dimecres, de novembre 07, 2012

Lord Byron: Peregrinaje hacia Eros.

 Lord Byron by GH Harlow, c1815

Ningún poeta ha llegado ha fascinar a sus contemporáneos en la misma medida que Byron. Su poesía disfrutó de una popularidad inmediata, algo inconcebible en nuestros tiempos. Su encanto aristocrático, su belleza, su extravagancia, sus asuntos personales, sus amoríos, los rumores sobre la ruptura de su matrimonio, un posible incesto, verdades, leyendas, tergiversaciones, exageraciones de una más que dudosa heterosexualidad y la enorme influencia que ha ejercido sobre escritores, pintores y músicos como Berlioz, Rossini, Schumann y Tchaikovsky es algo que no ha dejado de fascinarnos a lo largo del tiempo.

Lo que no se entiende es el ocultamiento de la bisexualidad de Byron, algo que era conocido por sus propios contemporáneos y que no obstante ha sido ocultado o tergiversado durante mucho tiempo. Este aspecto de la naturaleza de Byron puede dar lugar a dos lecturas paralelas, debido a la destrucción de documentos que serían básicos para conocer la verdad. Por un lado un Byron con esporádicas relaciones homosexuales o un Byron con esporádicas relaciones heterosexuales.

El tabú de la homosexualidad en Inglaterra y las medidas punitivas en contra de ella (incluyendo frecuentes ejecuciones) alcanzaron su cenit durante la vida de Byron. A pesar de esta hostilidad hacia la homosexualidad, había al mismo tiempo un notable culto hacia la amistad "romántica" entre los chicos de las escuelas privadas inglesas, bien atestiguada por autores como Benjamin Disraeli, Leigh Hunt, y Percy Bysshe Shelley.

Inspirado en la tradición literaria y sus propias inclinaciones personales, Byron escribió un número significativo de poemas basándose de sus sentimientos hacia los chicos en la escuela Harrow. Estos aparecen en dos colecciones: "Fugitive Pieces" (1806) y "Poems on Various Occasions" (1807), que Byron imprimiría de forma privada durante su estancia en Cambridge. La propia Lady Caroline Lamb, amante de Byron en 1812, llegaría a decirle a la esposa de Byron que el propio Byron le había confesado el hecho de haber tenido relaciones "poco naturales" con sus compañeros de colegio.

Retrato de George Gordon Byron, 6th Baron Byron,  James Holmes (1815)

En 1807, Byron publicó "Hours of Idleness", en el que censuró algunos poemas y del que suprimió "The Cornelian" el más personal y reveladora de ellos. Dos años antes había conocido y se había enamorado con John Edleston, un joven del coro del Trinity College. "The Cornelian" se recoge un momento muy emotivo en su historia de amor.

The Cornelian

No specious splendour of this stone
Endears it to my memory ever;
With lustre only once it shone,
And blushes modest as the giver.

Some, who can sneer at friendship’s ties,
Have, for my weakness, oft reprov’d me;
Yet still the simple gift I prize,
For I am sure, the giver lov’d me.

He offer’d it with downcast look,
As fearful that I might refuse it;
I told him, when the gift I took,
My only fear should be, to lose it.

This pledge attentively I view’d,
And sparkling as I held it near,
Methought one drop the stone bedew’d,
And, ever since, I’ve lov’d a tear.

Still, to adorn his humble youth,
Nor wealth nor birth their treasures yield;
But he, who seeks the flowers of truth,
Must quit the garden, for the field.

‘Tis not the plant uprear’d in sloth,
Which beauty shews, and sheds perfume;
The flowers, which yield the most of both,
In Nature’s wild luxuriance bloom.

Had Fortune aided Nature’s care,
For once forgetting to be blind,
His would have been an ample share,
If well proportioned to his mind.

But had the Goddess clearly seen,
His form had fix’d her fickle breast;
Her countless hoards would his have been,
And none remain’d to give the rest.

