dimarts, d’abril 24, 2012

Claude Lorrain & Turner: Cegados por la luz

Claude Lorrain, Paisaje con Narciso y Eco (1644)

Claude Lorrain, considerado el fundador del paisaje moderno, causaba furor entre los coleccionistas británicos a finales del siglo XVII y principios del XIX. Turner (Londres, 1775) empezaba su ascenso y se enfrentaba a admiradores y detractores. Por entonces se esforzaba por igualar a Claude, como lo llamaban los ingleses. Cuentan sus biógrafos que la primera vez que vio una obra del maestro, concretamente "Puerto con el embarque de la reina de Saba", el joven Turner "estuvo extraño, agitado y rompió a llorar". Cuando le preguntaron por qué se emocionaba de esa manera, respondió: "Porque nunca seré capaz de pintar algo semejante". Y lo intentó, lo intentó toda su vida. La soltura radical que consiguió al final Turner en sus paisajes terminó por revolucionar la pintura de su siglo.

“Fue una relación complicada, competitiva y admirativa”, explica Ian Warrell, conservador de arte británico de los siglos XVIII y XIX de la Tate Britain, uno de los dos comisarios de la muestra. “Claude era el artista más representado en la National Gallery en la época de su fundación, en 1824, una colección formada por donaciones privadas”. Los británicos han sido siempre amantes del paisaje y parece que los aristócratas nunca tenían suficientes en sus colecciones. Encargaban a los jóvenes pintores más cuadros para que “acompañaran” sus claudes, dominados por temas de raigambre histórica o alegorías mitológicas. Turner fue uno de ellos.

Claude Lorrain, Paisaje con la boda de Isaac y Rebeca, 1648

Claude Lorrain, Puesta de sol o Paisaje con Argos Vigilando, 1674

Claude Lorrain, Vista de la campiña romana desde Tivoli

Claude Lorrain, Paisaje con Psique a las afueras del Palacio de Cupido (El Castillo Encantado), 1664

Claude Lorrain, Paisaje con el Padre de Psique ejecutando un sacrificio en el templo de Apolo, 1662

Claude Lorrain, Puerto con el embarque de la Reina de Saba, 1648

Turner, Eco y Narciso (1804)


"Le interesaba sobre todo la composición de los cuadros de Claude, con el sol al centro y los efectos de la iluminación atmosférica, los árboles, rocas, cataratas u otros elementos actuando como marco escenográfico", señala Susan Foister, de la National Gallery. Pintar paisajes implica viajar. Mientras se desarrollaron las guerras napoleónicas no era seguro pasar al continente, por lo que deambuló intensamente por Inglaterra. "Como Claude representaba tierras italianas o francesas, Turner imitaba en la lejanía esas tierras extranjeras mientras en primer plano representaba los entornos familiares", añade Foister. Pero en 1819 viaja a Italia, escenario de sus ficciones pictóricas, y permaneciendo un año yendo de un lugar a otro. A lo largo de las siguientes tres décadas no dejó de desplazarse a través de Francia, Alemania, Suiza, Dinamarca, Luxemburgo y, por supuesto, Italia, además de continuar sus periplos por Inglaterra y Escocia. Pintó centenares de obras, miles de dibujos y acuarelas. Escapó al rigor del realismo y anticipó las claves del impresionismo.

Turner, "Salida del sol a través de la bruma: pescadores limpiando y vendiendo pescado, 1807

Turner, "Dido construyendo Cartago, o el nacimiento del imperio cartaginés", 1815

Turner, Composición, Tívoli, 1817

Turner, Orillas del Loira, 1829

Turner, Keelmen Heaving in Coals by Night, 1835

Turner, The Pifferari

Turner, The Giudecca Canal, 1840

+ Información:

http://www.artcyclopedia.com/artists/claude_lorrain.html
http://www.nationalgallery.org.uk/turner-inspired
http://www.guardian.co.uk/turner-inspired-claude
http://www.artcyclopedia.com/artists/turner_joseph_mallord_william.html

8 comentaris:

Florestán ha dit...

Una vez más pienso, que los cuadros de paisajes con ruinas, son realmente bellos....
Tocan dos de mis debilidades.....
Petons

@ELBLOGDERIPLEY ha dit...

Maravillosos los dos. Creo que la luz y los colores de Claudio de Lorena son más mediterráneos, no sé, al ser francés, y vivir en Italia.
Petonets!

Mery ha dit...

Que bella comparativa. Se te agradece, Javier.
Un beso

Uno ha dit...

A mi la contemplación de una marina de Turner con un barco incendiado también me impresionó mucho aunque no me eché a llorar. Claro que yo no soy pintor.
Prefiero a Turner (por si no se ha notado)

Joaquinitopez ha dit...

TUrner está más cerca de nuestra sensibilidad pero está claro que ningún paisajista que tenga un mínimo de calidad puede prescindir de Claudio de Lorena. Una entrada magnífica.
Un abrazo

MM de planetamurciano ha dit...

Si le dijera que cada vez que veo un cuadro de Turner en un museo salgo corriendo...Aunque reconozco su genialidad, me parece pintura vacía, pero quien sabe, a lo mejor elvacío soy yo...

Joao Baptista ha dit...

LINDOS

senses and nonsenses ha dit...

aunque no me matan los paisajes, he de reconocer que estos son impresionantes.
es increíble la luz que tienen los de Claude Lorrain, o lo parece. me encanta el embarque de la Reina de Saba.