dilluns, de novembre 18, 2013

Antonio Corradini y Sebastiano Ricci dos maestros a redescubrir.

 Endimión, Antonio Corradini 

Pocos artistas han tenido tan buena acogida en vida como Antonio Corradini (1668-1752), famoso por sus figuras veladas, un concepto inventado por él y que requiere de amplios conocimientos técnicos. Nacido ocho años después de la muerte de Gian Lorenzo Bernini (1598-1680), fue uno de los pocos escultores venecianos que obtendría reconocimiento en toda Europa. Sus maravillosos mármoles adornaban las cortes de Roma, Nápoles, Viena, Praga y Dresde, donde trabajó por Augusto el Fuerte, llegando a San Petersburgo, donde sus estatuas adornan los jardines del palacio de verano de Pedro el Grande. Endimión, creada alrededor de 1725, es una obra maestra desconocida hasta ahora aunque sí referenciada, y uno de los trabajos más refinados e importantes de Corradini, y puede haber sido hecho para Jardín de verano del zar. El Conde Raguzinsky, que vivió en Venecia y realizaba encargos para Pedro el Grande, elogió el dominio del oficio de Corradini llegando a denominarlo "escultor glorioso".


En Italia, en la década de 1720, el mito de Endimión estaba muy de moda. En 1721 el joven poeta Pietro Metastasio (1698-1782) compuso una serenata dedicada al joven héroe, un texto que mas tarde fue musicado por Johann Christian Bach, entre otros. En la mitología clásica Selene (diosa de la Luna), enamorado del mortal Endimión, le pidió a Zeus que lo sumiera en un sueño eterno, un sueño cargado de erotismo.



"Endimione", Ópera en dos actos, estreno 1772, Londres.
Johann Christian Bach
Libreto: Pietro Metastasio
Aria di Amore: Se s'accende in fiamme ardenti
Amore: Jörg Waschinski
Orquesta: Capella Coloniensis
Director: Bruno Weil


Como he comentado anteriormente la existencia de esta escultura es atestiguada por el barón de Montesquieu (1689-1755), filósofo y una de las figuras capitales de la cultura occidental. En una entrada en sus notas de viaje de su visita a Venecia en 1728 se lee "Actualmente hay un escultor en Venecia, llamado Corradino, un veneciano que hizo un Adonis, que es una de las obras más bellas que uno puede ver: usted juraría que el mármol es de carne, uno de sus brazos cae descuidadamente, como si careciera de soporte". Las investigaciones indican que Montesquieu se refiere probablemente a esta escultura. En primer lugar, su descripción se corresponde con ella, la suavidad naturalista que caracteriza su brillante mármol pulido y el brazo caído de forma descuidada. En segundo lugar, es fácil confundir a Endimión con Adonis, su iconografía es prácticamente idéntica: ambos son cazadores y por lo tanto se les representa acompañados de un arco, flechas y un perro. En tercer lugar, no hay ninguna escultura, que se sepa, que represente a Adonis creada por Antonio Corradini.

Endimión durmiente, Antonio Canova

Si el Endimión encargado por Pedro el Grande se quedó en el estudio del artista en Venecia, donde con toda probabilidad, fue visto por Montesquieu en 1728, puede ser debido a la muerte, en 1725, del zar. Lo cual explica que el trabajo nunca fue enviado a Rusia. Por otra parte existen indicios y coincidencias que atestiguan la importancia de esta obra. Antonio Canova (1757-1822), el gran escultor neoclásico, debió conocer el trabajo de Corradini, ya que sin duda influyó en su Endimión durmiente, ejecutado entre 1819 y 1822 para William Cavendish, sexto duque de Devonshire. Así el Endimión de Corradini, esta maravillosa escultura une dos grandes etapas de la historia del arte europeo, formando un puente entre Bernini y Canova.
La victoria de David sobre Goliat, Sebastiano Ricci

La victoria de David sobre Goliat de Sebastiano Ricci (1659-1734)es una obra maestra recientemente redescubierta, Ricci un importante pintor decorativo delantero de la escuela barroca de Veneciana. Esta conocida historia Bíblica se utiliza para simbolizar el triunfo del ideal, de la vida sobre la muerte. En esta obra inédita, la espada finamente cincelada se coloca en diagonal para dirigir la mirada del espectador y brilla en todo su esplendor, haciendo hincapié en la grandeza del objeto que no sirvió de nada frente a la inteligencia, la astucia, el coraje y la fe del joven pastor de Belén.

Nacido en el Veneto, Ricci, se traslada a Venecia con tan sólo quince años, ciudad que se ve obligado a abandonar rápidamente en 1681, tras haber dejado embarazadas a dos mujeres y envenenado a un compañero artista. Desde entonces llevó una vida itinerante, trabajando en numerosas ciudades italianas, así como Flandes, Francia y Alemania. A finales de 1711 se trasladó a Londres. Si bien son pocos los trabajo decorativos que se conserva, la Resurrección en el ábside de la capilla del Hospital Real (Chelsea) y algunos grandes lienzos sobre la escalera de Burlington House (ahora sede de la Royal Academy), su obra está está bien representada en el Royal Collection. En 1717 regresa definitivamente a Venecia.

9 comentaris:

Galderich ha dit...

Es curioso como la Historia del Arte pasa de Miguel Ángel a Bernini i de allí a Cánova i Rodin dando saltos que dejan por el camino a otros escultores de gran valía como estos...

Es el problema que tienen el ser sintético...

Moisés ha dit...

Hay dos cosas que me ha hecho pensar al leer tu post:

*Por un lado, admiro la difícil habilidad humana de esculpir una piedra dura como el mármol para que parezca carne suave y delicada, como en el caso del Endimión de Corradini o de Cánova.
*¡Cuántos artistas geniales han salido de Venecia o de su región! Es impresionante lo que ha dado al mundo del arte esa tierra.

Un abrazo

El Deme ha dit...

Hubo una época en que el cuerpo humano era algo hermoso que enseñar, lucir, disfrutar, imaginar. Luego hubo que taparse.

Sébastien Paul Lucien ha dit...

Fascinante ese Endymion ! de nuevo despertaste toda mi inspiracion ! gracias

senses and nonsenses ha dit...

...o, en mi caso, descubrir a dos grandes maestros.
qué delicadeza! tanto el Endimión de Corradini, como el David de Ricci que me encanta.

Florestán ha dit...

Una maravilla, Javier.
Cuando veo lo que hoy en día dicen que son esculturas, y después veo éstas,...pienso que en algunas cosas vamos hacia atrás....

Petons del Florestán

Uno ha dit...

Espero que detuvieran a Sebastiano cuando volvió a Venecia que lo cortés no quita lo valiente. Preciosas obras de dos artistas que desconocía. O de tres porque a este Metastasio nunca lo oí nombrar (recordaría ese nombre).

MM de planetamurciano.tk ha dit...

Y tan reivindicable...He estado AÑOS estudiando arte y jamás me lo ha mostrado nadie.
Muy chulas las esculturas, sí señor.

Enric H. March ha dit...

Caray con Ricci!
Es difícil saber solo a través de las historias del arte qué caminos las inflencias personales. Como en este caso, muchas otras veces se han perdido por el camino obras y artistas sin los cuales sería difícil explicar cierta inspiraciones y evoluciones. Pero como dice Galderich, la síntesis, las elecciones y los cánones se quedan solo con lo evidente.