(1807)


Byron, que se jactaba de haberse pasado trece años estudiando griego y latín, encontró apoyo para el elemento homosexual en la literatura clásica. Tradujo uno de los poemas de amor de Catulo a Juventius (retitulándolo "Para Elena") y publicó una traducción de "El episodio de Niso y Euríalo" de la Eneida. Así mismo era consciente de la bisexualidad de Horacio y de Virgilio.

John Cam Hobhouse, Baron Broughton de Gyfford (1826) National Portrait Gallery

Tras graduarse en Cambridge, Byron hizo su primer viaje a Grecia. Sus cartas a su amigos de Cambridge, Charles Skinner Matthews y John Cam Hobhouse, en las que emplea códigos sobre la base de Petronio y Horacio que demuestran que sus numerosas experiencias homosexuales. Aunque la tradición posterior se centró en su flirteo con Teresa Macri, la "Dama de Atenas", Byron, de hecho estaba bastante más interesado en los colegiales en un convento local en al que se había instalado.

Sus implicaciones principales fueron Eustathius Giorgiu y Nicolo Giraud, a este último le hizo su heredero a su regreso a Inglaterra y le dedicaría "If Sometimes in the Haunts of Men"

"If Sometimes in the Haunts of Men"

If sometimes in the haunts of men
Thine image from my breast may fade,
The lonely hour presents again
The semblance of thy gentle shade:
And now that sad and silent hour
Thus much of thee can still restore,
And sorrow unobserved may pour
The plaint she dare not speak before.

Oh, pardon that in crowds awhile
I waste one thought I owe to thee,
And self-condemn'd, appear to smile,
Unfaithful to thy memory:
Nor deem that memory less dear,
That then I seem not to repine;
I would not fools should overhear
One sigh that should be wholly thine.

If not the goblet pass unquaff'd,
It is not drain'd to banish care;
The cup must hold a deadlier draught,
That brings a Lethe for despair.
And could Oblivion set my soul
From all her troubled visions free,
I'd dash to earth the sweetest bowl
That drown'd a single thought of thee.

For wert thou vanish'd from my mind,
Where could my vacant bosom turn?
And who could then remain behind
To honour thine abandon'd Urn?
No, no--it is my sorrow's pride
That last dear duty to fulfil:
Though all the world forget beside,
'Tis meet that I remember still.

For well I know, that such had been
Thy gentle care for him, who now
Unmourn'd shall quit this mortal scene,
Where none regarded him, but thou:
And, oh! I feel in that was given
A blessing never meant for me;
Thou wert too like a dream of Heaven
For earthly Love to merit thee.

(1812)

Durante su estancia en el extranjero, Byron recibirá cartas codificadas de su amigo Matthews con detalles sobre escándalos homosexuales en Inglaterra. Esto revela que Byron, Hobhouse, y Matthews formaban un círculo con intereses compartidos en Cambridge, y que eran muy consciente de las duras sanciones contra los homosexuales en la Inglaterra de su época.

A su regreso a Inglaterra, Byron quedará devastada al enterarse de la muerte Edleston, y escribió una serie de elegías, los llamados "Thyrza" poemas, en los que vuelca su duelo por su amante. Estos incluyen "T Thyrza", "Away, away, ye notes of woe!" "One struggle more and I am free," "And thou art dead, as young and fair," and "On a cornelian heart which was broken".


Las tres primeras elegías se añadieron a la primera edición de la peregrinación de Childe Harold en 1812. Se suscitó un gran interés debido a su naturaleza personal y obviamente generaron muchas especulaciones sobre la identidad Thyrza, que Byron mantuvo misteriosamente secreto.

