dimarts, d’octubre 24, 2006

House


De nuevo tenemos entre nosotros a este increíble doctor, doctor que tengo que reconocer que me ha causa una de mis mayores adicciones, y claro, yo como tengo la insana costumbre de analizar los porqués de todas las cosas que suceden en mi vida, no me he podido estar de pensar qué oscuros motivos me llevan a sentir esta fascinación por tan excéntrico personaje. Es mal educado, egocéntrico, y sobretodo inconveniente y profundamente honesto y sincero, dice lo que piensa, no repara en barreras ni conveniencias y tal vez sea eso lo que me engancha, ya que ambos, estamos de cara al público, por lo tanto nuestro comportamiento siempre se ha de ver coartado por unas formas más o menos estudiadas y correctas, en las cuales la verdad o sinceridad no tienen demasiada cabida. Así que creo que eso es lo que admiro de este personaje, porque qué pasaría si todos los que estamos de cara al público fuéramos totalmente honestos, creo que es una buena pregunta. Desde luego a un personaje ficticio sólo le pasaría lo que los guionistas deseasen que le pasara, aunque siempre con el beneplácito de la audiencia, ya que no se puede matar a la gallina de los huevos de oro antes de tiempo, pero y a nosotros simples mortales, ah!!, aquí todo cambia, lo mas seguro es que perderíamos nuestros empleos, y de forma fulminante, así que nos vemos obligados a caminar en la cuerda floja, entre no contrariar al cliente e intentar ser lo más decentes posibles, y es algo bastante difícil, porque cómo le dices a alguien de forma sutil que el piso que se acaba de comprar, y que pretende que tu le decores, es imposible de enfocar de una manera medianamente formal, vamos que le han estafado y que lo mejor que puede hacer es devolverlo a la inmobiliaria y que le devuelvan el dinero, o que el dormitorio que pretende destinar a su hijo sería mejor dedicarlo a una despensa, esto siempre moviendonos en el ámbito del espacio, por que otro tema sería la selección de materiales, menudo problema en el cual siempre hemos de poner cara de cuatro, y es que la originalidad no es bien mas preciado de este país, parece mentira pero la repetición de esquemas es continua, y por inapropiados que estos sean, seguimos repitiéndonos hasta la saciedad, así los espacio domiciliarios tienen tendencia a ser clónicos, con diferentes niveles de perfeccionamientos, por regla general a la baja. Y mientras nos mordemos la lengua soñamos con la posibilidad de poder responder, de ser honestos por una vez y decir lo que pensamos, soñamos, sí, porque claro hemos de comer, pagar facturas y demás menudencias que nos impiden hacer aquello que Hugh Laurie hace también en su papel de House, decir la verdad

11 comentaris:

lobogrino ha dit...

En este absurdo mundo de lo asquerosamente polítcamente correcto House es el normal.
El que dice las verdades sin cortapisas.
El que muchos quisiéramos poder ser y no nos es del todo posible.
Por eso nos gusta House.
A parte de que el actor no es el típico niñato vacío tío bueno.
Nos gusta por lo osado, por lo borde, por no callarse.
Por que a veces a un descerebrado hay que decirle: "chaval es imposible que seas más tonto" y quedar totalmente agusto.
Pero desengañémonos: House es un ser raro en una jaula.
Lo que nos están vendiendo realmente es: "mira lo que tú nunca vas a poder ser".
Por eso creo que debemos ir más allá y en la medida de las posibilidades ser bordes, irreverentes, cínicos, decir las verdades, aunque nos cueste perder.

Cuando el Barça ganó no sé que, yo estaba cenando, como cada miércoles, con mi grupo de amigos peregrinos.
De una mala leche que partía clavos pq todos se habían largado a ver el puto futbol y nos habían dejado a 2 atendiendo a más de 100 personas en la Asociación.
Al acabar la cena, a la que llegaron tarde hasta los camareros, mis amigos se levantaron para brindar por el Barça. Yo seguí sentado y no llené la copa. "¿No te levantas?" "No, yo no he ganado nada ni tengo nada por lo que brindar. No soy un borrego que grita pq gritan otros".
La mitad se enfadaron pero quedé de un agusto y me sentí un poco House...
Pequeños gestos así son necesarios.
Viva House.
...y de paso muera el puto fútbol.
Abrazotes.

J. H. ha dit...

Me han hablado de esa serie, pero es que yo nunca veo la tele. Merece la pena?

pon ha dit...

La merece, es buenísima. Por House, el que a todos nos gustaría ser. Al final, lo que tiene, atrae y gusta es que mantiene el poder sobre sí mismo. Eso le hace independiente, valiente aunque le cueste la soledad y mil problemas.
Claro que hay que tener la autoestima por las nubes y una seguridad en uno mismo que ya, ya...
Y el actor, atractivo como pocos. Vaya ojazos. Y qué bien trabaja.

João Baptista ha dit...

Tambem sou um fã do Hugh Laurie já desde o Black Adder. Ele é um actor completo e tanto se dá bem em drama como em comedia
è uma das minhas series favoritas

Reality Bit ha dit...

Yo este verano me he corrido de gusto con las peripecias de los chicos de Anatomía de Grey. Antes del verano, House era mi razón de ver la televisión (y mira que hay pocas razones hoy en día), pero ahora lo veo soso, seco, incluso aburrido... Supongo que los guiones de Anatomía son más jugosos porque hay más personajes y más chicha, pero también reconozco que no me pierdo ni un episodio de House. Es decir, que ahora tengo dos razones para no tirar la tele por la ventana... (bueno, tres, la tercera es que tengo barrotes y no serviría de mucho...) Saluditos apretados

Senses & Nonsenses ha dit...

me encanta hugh laurie, era uno de 'los amigos de peter' de k.branagh.
la serie no la sigo, he visto algún fragmento suelto, y no puedo opinar.
estaré al tanto.
un abrazo.

JavieRodrigo:. ha dit...

Reporto sintonía, me identifico, completamente de acuerdo.

Anònim ha dit...

Me encanta la serie, es sarcástico, super egocéntrico y por ende seguro de si mismo, guapo, inteligente y que se yo, pero no deja de ser un personaje de la TV ¿y sabes que? él hace lo que a muchos de nosotros nos encantería: patear el tablero de una vez sin importar las consecuencias, decir la verdad de una, sin artilugios ni nada!!! y al que le guste bien y al que no....



Ro

João Baptista ha dit...

Hoje faz 125 anos que nasceu pablo Picasso

pe-jota ha dit...

UFFFFFFFFFFF!!!!!!!!!!!!Cuanta gente enganchada el martes por la noche a la tele, jejejejeje

un-angel ha dit...

Pues yo también veo al House este de vez en cuando en no sé que canal y debo suscribir la opinión de mi querido Lobogrino, que hay un poco de admiración en las razones por las que nos gusta la serie, nos gustaría poder decir así las verdades (o nuestras convicciones personales)con tanta seguridad en nosotros mismos e importarnos un pito caer bien o mal ni el que dirán...no siempre estamos -o estoy yo en concreto- de acuerdo con las cosas que House dice ni con su forma que decirlas, pero precisamente ahí está el quiz de la situación...
Y ya que alguien ha mencionado por ahí la "Anatomía de Grey", pues que tampoco está mal, y tiene chicha, vaya si la tiene, porque hay un doctor moreno de ojos claritos que está liado a ratos con la protagonista que, ¡vaya doctor!, mamma mia il dottore... Un machirulo que diría mi pe-jota, jajaja...
Un abrazo.