dimarts, desembre 18, 2012

Gregorio Prieto: El pintor de la Generación del 27


Gregorio Prieto nace en Valdepeñas, Ciudad Real, en el seno de una familia de carácter conservador, lo cual no le impedirá realizar estudios artísticos en la Academia de San Fernando (Madrid), aún contando con la oposición paterna.
En 1924 conocerá a Federico García Lorca y a Luis Cernuda, con quienes entablará estrechos lazos de amistad, como atestiguan las obras en las que ambos poetas son protagonistas, y que influirán en su obra. Coincidió por primera vez con Federico en el Museo de Arte Moderno de Madrid, durante la inauguración de una exposición de las primeras creaciones pictóricas de Prieto. Años después de este encuentro, Gregorio Prieto comentó: "desde el primer instante que nos conocimos personalmente, una corriente de comprensión artística y humana nos unió en franca amistad".
Viajero incansable, residirá entre otros muchos lugares en París, Grecia y Roma, en esta última como pensionado y donde, en 1929, conocerá y entablará amistad con Eduardo Chicarro dando lugar a una colaboración artística que será el embrión del futuro movimiento Postista (asunto que fue tema de una entrada anterior: "El Postismo: Gregorio Prieto & Eduardo Chicarro Briones").

1928-1932, Mediterráneo.

1929-1930, El sueño del Titán

1930, Danza del espectro marinero

1930, Luna de miel en Taormina

1930, Marinero recostado y muchacha

1930, Marinero griego

1931-32, Los maniquíes

1933-1953, El centro del mundo

En 1935 la editorial francesa GLM le editará  "Matelots" una obra compuesta por doce dibujos en los que Prieto enlaza su obra con la de Jean Cocteau, al volcar en ella su fascinación por los marineros, un tema muy cercano a la obra gráfica del genial francés con esa inigualable mezcla de inocencia, adolescencia y fuerte virilidad.

1934-1935, Serie Mathelots

1934-1935, Serie Mathelots.

1936-1938, Deportistas en reposo

1936, Retrato de Federico García Lorca

1939, Luis Cernuda

Al estallar la Guerra Civil, Gregorio Prieto se refugiará en Londres, donde se reencontrará con Luis Cernuda. Luis Cernuda y Gregorio Prieto se habían conocido en 1924 durante una tertulia en casa de Concha Albornoz. Pero sería a partir de 1939, durante el exilio en Gran Bretaña, cuando, a pesar de sus diferencias de carácter, se consolida su amistad. Ambos se separarán en 1947 cuando Cernuda marcha a Estados Unidos.

"Pertenece Gregorio Prieto a una generación artística española —que poco antes de la guerra civil había alcanzado plena madurez— compuesta casi exclusivamente de pintores y poetas. Tal coincidencia circunstancial es tanto más curiosa cuanto que si en algunos de sus poetas, como ocurre con Federico García Lorca, lo plástico se superpone a veces a lo lírico, en cambio en algunos de sus pintores, como ocurre con Gregorio Prieto, lo lírico se transparenta a veces bajo lo plástico".

Luis Cernuda

Luis Cernuda (1940)

Luis Cenuda dedicará dos poemas a su amigo Grgorio Prieto, "Jardín antiguo", fechado en Londres en 1939, y "El amigo", escrito la Nochebuena de 1944

Jardín Antiguo

Ir de nuevo al jardín cerrado,
Que tras los arcos de la tapia,
Entre magnolios, limoneros
Guarda el encanto de las aguas.

Oír de nuevo en el silencio
Vivo de trinos y de hojas,
El susurro tibio del aire
Donde las almas viejas flotan.

Ver otra vez el cielo hondo
A lo lejos, la torre esbelta
Tal flor de luz sobre las palmas:
Las cosas todas siempre bellas.

Sentir otra vez, como entonces,
La espina aguda del deseo,
Mientras la juventud pasada
Vuelve. Sueño de un dios sin tiempo.

Luis Cernuda en Cambridge (1945)

El Amigo

Los lugares idénticos parecen,
las cosas como antes,
más él no está, ni la luz, ni las hojas,
y en esta calma hacia el final de año,
llevas la soledad por toda compañía.

Es grato errar afuera,
ir con tu sombra, recordando
lo pasado tan cerca en lo presente,
crecida y su flor sin tiempo.
¿ Es esta soledad si así está llena?

El mediodía ahora, con su cielo
que se acerca velado
al río de aguas ciegas,
vuelve hacia ti la historia,
íntimo y silencioso como un libro.