Byron también escrbió una estrofa para su inclusión en Childe Harold reflexionando sobre el terrible destino de William Beckford, cuya casa en el exilio (Cintra, Portugal) había visitado. Se refería a Beckford como "Infeliz Vathek!". Al igual que Byron, Beckford era un autor famoso con conexiones aristocráticas, además del hombre más rico de Inglaterra y músico consumado que había sido condenado por la sociedad Inglesa, durante mucho tiempo, al ostracismo debido a los rumores sobre su homosexualidad.

Sir Thomas Lawrence, Retrato de Lady Caroline Lamb, Bristol Museum and Art Gallery

Byron en sus cartas desde Grecia revela haberse plateado vivir en el extranjero, seguramente pensando que el destino de Beckford podría ser el suyo. Pero el enorme éxito de "Childe Harold" que lo convierte en enormemente famoso cambió sus planes. Byron catapultado a la cima de la fama comenzará una serie de aventuras amorosas ampliamente publicitadas con mujeres de moda. La más importante fue Lady Caroline Lamb, desafortunadamente, él le había contado algo sobre sus aventuras homosexuales y esto le dio a ella un poderoso instrumento de chantaje. En una ocasión, con histriónica extravagancia, en una copia del Vathek de Beckford ella le dejó una nota de advertencia "Acuérdate de mí!". Para acabar de complicar la situación, Byron se embarca en una relación incestuosa con su medio hermana, Augusta Leigh.

Sir George Hayter, Retrato de Augusta Leigh, British Museum

A fin de librarse de estos embrollos, Byron propuso matrimonio a Annabella Milbanke,  una aristocrática heredera con la que tendrá una hija, Augusta Ada King. El resultado fue un desastre total, tras un año, Annabella, a quien Byron había escandalizado por la defensa de los hábitos sexuales de los turcos y los griegos pide la separación. El escándalo estaba servido y además con resonancias internacionales. Todos se preguntan por los motivos que llevan a Lady Byron a abandonar a su marido.

Sir George Hayter, Retrato de Anne Isabella 'Annabella' Milbanke Byron (1812), National Portrait Gallery

Lady Caroline, por muy Lady que sea no se corta un pelo, y larga todo lo que quiere y más, ya se sabe que no hay nada peor que una mujer despechada. Si el incesto causa estupor y bueno digamos que podemos tirar tierra encima lo de la sodomía es otra cosa, ya sabemos que en privado lo que quieras, pero en público eso es una condena sin paliativos. Byron fue insultado públicamente y condenado al ostracismo, la situación llegó a ser tan intolerable que se ve abocado a dejar Inglaterra para siempre en un estado de total amargura.

En medio de estas idas y venidas, Byron, escribió sus populares "Cuentos turcos", narraciones en verso publicadas entre 1813 y 1814, basándose en su conocimiento de las características de Oriente y en los héroes consustanciales a Byron, desesperados, orgulloso, despreciados por la sociedad y perseguidos por crímenes innombrables. En "La novia de Abydos" nos da pistas sobre el incesto y la homosexualidad en el episodio dedicado a Lara, la cual es una niña, pero que se basa en un cuento de Beckford, en el cual la historia es descaradamente pederasta, Byron no va tan lejos.

 "La novia de Abydos", Eugène Delacroix (1857)

Byron se enfrenta a los desaires de los residentes ingleses y visitantes durante su estancia en Suiza así que finalmente se traslada a Venecia donde no había colonia inglesa. Allí, en 1819, comenzó su obra maestra, Don Juan. En el primer canto, Byron ridiculiza la mojigatería Inglés, se refiere al curioso hecho de que paradojicamente los colegiales ingleses eran protegidos de cualquier conocimiento sexual, especialmente, de la homosexualidad, pero el plan de estudios se basa en poetas como Safo, Anacreonte, Catulo, Virgilio, creo que esta curiosidad no necesita de comentarios.

