dilluns, d’octubre 14, 2013

Pequeño homenaje a un gigante: Patrice Chéreau


El pasado siete de octubre nos dejaba el director de cine, teatro y ópera además de productor, actor y guionista Patrice Chéreau. Probablemente el grueso del público le conozca Más conocido por sus películas, "Reina Margot" (1994) o la impactante "Su hermano" de 2002 (una película que ofrece una serena visión sobre la difícil relación entre dos hermanos, uno homosexual el otro heterosexual. En la que uno nota cómo si detrás hubiera un arduo trabajo de reconciliación con uno mismo), que por sus puestas en escena de teatro y ópera; para mi era alguien digno de admiración, una figura fundamental dentro de la escena cultural europea, alguien que supo imprimir su sello personal, al margen de modas y modos, a toda su obra. Por eso Bajo el Signo de Libra rinde justo homenaje a alguien que dejó una tremenda huella en todo lo que hizo, una huella fácilmente identificable.


Lo fácil sería basar este recuerdo en el aspecto más fácil y reconocido del gran público, pero no, me remontaré al año 1976 y al festival de Bayreuth, donde se producirá la feliz conjunción de tres genios para dar vida a un montaje mítico de tetralogía wagneriana.Pierre Boulez a la batuta, la impagable música de Wagner y la estupenda puesta en escena de Chéreau darán vida a "Der Ring des Nibelungen" ( Canon de Bayreuth ), compuestas por Richard Wagner entre 1848 a 1874, basadas en figuras y elementos de la mitología germánica, particularmente Sagas islandesas, así como de "El cantar de los nibelungos". Estas óperas son "El oro del Rin" (Das Rheingold), "La valquiria" (Die Walküre), "Sigfrido" (Siegfried) y "El ocaso de los dioses" (Götterdämmerung).


También le debemos el impagable favor de habernos descubierto al último gran clásico de la dramaturgia europea,  Bernard-Marie Koltès. A quien descubriría en 1979 y de quien dirigiría sucesivamente "Quai Ouest" en 1986; "En la soledad de los campos de algodón" en 1987 y "De vuelta al desierto" en 1988. Bernard-Marie Koltès, una figura, hoy en día fundamental, que tal vez hubiera pasado desapercibida sino hubiera sido por Patrice Chéreau. Son tantas las cosas que debemos agradecerle, que la lista sería interminable, por eso en estos tiempos en los que la penuria intelectual nos atenaza debemos reconocer la genialidad y la excelencia allí donde se encuentra y enaltecerla frente a la mediocridad imperante.

+ Información:
 http://www.unifrance.org/annuaires/personne/85442/patrice-chereau
 http://www.theguardian.com/stage/2011/apr/25/patrice-chereau-director-interview-theatre

4 comentaris:

David Hornero ha dit...

Solo recuerdo de el Reina Margot, intentare hacerme con Su hermano. Gracias por descubrirnoslo aunque sea de manera postuma. Un abrazo.

Uno ha dit...

No he disfrutado de su trabajo fuera del cine aunque si había oido de su buen hacer en el teatro. Volveré a ver este vídeo de El anillo de los Nibelungos, que recientemente conseguí ver completo con la puesta en escena de la Fura

senses and nonsenses ha dit...

no me había enterado de la noticia. me encantó Su hermano, pero he de confesar que me dormí con La Reina Margot.
no sabía lo de Koltès.

Sébastien Paul Lucien ha dit...

Le dernier seigneur.... su trabajo con Bernard-Maroe Koltes quedara como su mas grande co,tribucion a la nueva dramaturgia... Su mise en scène de PHEDRE tambien es espabullante !