divendres, de juny 27, 2014

"Laelius, De Amicitia", Ciceró



En "Laelius de Amicitia", (en línia aquí), Ciceró ens porta a través d'un llarg diàleg sobre la naturalesa de l'amistat. El diàleg és entre Gaius Laelius i els seus fills i amics, Laelius reflexiona sobre Escipió l'Africà, el seu estimat amic que acabava de morir. Els personatges parlen de la naturalesa de l'amistat, el que fa un bon amic, i com els amics es lamenten pels altres quan un està perdut. És una molt valuosa referència entorn a "l'amistat" entre dos homes:

[3] Si negara que yo me conmuevo por nostalgia de Escipión, cuán rectamente esto yo haga, los sabios habrán de ver; pero ciertamente mentiría, Pues me conmuevo privado de un amigo de tal clase cual , según creo, nadie nunca será, según puedo confirmar, nadie ciertamente fue; pero no necesito medicina yo mismo me consuelo y especialmente con el alivio que carezco de aquel error por el que muchos suelen angustiarse por la muerte de los amigos. Pienso que nada malo le sucedió a Escipión; si algo malo le sucedió, a mi me sucedió; pues angustiarse gravemente por sus propias desgracias es propio del que ama no al amigo sino a sí mismo. [...]

[6]  Pues la amistad no es otra cosa a no ser el acuerdo de todas las cosas divinas y humanas con benevolencia y amor; ciertamente no se si, exceptuando la sabiduría, algo mejor que esta por los dioses inmortales. [...]

"L'amistat" com el més alta regal per a l'home, més alt que l'amor marital. Ciceró descriu l'amistat no com una necessitat, sinó com part fonamental de la naturalesa humana. Afirma que l'amor d'un pare per un fill és la forma primordial de tota amistat, un pare estima veritablement al seu fill "com un altre jo", d'acord amb la definició d'Aristòtil. Però ell va més allà per parlar de "l'amistat" entre homes, citant dos herois romans com exemple. L'amor conjugal no s'esmenta:

[8] Por lo cual, la amistad me parece más bien surgida de la naturaleza que de la indigencia, más por la aplicación del espíritu con un cierto sentido de amar que por el pensamiento de cuánta utilidad aquella cosa va a tener. De qué clase es ciertamente esto, incluso entre ciertas bestias puede advertirse, las cuales de tal modo aman, un cierto tiempo, a los nacidos de ellas y son amadas por éstos de tal modo que su sentimiento aparece fácilmente. Esto en el hombre es mucho más evidente, primero por aquel afecto que hay entre hijos y padres, que no puede romperse a no ser por un crimen detestable; luego cuando surgió un sentimiento de amor semejante, si hemos encontrado a alguien con cuyas costumbres y naturaleza coincidimos, porque nos parece percibir en él como alguna luz de probidad y virtud.

Nada hay en efecto más amble que la virtud.nada que incite más a amar, porque ciertamente amamos, de algún modo, a causa de la virtud y probidad también a aquellos que nunca vimos. ¿Quién hay que no mencione el recuerdo de C. Fabricio y M.Curio, a quienes nunca vio con algún afecto y benevolencia?. [...]

Pels antics, tant semites com greco-romans, l'amor conjugal no és l'amor central, van veure l'amistat entre dos homes com superior a l'amor d'un home la seva esposa. En les èpoques posteriors, desprès de la decadència de la civilització grecoromana, aquesta exaltació de l'amor entre persones del mateix sexe va ser pervertida relacionant-la amb les relacions pedòfiles.
Ciceró dirà que aquesta amistat supera totes les altres relacions i incorpora la definició d'Aristòtil, que indica que és l'única amistat única que pot sostenir l'home:

[7] Por un lado,  la amistad contiene muchísimas y grandes ventajas, por otro supera ciertamente a todas, porque hace brillar una buena esperanza para el futuro y no permite que los espíritus se debilitan o decaigan. pues quien contempla a un verdadero amigo, contempla como un retrato de sí mismo. [...]

[27] Para mi ciertamente Escipión, aunque me ha sido arrebatado súbitamente, sin embargo vive y vivirá siempre [...]




3 comentaris:

leopold estape ha dit...

Desconeixia aquest text.
Ciceró, a part d'escriure un llatí que ni els seus contemporanis entenien bé del tot, és una ment lúcida. Ell i el jove Pompei van créixer junts i, segurament, van saber molt d'aquest tipus d'amistat entre homes.
Ciceró no hauria estat gaire amic de l'Africà, com tampoc ho va estar de César, al que no va tenir cap problema d'acusar d'haver estat sodomitzat per Nicomedes, possiblement amb més ganes d'enfonsar al seu gran rival polític.

Enric H. March ha dit...

Vaig llegir aquesta obra de Ciceró ara fa 40 anys. Probablement alguna cosa bona em va deixar.

Sébastien Paul Lucien ha dit...

Solo tu para evocar con tanta dedicacion la gran, aventura del pensiamiento antico, gratiam habeo !