En Italia, Byron también escribió una autobiografía desgraciadamente destruida tras su muerte por sus albaceas literarios. Al parecer, esta no hacia referencia a sus experiencias homosexuales, se cree que Byron no hubiera sido tan imprudente como para dejar constancia de estos detalles. Aunque se mencionaba a un misterioso "amor de amores", que probablemente se refiriera a Edleston. Byron también escribió algunas notas biográficas complementarias bajo el título "Reflexiones Independiente".

"To Edleston"

Thou too art gone, thou loved and lovely one!
Whom Youth and Youth’s affections bound to me;
Who did for me what none beside have done,
Nor shrank from one albeit unworthy thee,
What is my Being! thou hast ceased to be!
Nor staid to welcome here thy wanderer home,
Who mourns o’er hours which we no more shall see--
Would they had never been, or were to come!
Would he had ne’er returned to find fresh cause to roam!

Oh! ever loving, lovely, and beloved!
How selfish Sorrow ponders on the past,
And clings to thoughts now better far removed!
But Time shall tear thy shadow from me last.
All thou couldst have of mine, stern Death! thou hast;
The Parent, Friend, and now the more than Friend:
Ne’er yet for one thine arrows flew so fast,
And grief with grief continuing still to blend,
Hath snatched the little joy that Life had yet to lend.

(1817/1818)


Allí se habla del "violento, aunque puro amor " que experimentó en Cambridge, una referencia velada a su amor por el niño de coro (Edleston). Él da credibilidad a la idea de que su bisexualidad era la fuente de la culpabilidad que le angustia:

"If I could explain at length the real causes which have contributed to this . . . melancholy of mine which hath made me a bye-word--nobody would wonder."

Percy Bysshe Shelley, Amelia Curran (1819), National Portrait Gallery

Durante su estancia en Italia, no existen pruebas de la bisexualidad de Byron a parte de misteriosas observación de Shelley sobre un Byron "asociado con miserables" y practicas carentes de nombre en Inglaterra. Después de un período muy promiscuo, durante el cual tuvo relaciones con mujeres de todas las clases sociales, Byron cae en la más pura domesticidad con Teresa Guiccioli, la ex esposa de un conde italiano.

Todo llega a su fin, y este periodo de relativa calma concluye cuando el Comité Londinense para la independencia griega se formó en 1823. Byron ya había dejado claro su interés por Grecia en "Childe Harold" y era un ferviente partidario de la libertad griega. Este entusiasmo por el arte griego había sido despertado por los escritos del crítico alemán Johann Joachim Winckelmann, cuya cálida relación con la escultura griega se basaba en la naturaleza homoerótica de dichas obras.

Lord Byron (1822), Wiliam Edward West

Shelley compartia la admiración de Winckelmann por la andrógina belleza masculina griega, pero si la preferencia de Shelley es simplemente estética, basada en una respuesta erótica inconsciente, es algo difícil de determinar.

La poesía de Byron se hace directamente eco de la obra de Winckelmann. También demuestra su conocimiento de las tradiciones heroicas de amor griego. En "Childe Harold", Byron celebra el heroísmo de Harmodio, y en sus notas al poema, habla de Antínoo "cuya muerte fue tan noble como infame su vida.", aclaremos: Byron era consciente de que Antinoo había sacrificado su vida por su amante, el emperador Adriano, pero bajo las convenciones homofóbicas de la epoca, Byron, podía hacer referencia a la historia de amor en una obra publicada sólo si parecía condenarlo.

Lord Byron vestido de albanés, Thomas Phillips 1835 (1813)

Si Byron tuvo nuevas aventuras con chicos en Grecia, tras su desembarco en agosto de 1823 en la isla de Cefalonia, no lo sabemos. Sin embargo, los últimos meses de su vida se vio envuelto en la que fue su última aventura amorosa. En Cefalonia dio ayuda a una viuda griega refugiada de la guerra, más tarde su hijo, Lukas Chalandritsanos, de quince años de edad se reunió con ella, y Byron cayó perdidamente enamorada de él.