En su sosiego crees
que una forma ligera se encamina
dulcemente a tu lado,
como el amigo aquel, cuando las hojas
y la luz, luego idas con él mismo.

Le llamas ido, y no semeja
su vida, transcurriendo a la distancia,
espectro de la mente hoy,
sino vida en la tuya, entre estas cosas
que le vieron contigo.

Negado a tu deseo, hallas entonces,
que si tocas tu mano es como su mano,
que si miran tus ojos con sus ojos,
y tu amor en ti mismo
tiene cuando le dio y en él perdiera.

No le busques afuera. El ya no puede
ser distinto de ti, ni tú tampoco
ser distinto de él: unidos vais,
formando un solo ser de dos impulsos,
como al pájaro solo hacen dos alas.


1944, Frontispicio para el programa de una exposición de dibujos y pinturas inspirados en la obra de Lorca, Heffer's Gallery, Cambridge, Octubre - Noviembre 1944

Prieto desde el exilio mantendrá viva la memoria de Lorca, así en 1939 realiza los decorados de "La zapatera prodigiosa", representada en el King’s College. Ese mismo año publica el libro "García Lorca as a Painter" y, a partir de entonces, incluye sus retratos en varias exposiciones. En 1949 analiza el color en la poesía y los dibujos de Lorca en la introducción del libro "Dibujos de García Lorca"



1955, S/T

1966-1969, Sueño del marinero

En 1949, Gregorio Prieto, regresará a España, donde continuará desarrollando su obra artística y manteniendo viva la memoria de su amigo, en 1969 publicará "Lorca en color" y en 1972 "Lorca y su mundo angélico". En 1979 colabora en el cuaderno 13 dibujos de Lorca, editado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Gregorio Prieto fallece en 1992 en su Valdepeñas natal, y caso extraño en España y digno de alabanza será esta ciudad la que se encargará de custodiar su legado artístico mediante la creación de un museo. A pesar de habersele tributado numerosos homenajes aún a día de hoy su obra no acaba de ocupar el lugar que le corresponde dentro del panorama artístico nacional.

1966-1969, Tres cosas a conseguir

Apéndice:
El 11 de agosto de 2011 se editan, bajo el título "Escrito en el agua", las memorias de Pedro Menchén, en las cuales podemos adentrarnos en un mayor conocimiento de la figura de Gregorio Prieto. Una aproximación íntima ya que Menchén y Prieto mantuvieron, durante dos años, una tormentosa relación sentimental en la que seguramente debió pesar la gran diferencia de edad entre ambos, Menchén tenía 26 ó 27 años mientras que Prieto contaba ya unos 80 años.


"Escrito en el agua"
Pedro Menchén, Ed.: Odisea, 2011
ISBN 9788492609994

"Memoria personal en la línea de las grandes autobiografías de nuestro tiempo, a medio camino entre Las cenizas de Ángela y Antes que anochezca; Escrito en el agua es, sobre todo, un ejercicio de introspección, tan riguroso como honesto, en el que su autor no elude los temas más espinosos ni sus propias culpas y responsabilidades. Pero este libro es también muchas cosas más: es la crónica dolorida y sentimental de una generación y de una época; es un canto a la amistad y a la deslealtad; es un grito de horror ante la fugacidad de las cosas. Y es, asimismo, el autorretrato “sin retoques” de un perdedor que triunfa sobre la hipocresía y la mendacidad circundantes.
Con un estilo ameno, sobrio, contenido, sin falsos alardes, pero provisto siempre de la palabra justa, con la ironía y la sutileza que le caracterizan, Pedro Menchén nos relata en este libro la aventura de su vida, una vida llena de pequeños pero fascinantes acontecimientos que examina exhaustivamente. Pedro Menchén nos habla también aquí de su relación con Francisco Umbral y Gregorio Prieto (el pintor de la Generación del 27 que presumía de haber sido amante de Lorca), a quienes conoció en su juventud y a los que dedica sendas etopeyas impagables."

Referencia de la Editorial Odisea

Entrevista a Pedro Menchén:
http://elblogdeodiseaeditorial.blogspot.com.es/2011/04/las-decisiones-tienen-siempre-sus.html

Previamente:

Bajo el Signo de Libra: El Postismo: Gregorio Prieto & Eduardo Chicharro Briones
Bajo el Signo de Libra: Los dibujos de Federico García Lorca

+ Información:

http://www.residencia.csic.es/bol/num4/expo.htm
http://elpais.com/diario/1997/12/23/cultura/882831601_850215.html
http://www.gregorioprieto.org/
http://es.wikipedia.org/wiki/Gregorio_Prieto
http://www.johncoulthart.com/feuilleton/the-art-of-gregorio-prieto-1897-1992/
http://xacc.blogspot.com.es/2012/10/gregorio prieto
http://leopoldest.blogspot.com.es/2012/05/gregorio-prieto-el-pintor-del-27.html



19 comentaris:

tecla ha dit...

