí, una pareja de extranjeros, masculinamente bellos estaban retozando, me pare a mirar, era un espectáculo pornográfico bajo los rayos de sol que se filtraban por el follaje y decoraban sus sudorosas y aceitosas pieles, era la belleza infinita. Uno de los momentos inolvidables que he vivido. Quien tiene la osadía de condenar o prohibir la pornografía?