La historia puede ser reconstruido a partir de las cartas de Byron y de una serie de tres poemas de amor: los últimos poemas que escribió. En el primer viaje Byron vestirá a Lukas con un espléndido uniforme militar al mando de una tropa de treinta soldados. En el viaje desde Cefalonia a Missolonghi, Byron tenía miedo de que los marineros turcos pudieran tomar prisionero a Lukas.

En un segundo viaje, mostrará su preocupación por la seguridad de Lukas durante una amenaza de naufragio. Cuando Lukas contrajo unas fiebres en Missolonghi, Byron le cuidó y le cedió su propia cama. No obstante, Lukas, era irritante por las continuas demandas de dinero y lujo. Lukas, a diferencia de los anteriores chicos conocidos por Byron en su visita a Grecia, no corresponde al ardor de Byron y parece que se aprovecha de la relación para obtener ventajas.

El ciclo de poemas en los que Byron expresa sus sentimientos sobre Lukas comienza con "On This Day I Complete My Thirty Sixth Year.". Estas estrofas se hizo ampliamente conocido poco después de la muerte de Byron y eran consideradas por muchos años como su testamento poético final. Comienzan con la declaración de amor de Byron por alguien que no lo ama. Sin embargo, él se compromete a no tenerlo en cuenta y dedicarse a la lucha heroica por la libertad griega, anticipando la muerte en el campo de batalla.

"On This Day I Complete My Thirty Sixth Year."

’Tis time the heart should be unmoved,
Since others it hath ceased to move:
Yet, though I cannot be beloved,
Still let me love!

My days are in the yellow leaf;
The flowers and fruits of love are gone;
The worm, the canker, and the grief
Are mine alone!

The fire that on my bosom preys
Is lone as some volcanic isle;
No torch is kindled at its blaze—
A funeral pile.

The hope, the fear, the jealous care,
The exalted portion of the pain
And power of love, I cannot share,
But wear the chain.

But ’tis not thus—and ’tis not here—
Such thoughts should shake my soul nor now,
Where glory decks the hero’s bier,
Or binds his brow.

The sword, the banner, and the field,
Glory and Greece, around me see!
The Spartan, borne upon his shield,
Was not more free.

Awake! (not Greece—she is awake!)
Awake, my spirit! Think through whom
Thy life-blood tracks its parent lake,
And then strike home!

Tread those reviving passions down,
Unworthy manhood!—unto thee
Indifferent should the smile or frown
Of beauty be.

If thou regrett’st thy youth, why live?
The land of honourable death
Is here:—up to the field, and give
Away thy breath!

Seek out—less often sought than found—
A soldier’s grave, for thee the best;
Then look around, and choose thy ground,
And take thy rest.

(1824)

Durante sesenta años se pensó que ese era el último poema de Byron. Pero John Cam Hobhouse había conservado los dos últimos poemas, que no fueron publicados hasta después de su muerte en 1887. En "Last Words On Greece", una sola estrofa en la forma de un soneto truncado, Byron abandona la resolución de "On This Day", declara que el destino de Grecia y su propia fama no significan nada para él en comparación con la "fascinación enloquecedora" que le ha cautivado. "Love and Death" es explícitamente autobiográfico de una manera muy detallada. Byron enumera las ocasiones en que el bienestar de Lukas le había hecho preocuparse: La amenaza de captura, el naufragio, la enfermedad del niño. El poema termina con la tristeza de quien sabe que no es amado.

"Love and Death"

I watched thee when the foe was at our side,
Ready to strike at him--or thee and me,
Were safety hopeless--rather than divide
Aught with one loved, save love and liberty.

I watched thee on the breakers, when the rock
Received our prow, and all was storm and fear,
And bade thee cling to me through every shock;
This arm would be thy bark, or breast thy bier.

I watched thee when the fever glazed thine eyes,
Yielding my couch, and stretched me on the ground
When overworn with watching, ne'er to rise
From thence, if thou an early grave hadst found.

