divendres, de novembre 12, 2010

La sacralidad artística de Miguel Ángel Rojas


"Considero el arte como un sitio sacro, donde el artista ubica lo que le parece digno de ser 're-visto'. Esa es la función del arte, aparte de lo ético. Aunque me interesa mucho lo ético, pensar y procesar ideas, que renueven una mejor comprensión de la vida. Esa es la única función del arte".

Miguel Ángel Rojas

Uno de los artistas colombianos más importantes del siglo. Rojas (Bogotá, 1946) ha trabajado todos los medios; dibujo, fotografía, grabado, vídeo, pintura. Ha realizado importantes y significativos trabajos sobre la marginalidad, la intimidad, lo público y lo privado y ha investigado con todas las técnicas instalaciones de arte efímero, relacionadas con el cuerpo y la memoria, lo étnico y religioso.

"Aparte de su actitud alerta a las definiciones intelectuales del arte, su obra hace gala de profundos contenidos humanistas y sociales. Su trabajo se refiere, por ejemplo, a la problemática de grupos minoritarios, como los indígenas y los homosexuales y hace énfasis sobre la identidad cultural de los colombianos y de los latinoamericanos en general."

Eduardo Serrano Rueda (historiador y crítico de arte)

Objetivo Subjetivo reúne en 70 obras, su trabajo a partir de los años 70, cuando realizaba fotografías en el Teatro Faenza que mostraban la intimidad de encuentros homosexuales ocasionales; un mundo entonces mirado con desdén.






"Lo marginal es parte de haberme sentido diferente por etnia, orientación sexual y ubicación social, esas diferencias me situaron al margen afortunadamente, pues ese es mi fuerte, mi fuerza. Manifiesto lo marginal porque me opongo al racismo, a la falta de oportunidades y la necesidad de integrar lo marginal al desarrollo."

Miguel Ángel Rojo

También incluye las reducciones fotográficas donde realiza experimentaciones con la fotografía y dos instalaciones significativas en su trayectoria, Grano y Territorios esta última elaborada como un enorme tapiz con hojas de coca que asemejan la visión aérea de una zona selvática. Dice Rojas que esta obra es una gran escenografía, un autorretrato tridimensional, que le gustaría continuar ampliando a dimensiones mayores.



"Lo Latinoamericano está en toda mi obra, pues trabajo la realidad de mi entorno. Lo mío es más conceptual, un pensamiento direccionado, pues no busco el carácter folclorista, ni el sello latinoamericano, aunque si está presente en toda mi obra, como el tema de la naturaleza y el indigenismo."



El David de Miguel Ángel Rojas es una secuencia de doce fotografías de dos metros de alto que posee todos los atributos de la belleza que desde los griegos pasando por el Renacimiento han conformado la cultura occidental. La perfección de su cuerpo, y el manejo de la luz aluden a esa perfección de belleza que representa el David de Miguel Ángel. Pero este David, el David de Rojas dialoga en su belleza con la ruina, es una historia sobre el deterioro ya que le falta parte de una pierna.


La belleza perfecta degradada en un mundo que violenta continuamente al ser humano, un mundo que ha perdido sus valores, una reflexión sobre el mundo actual.

+Información:

http://www.sicardi.com/Artists/profile.cfm?artistid=130
http://salonkritik.net/Miguel Ángel Rojas.php
http://lugaradudas.org/publicaciones/vitrina_miguel_angel_rojas.pdf

10 comentaris:

Uno ha dit...

Otro descubrimiento que me regalas, gracias.
Hay obras que me gustan mas que otras: el lado voyeur, por supuesto.
Paso del discurso de M.A.Rojas, y del de casi todos los artistas, porque me aburren enormemente pero aprecio su búsqueda.

Un abrazo

ixilik ha dit...

La del David, es para darle vueltas.
Las mirillas distantes, hacen mas marginal , lo que fotografían, se palpa la clandestinidad de los urinarios

Joaquinitopez ha dit...

Completamente de acuerdo con Uno y desde luego fascinado con ese David amputado.
Una maravilla
Un abrazo

pon ha dit...

Sacralidad artística, mon dieu!!!

Joao Baptista ha dit...

Interessante e diferente

Xavier ha dit...

La morbositat perversa de mirar per un forat es tan natural com el fet de menjar.
Es la part “voyeur “que no tots reconeixem , per pudor, vergonya o per la forma d’educació reprimida que em rebut.
Realment aquest David es d’una bellesa esfereïdora.
Una abrasada.

senses and nonsenses ha dit...

me ha encantado.
"lo real" de la/s realidad/es se encuentra en los márgenes.

cómo no le va a gustar a Uno las de la mirilla!!!

Pilar ha dit...

Me gusta la belleza que señala lo social, es un largo debate, pero seguramente no existe otra que no lo haga. En el caso de
iguel Ángel Rojas, al que he seguido en algún momento, admiro de él la limpieza que tiene del mensaje, que lo hace bondadoso. Del vídeo me han encantado sus palabras secillas explicando sus objetivos, y el paseo que generosamente nos ofrece.
Un besazo, pjota, qué bien se está en tu blog, cuántas cosas interesantes.

yudi yudoyoko ha dit...

es el "core" de voyeurism...
muy bueno!

Justo ha dit...

Tras esa panorámica de sus obras, no veo exagerado el adjetivo de sacro..