Entrada magistral, Javier. Me gusta el de la luna de miel en Taormina. Me fascina el Teatro de Taormina.
Me sugiere ideas y sueños. Embrujo.

Yo también hice un cuadro de Taormina.
No es que me saliera igual, pero el sentimiento.....
En fin.
Si lo encuentro te lo enseñaré.

Mª Trinidad ha dit...

Bueno, por fín me deja comentar, a través del FB, no me deja, y solo con el Chome, me ha dejado.
Maravillosas pinturas, dibujos y poesía de tu estupendo post, me ha gustado mucho, y para ponerte el comentario me ha costado, suerte que tengo opciones, ya me está ocurriendo varias veces, no se si será cosa de bloguer.
un abrazo y te felicito por tu blog, de nuevo, hay, hay, lo que me estaba perdiendo yo, apreciado Javier, y como nos leeremos más adelante ya te felicitaré las fiestas, un abrazo virtual.

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Un pintor con múltiples lecturas, un tanto víctima de la época que le tocó vivir y que por desgracia aún no ocupa el lugar que le corresponde.

Javier Arnott Álvarez ha dit...

La verdad es que no entiendo el motivo por el cual no te dejaba comentar, es extraño, aunque últimamente con tantos vaya uno a saber. Me alegra que te haya gustado la entrada.

Xim ha dit...

Nada sabía de este señor, muy interesantes las imágenes, sobre todo esos dibujos homoeróticos a lo Cocteau...besotes navideños

Uno ha dit...

Mira qué pretexto tan bueno para visitar Valdepeñas. Si que está olvidado.

Anònim ha dit...

Se olvida aquí el libro de Pedro Menchén "Escrito en el agua", en el que hay un capítulo bastante largo dedicado a Gregorio Prieto a mi juicio muy interesante.

MANUEL DELGADO ha dit...

Como tantas veces, no sabía nada de este tío, me gustan más los dibujos y los collages. En general, me gustan mucho los dibujos de esos años, tienen un trazo especial, no sé, una definición distinta, o que me llega a mí de otra manera...

besinos

El Deme ha dit...

Un solo ser de dos impulsos.
Cuando llegas a conectar con alguien así en la vida, verdaderamente es un amigo perfecto.
Interesante y desconocido Gregorio Prieto.

@ELBLOGDERIPLEY ha dit...

Había oído hablar hace tiempo del Museo de Valdepeñas y conocía dos dibujos y el retrato de García-Lorca. Es verdad que no ha sido justamente reconocido, aunque como dibujante más. Como dice Uno la verdad que la visita a ése Museo tiene que ser bastante curiosa e interesante...Puede ser una sugerencia estimulante para 2013 y re-descubrirlo gracias a tu difusión.
Petons!

senses and nonsenses ha dit...

¡Qué gozada! había visto algunos de los dibujos, pero apenas conocía de él su nombre.
El sueño del Titán me encanta, no me importaría nada que me lo regalaran. Los collages me parecen tb superbonitos.
pero, ¿cuánto de amigos eran Prieto y Cernuda?

Javier Arnott Álvarez ha dit...

El arte español está lleno de sorpresas, algunas pertenecen a la oficialidad otras no, es una pena que nuestra visión siempre sea parcial.

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Y de paso echar unos vinitos, que nunca viene mal.

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Gracias por la aportación, lo investigaré !!!

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Cuando miramos una obra y la miramos con sinceridad, esta nos manda un mensaje, este rara vez coincide con el que reciben los demás. Esa es la grandeza del arte.

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Por desgracia no es un pintor demasiado publicitado, a mi entender es un error que debería ser corregido.

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Me alegra produciros inquietudes.

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Buena pregunta, aunque la respuesta creo que de momento no existe.

Justo ha dit...

Me ha resultado maravilloso, verdaderamente.. y no exagero un ápice. Me sonaba su nombre, pero lo cierto es que no le conocía, por lo que te agradezco mucho esta presentación.

No, desde luego que no ocupa el lugar que le corresponde. Pero de qué nos vamos a sorprender..