The earthquake came, and rocked the quivering
And men and nature reeled as if with wine.
Whom did I seek around the tottering hall?
For thee. Whose safety first provide for? Thine

And when convulsive throes denied my breath
The faultest utterance to my fading thought,
To thee--to thee--e'en in the gasp of death
My spirit turned, oh! oftener than it ought.

Thus much and more; and yet thou lov'st me not,
And never wilt! Love dwells not in our will.
Nor can I blame thee, though it be my lot
To strongly, wrongly, vainly love thee still.

(1824)


Podemos preguntarnos por qué este poema autobiográfico no se leyó como una confesión de amor por Lukas hasta setenta años después de su aparición en la prensa. La razón era que Hobhouse había dejado una nota, supuestamente escrita por Byron, que fue publicada con el poema en 1887 en el sentido de que no se refería "a nadie en particular" y que era "un mero Scherzo poético". Sin embargo, la evidencia abrumadora de las cartas de Byron prueba que es a Lukas a quien se hace referencia en cada una de las estrofas. Cuando la noticia de la muerte de Byron en Missolonghi llegó a Londres, Hobhouse (que no lo había leído) insistió en quemar las páginas de las memorias inéditas de Byron, siendo capaz de convencer a John Murray, editor de Byron, y Thomas Moore, a quien Byron tenía encomendado el manuscrito, para hacerlo en contra de su mejor juicio.

"Last Words On Greece"

What are to me those honours or renown
Past or to come, a new born people’s cry?
Albeit for such I could despise a crown
Of aught save laurel, or for such could die.
I am a fool of passion, and a frown
Of thine to me is an adder’s eye
To the poor bird whose pinion fluttering down
Wafts unto death the breast it bore so high;
Such is this maddening fascination grown,
So strong thy magic or so weak am I.

(1824)



+ Información:

http://www.poetryfoundation.org/bio/lord-byron
http://www.gutenberg.org/ebooks/author/1708
http://rictornorton.co.uk/byron.htm
http://paganpressbooks.com/jpl/COCHRAN.HTM
http://www.guardian.co.uk/books/2002/nov/09/classics.poetry
http://www.glbtq.com/literature/byron_gg.html
http://unamiradagay.blogspot.com.es/2009/05/blog-post_12.html

Bibliografía:

– (1989) "El manuscrito de Missolonghi", Frederic Prokosch, Ediciones B,
– (1995) "El burdel de Lord Byron",Luis Antonio de Villena,  Planeta
– (2008) "Diarios". Lord Byron.  Madrid: Alamut/Bibliópolis. ISBN 978-84-9889-009-9.
– (2007). "Poemas escogidos". Madrid: Visor libros. ISBN 978-84-7522-732-0.
– (2001). "Lord Byron y otros románticos ingleses". Madrid: Editorial Libsa. ISBN 84-662-0296-X.
– (1999). "Débil es la carne: correspondencia veneciana (1816-1819)". Barcelona: Editorial Tusquets.
                 ISBN 84-8310-618-3.
– (1998). "Mazeppa". Madrid: Visor libros. ISBN 978-84-7522-387-2.
– (1994). "Don Juan. Tomo II". Madrid: Ediciones Cátedra. ISBN 978-84-376-1237-9.
– (1994). "Don Juan. Tomo I". Madrid: Ediciones Cátedra. ISBN 978-84-376-1215-7.

