divendres, de juny 21, 2013

El Japonismo la fascinación por Oriente



Durante la segunda mitad del siglo XIX, toda Europa cae rendida ante la fascinación producida por el arte japonés dando lugar a un movimiento artístico muy conocido internacionalmente, pero no tanto aquí, el japonismo, una de las expresiones artísticas más ricas y poliédricas del siglo XIX, que dejó su huella en la obra de artistas del impresionismo, del postimpresionismo, del simbolismo e incluso de la vanguardia.

1830-33, Katsushika Hokusai, Treinta y seis vistas del Mount Fuji, "La Gran Ola desde la costa de Kanagawa

1868, James Tissot, Retrato del Principe Tokugawa Akitake, Tokugawa Museum

1870, Kusakabe Kimbei. Mujer bajo la lluvia. Biblioteca de Catalunya (Barcelona)

1872, Alfred Stevens, La parisina japonesa, c-1872. Musee d'art Moderne et d'art Contemporain, Lieja

En España, el japonismo nació hacia 1870  alcanzando su mayor auge a finales de siglo. Catalunya dispone de un conjunto de obras de este movimiento que sorprende por su diversidad y riqueza estética, así como por lo poco conocido, con lo cual uno acaba llevándose una gratísima sorpresa. Entre los artistas que más destacan obviamente Marià Fortuny que fue su impulsor, Joan Miró o Pablo Picasso.

1880, Jose-Villegas, "Juegos Orientales". Coleccion Fundacion Cajasol

1880-85, Raimundo Madrazo, "La lectura". Colección Carmen Thyssen Bornemisza

1881, Edouard Manet "Crisantemos", Museum of Modern Art Ibaraki

1887, Asahi Yaki Tokyo, Gottfried Wagener, "Gran plato decorativo con carpas"1887.Colección particular

1892, Santiago Rusinol, "La butte", MNAC (Barcelona)

1892, Toulouse Lautrec "Divan japonais". Victoria and Albert Museum (Londres)

1894, Francesc Masriera, "Joven descansando", Museo del Prado (Madrid)

1894, Toyohara Chikanobu, "Fiesta de la contemplación de las flores del cerezo" (On hanami).Serie: recinto interior de Chiyoda

1895, William Merritt Chase, "El quimono" Fundación Colección Thyssen Bornemisza

1897, "Sombras", Ramón Casas & Miquel Utrillo, Coleccion Jordi Carulla

1899, Alexandre de Riquer "Crisantemos". Colección Graells-Castellà 

Más de trescientas obras entre las que se encuentra la reconstrucción del pabellón japonés de la Exposición Universal de 1888, exquisitamente escogidas, abarcando un timeline que va desde 1870 hasta la Guerra Civil. Pintura, grabado, cerámica, ilustración, joyería, mobiliario, etc, que nos acercan el momento en que el impacto japonés caló con hondura en la mentalidad y en el gusto europeo, un impacto que llegó en el momento justo, acompañado por la sinuosidad del modernismo y que desde entonces no nos ha abandonado.

1901, Pablo-Picasso, "Sadayakko", Colección Pieter y Olga Dreesmann, Bruselas

1902, P.Tera "Cigarrillos París" Museu d'Olot (Olot)

1902, Ramon Casas, "Sadayacco", MNAC (Barcelona)

1905, Adolf Beckert, "Vase", Museo de Artes Decorativas (Madrid)

1917, Joan Miró. "Retrato de Enric Cristòfol Ricart", MoMa, Nueva York

1918-1923, Salvador-Dali "Biombo", Fundacio Gala Salvador Dali (Figueres)

1920, Cristobal Balenciaga, Bata estilo quimono", Cristobal Balenciaga Museoa


+ Información:

http://obrasocial.lacaixa.es/nuestroscentros/caixaforumbarcelona/japonismo_es.html
http://cultura.elpais.com/cultura/2013/06/14/actualidad/1371236324_775580.html


7 comentaris:

Galderich ha dit...

Caldrà anar a veure-la!

Enric H. March ha dit...

Hi aniré ara al migdia. És un tema fascinant, el japonisme, i immensa la repercusió que va tenir (i té) en l'art occidental des de mitjan segle XIX. És, a més, un plaer pels sentits en tota l'extensió del terme.

Si no l'has vist, i si et ve de gust, Javier (i companyia), et deixo l'enllaç a un petit assaig: "De pops i pubis: la representació del plaer"

http://enarchenhologos.blogspot.com.es/2012/04/de-pops-i-pubis-la-representacio-del.html

Joaquinitopez ha dit...

Ojalá viniera a Madrid. El japonismo, aunque a Occidente le cueste reconocerlo, cambió nuestra realidad mucho más de lo que se quiere reconocer. Desde la joyería a la vestimenta, desde la pintura al arte de la peluquería todo cambió con el descubrimiento del arte japonés, de una parte del arte japonés, la más tópica.
Interesantísima entrada
Un abrazo

Uno ha dit...

Excelente entrada. El museo del Prado expone ahora dos maravillosos biombos japoneses de la escuela Rimpa.


senses and nonsenses ha dit...

qué heterogénea la muestra, unas cosas me interesan más que otras.
aunque en general no tengo ninguna inclinación por lo oriental, me quedo con el Miró, y con esos "Crisantemos", que ya colgaría en cualquiera de mis paredes.

un abrazo.

Sébastien Paul Lucien ha dit...

Que regalos para los ojos esas imagenes ! soy tan japonista que me da miedo ir a Japon y encontrarme con un arealidad tan lejana d emi fantasia... me quedo aqui con mi kimono tomando té ....

@ELBLOGDERIPLEY ha dit...

Interesantísima exposición, aunque eran minorías, probablemente los veo más refinados a finales del XIX-principios del XX que ahora con la "archi-invasión" del sushi y del tofu en cajitas de plástico, que es otro japonismo un poco desde misteriosos polígonos :-). Todo cambia, pero veo más ensoñación y estilo en los objetos y figuras de antaño, no lo sé.
Petons!