divendres, de gener 25, 2013

Català-Roca: El Testimonio de una Época

1953, Autorretrato

Considerado por muchos como el mejor fotógrafo catalán del siglo XX, Francesc Catalán Roca (Tarragona, 1922 - Barcelona, ​​1998) nació en el seno de una familia vinculada a la fotografía. Su padre fue Pere Català i Pic, conocido por sus fotografías vanguardistas, y tanto Francesc como su hermano Pere continuaron la pasión paterna por la cámara.
Tras estudiar Bellas Artes, Francesc Català Roca colaboró ​​con su padre, lo que le facilitaría el contacto con los grupos de vanguardia del momento. Comenzó a trabajar para revistas y periódicos, con 25 años abrió su propio estudio. En 1953 hizo su primera exposición individual, y al año siguiente comenzó su colaboración con la editorial Destino para hacer fotografías para guías de viaje. A partir de aquí Francesc Català Roca viajó constantemente en Vespa o con su coche 600 recorriendo toda la geografía española, haciendo todo tipo de reportajes. Las fotografías resultantes fueron un shock en la época, ya que mostraban una forma completamente diferente de trabajar: con una composición limpia, el uso cuidadoso de la luz natural y sin puesta en escena, las imágenes se convertían en documentos llenos de verdad y belleza al mismo tiempo . Un estilo fotoperiodístico emparentado con el estilo de la agencia Magnum y revistas como "Life", muy ajeno al estilo imperante en España en la época.


1948,Via Laietana, Barcelona

1950, Publicidad

1950, Sastreria del Carrer Hospital de Barcelona

Francesc Català Roca trabajó incansablemente y obtuvo numerosos reconocimientos: el Premi Ciutat de Barcelona dos veces (1951 y 1952), los premios nacionales de las artes plásticas del Ministerio de Cultura (1983) y de la Generalitat de Cataluña (1991), la cruz de Sant Jordi (1992) y la Medalla de Oro al mérito artístico (1993). Cuando murió dejó un archivo de más de 350.000 fotografías, cedido en 2008 por sus hijos, también fotógrafos, en el Colegio de Arquitectos de Cataluña.

1952, Antoni Tàpies

1953, Salvador Dalí

1953, Un operario regando el Paseo de Recoletos de Madrid

1953, Marineros de visita en el Barrio Chino (El Raval). Barcelona


1954, Generación de los cincuenta. Provincia de Cuenca

1954, La Chunga y Miró en un local del carrer Escudellers

1955, Señoritas en la Gran Vía, Madrid

1961, Cartagena

1967, La Azohia

1967, Los Nietos

1968, Cartagena

1968, Mercado de La Unión

Años 70, Josep Pla en Mas Llofriu

Previamente:

Bajo el Signo de Libra: La Mirada de Josep Brangulí Soler: Un Mundo en Transformación
Bajo el Signo de Libra: Joan Colom Altemir: Las gentes del Raval
Bajo el Signo de Libra: Xavier Miserachs: Barcelona en Blanco y Negro
Bajo el Signo de Libra: La Mirada de Leopold Pomés

+ Información:

http://www.catala-roca.com/

8 comentaris:

Mª Trinidad ha dit...

Una maravilla de fotógrafo y estupendas fotos en tu post Javier, esos fotógrafos irrepetibles, tú ya sabes que me vuelven loca esas fotos, no me canso de mirarlas y disfrutar con ellas.
Un abrazo y Bona Nit.

Galderich ha dit...

Discutir si es el mejor no aporta nada pero de lo que no hay duda es que és uno de los imprescindibles. Fenomenal selección (difícil porque muchas se quedan fuera) con una de mis preferidas: la mirada de Miró con la Chunga.

Uno ha dit...

Nada podría yo añadir a todo lo que se ha dicho y escrito sobre este enorme fotógrafo. Lo que hubiera dado yo por ir de ayudante en ese 600.

Florestán ha dit...

Esplendidas fotografías de un genial fotógrafo, que también disfruté en una emocionante exposición en un lugar casi perfecto, Can Framis en el 22@.

http://florestanbcn.blogspot.com.es/2012/11/agusti-centelles-en-can-framis.html

Petons

Joaquinitopez ha dit...

No se que me conmueve más si la calidad de las imagenes o los ambientes que captan y que siendo tan cercanos hemos olvidado tan deprisa. Magnífico.

Sébastien Paul Lucien ha dit...

Tuve el placer de descubrirlo en una muestra en Barcelona en 2011. Maravilloso, un gran de la fotografia humanista.

El Deme ha dit...

Un fotógrafo muy interesante, con un extraordinario trabajo. Este tipo de testimonios nos ayudan a entender mejor la pequeña historia cotidiana.

Justo ha dit...

La foto de la sastrería es un pasote..