Sobre Byron:

-Arroyo, Eduardo (2003). "El trío calaveras: Goya, Benjamin y Byron-boxeador". Madrid: Editorial Taurus. ISBN 978-84-306-0501-9.
-Bocos Rodríguez, Fermín (2003). "La venganza de Byron". Barcelona: Editorial Belacqua. ISBN 978-84-95894-63-2.
-Matzneff, Gabriel (1987). "Lord Byron, la perversión diaria". Barcelona: Editorial Laia. ISBN 978-84-7668-132-9.
-Nicolson, Harold (2007). "Byron, el último viaje". Madrid: Editorial Siruela. ISBN 978-84-9841-093-8.
-Nye, Robert (1991). "Las memorias de Lord Byron". Barcelona: Editorial Edhasa. ISBN 978-84-350-0560-9.
-Thiollet, Jean-Pierre (2008), "Carré d'Art : Barbey d'Aurevilly, lord Byron, Salvador Dali, Jean-Edern Hallier", Anagramme éditions. ISBN 2-35035-189-6


22 comentaris:

erva_cidreira ha dit...

Sobre Lord Byron se puede leer en castellano:

1- Frederic Prokosch, El manuscrito de Missolonghi, Ediciones B, 1989

2- Luis Antonio de Villena, El burdel de Lord Byron, Planeta, 1995
(un fragmento aquí: http://unamiradagay.blogspot.gr/2009/05/blog-post_12.html)

Mª Trinidad ha dit...

Maravilloso post Javier, muy interesante e ilustrativo, leeré y me informaré un poco más, hace mucho tiempo que no leo nada de él
Saludos y gracias por compartirlo.

Joaquinitopez ha dit...

La entrada es soberbia sobre todo para quienes como yo hemos oído campanas pero no tenemos muy claro donde. Como personaje es realmente fascinante y esa Lady Caroline Lamb también pero me parece que más lo son todos los jovencitos con los que se relacionó. Curiosa la relación con el tal Lukas que recuerda el final de Oscar Wilde. Espero que haya algo más publicado en castellano pues no he leído nada.
Gracias y un abrazo

MM de planetamurciano ha dit...

Menuda entrada tan maravillosa y currada; la he leído con la adicción de una droga.
Leyendo la biografía de Byron o sus historias, siempre noté que faltaba algo, como en tantas biografías; sabía que algo me escondían y até cabos con informaciones veladas.Pero lo de este post ya es de premio.
Un auténtico placer.

senses and nonsenses ha dit...

Byron y sus colegas serían muy felices hoy. las próximas generaciones no necesitarán recurrir a los griegos o los turcos para justificar la homosexualidad. en el s.XIX tenía que ser un suicidio definirse o mostrarse en público como homosexual.
no sabía nada de Byron, ni de su obra, ni de su vida, ni que su sexualidad le hubiera marcado tanto.
ha sido un placer de post.
un abrazo.

El Anfitrión Griego ha dit...

También se puede leer en castellano:

Lord Byron (2008). Diarios. Madrid: Alamut/Bibliópolis. ISBN 978-84-9889-009-9.
– (2007). Poemas escogidos. Madrid: Visor libros. ISBN 978-84-7522-732-0.
– (2001). Lord Byron y otros románticos ingleses. Madrid: Editorial Libsa. ISBN 84-662-0296-X.
– (1999). Débil es la carne: correspondencia veneciana (1816-1819). Barcelona: Editorial Tusquets. ISBN 84-8310-618-3.
– (1998). Mazeppa. Madrid: Visor libros. ISBN 978-84-7522-387-2.
– (1994). Don Juan. Tomo II. Madrid: Ediciones Cátedra. ISBN 978-84-376-1237-9.
– (1994). Don Juan. Tomo I. Madrid: Ediciones Cátedra. ISBN 978-84-376-1215-7.
Sobre Byron
Arroyo, Eduardo (2003). El trío calaveras: Goya, Benjamin y Byron-boxeador. Madrid: Editorial Taurus. ISBN 978-84-306-0501-9.
Bocos Rodríguez, Fermín (2003). La venganza de Byron. Barcelona: Editorial Belacqua. ISBN 978-84-95894-63-2.
Matzneff, Gabriel (1987). Lord Byron, la perversión diaria. Barcelona: Editorial Laia. ISBN 978-84-7668-132-9.
Nicolson, Harold (2007). Byron, el último viaje. Madrid: Editorial Siruela. ISBN 978-84-9841-093-8.
Nye, Robert (1991). Las memorias de Lord Byron. Barcelona: Editorial Edhasa. ISBN 978-84-350-0560-9.
Thiollet, Jean-Pierre (2008), Carré d'Art : Barbey d'Aurevilly, lord Byron, Salvador Dali, Jean-Edern Hallier, Anagramme éditions. ISBN 2-35035-189-6

