divendres, de febrer 10, 2012

La Mirada de Pierre Verger


Pierre Edouard Leopold Verger nace en París el 4 de noviembre de 1902 dentro de una familia de clase acomodada, íntimamente no acatará los valores de su clase. En 1932, gracias a su amigo Pierre Boucher descubrirá sus dos pasiones: la fotografía y los viajes, pasión a la que no podrá dar rienda suelta hasta el fallecimiento de su madre, la cual era su única familia tras el fallecimiento de su padre y sus dos hermanos, ahora podrá llevar la vida que siempre había deseado, libre e inconformista.

Entre diciembre de 1932 y agosto de 1946, Pierre Verger viaja por todo el mundo, viviendo exclusivamente de las ganancias obtenidas con su trabajo como fotógrafo. París se convierte en su residencia, donde recibe a sus amigos, entre ellos Jacques Prévert y a los miembros del Museo Etnográfico, al mismo tiempo va realizando contactos para nuevos viajes.








Todo cambiará en 1946, cuando desembarca en Bahía. Europa está sumida en la posguerra y San Salvador de Bahía es un remanso de tranquilidad. Verger quedará seducido por la hospitalidad y la riqueza cultural de la ciudad, decidiendo instalarse allí. Como en cualquier parte del mundo, prefiere la compañía de la gente común. El pueblo negro, omnipresente en Bahía, monopolizará su atención, convirtiéndose no sólo en los protagonistas de sus fotos sino también en sus amigos. El Candomblé, será identificado por Verger como la fuente de la vitalidad de los Bahíanos y le llevará a involucrarse en una investigación meticulosa sobre los ritos Orishas y su culto. Su interés por las religiones de origen africano le llevará a conseguir una beca de investigación para estudiar los rituales de África, hacia donde partirá en 1948.

Es en África se producirá el renacimiento de Pierre Verger recibiendo, en 1953, el nombre de Fatumbi, lo que significa "el que renació en Ifá". Su conocimiento del culto que inició en Bahía, facilitará su contacto con los sacerdotes y las autoridades locales. Verger se convierte en un Babalaô, adivino de Ifá, accediendo al corazón de las tradiciones orales de los yoruba.

Pierre Verger murió el 11 de febrero de 1996, dejando tras de sí el legado de su trabajo, el haberse convertido en la correa de transmisión entre el mundo yoruba africano y la cultura Bahiana.







+ Información:

http://www.pierreverger.org/

7 comentaris:

leopold estape ha dit...

Gracias por tu personal mirada, una vez mas, en este caso desconocía a Pierre Verger.

senses and nonsenses ha dit...

creo que San Salvador de Bahía es un buen lugar para perderse y dar rienda suelta a sus fantasías (una vez muerta la madre).
vaya cuerpos!!!

MM de planetamurciano ha dit...

Perdón por la frivolité pero me da la impresión de que además de quedar fascinado por la hospitalidad, quedó obnuvilado por los negrazos, xactamente como me han dejao a mí...Menudos cuerpos...

Joao Baptista ha dit...

muito boas as fotos

Xavier ha dit...

grata sorpresa amic, te una plàstica excepcional.

the shy paparazzo ha dit...

Fantástico fotógrafo y tan desconocido.
Tengo la fortuna de tener una foto suya y es una de mis posesiones más queridas.

Uno ha dit...

Cómo le entiendo! Estos días he pensado a menudo en Salvador de Bahía a causa de la huelga de policía. No te lo creerás pero no hice fotos en mi viaje a Brasil.