(es.wikipedia.org)

Justo ha dit...

Me ha seducido esta entrada, por conocer mejor las inclinaciones de Byron -creo que no cabe duda- pero sobre todo por sus bellísimos y musicales poemas.. te agradezco mucho que los publiques en su lengua original.

Sébastien Paul Lucien ha dit...

Que trabajo, que investigaciones ! Te felicito por esa nota muy interesante. Que vida apasionante la de Byron. Muchas gracias!

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Gracias por el apéndice bibliográfico, el cual he incorporado a la entrada.

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Para mi Byron siempre ha sido una fuente de inspiración y de emoción, espero que también lo sea para ti.

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Ya ves que he añadido la bibliografía existente en castellano, que gentilmente me han suministrado Erva Cidreira y El Anfitrión Griego. Byron es aún hoy en día un personaje en estudio y de quien aún queda bastante por investigar y descubrir, alguien diáfano en vida y que, por desgracia, con el paso del tiempo se nos ha ido borrando

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Y aún no se ha escrito la última línea, así que posiblemente el futuro nos deparará sorpresas.

Javier Arnott Álvarez ha dit...

No tengo tan claro que hoy en día fuesen felices, creo que este mundo les parecería demasiado vacuo. Por otra parte si fueron como fueron y llegaron a donde llegaron fue debido al entorno, eso es algo que jamás debemos olvidar.

Muchas gracias por tu comentario.

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Muchas gracias por la bibliografía, como ves ya la he añadido al cuerpo de la entrada.

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Te prometo que no sabía que hacer, al final me decidí por dejarlos en su versión original, el traductor de Google está ahí para quien quiera leer la versión traducida, pero la musicalidad, e incluso parte del sentido, se pierde.

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Como comentaba al principio de estas respuestas, Byron, toda una inspiración.

Xim ha dit...

Me da que este blog se está convirtiendo en toda una enciclopedia, mucho mejor y más amena que la wikipedia oiga!!! Enhorabuena guapetón, pedazo artículo.......besotes

El Deme ha dit...

En cualquier caso, estamos hablando de un escritor de una AMPLIA vida social, con muchos y muy variados amores y aventuras. Desde luego, parece que había sofisticación y delicadeza en todos sus sentimientos pero, ¿eso le garantizó la felicidad?.

@ELBLOGDERIPLEY ha dit...

Lord Byron muriendo de tuberculosis ó tisis bajo la lluvia, en Grecia, ahora que Grecia está como apestada y era y es uno de los grandes paraísos de Europa...Lord Byron disfrutando la lluvia y su homosexualidad, apurándola al máximo. Un héroe, un mito en el que se confunde su vida con su obra, como todos los grandes literatos y poetas...
Seguramente no era feliz, no lo sé, seguramente no lo era, pero escribiendo sí lo era, y ha ayudado a mucha gente refinada a hacerlo... Son héroes que sufren por la humanidad para hacerla más bonita, más estética, un buscador-perseguidor eterno de la belleza...
Petons!

Javier Arnott Álvarez ha dit...

De verdad que nada mas alejado de mis deseos que el ser una Wikipedia dos. Al menos me quedo con la amenidad, eso me gusta.

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Supongo que sí. Creo que aprendió a disfrutar de lo que la vida le ofreció.

Javier Arnott Álvarez ha dit...

Un comentario que es pura poesía.