dimarts, febrer 28, 2012

"Der Archipelagus" de F. Hölderlin en hexámetros


Como bien nos dice la traductora Helena Cortés Gabaudan: "En tiempos de Hölderlin "archipiélago" no era un vocablo para denominar un conjunto de islas cualquiera, sino un término geográfico concreto que designaba todas las costas bañadas por el Mar Egeo en ambas orillas, la europea y la asiática, esto es, el territorio de la antigua Grecia."

"El Archipiélago" de Hölderlin acaba de ser publicado en una edición digna de ser resaltada y formar parte de nuestras bibliotecas, no sólo por lo cuidada y lujosa, sino porque esta nueva traducción del poema de Hölderlin, uno de los poemas más bellos que se hayan escrito jamás, presenta una serie de remarcables variantes respecto a versiones anteriores. La primera, y tal vez la más complicada es el hecho de que la traducción respeta la métrica usada por Hölderlin en su poema, el hexámetro dactílico (dáctilo= arsis+tesis+tesis o lo que es lo mismo larga+breve+breve), con lo que se respeta la decisión del poeta imprescindible para la interpretación de la obra y para mantener su sonoridad al reproducir la cadencia del mar. Por otra parte al leerlo sentimos el soplo de los versos y la épica Homérica. En segundo lugar, la excelente introducción de la traductora, Helena Cortés, que nos explica el contexto histórico, filosófico y métrico de la obra. Y el epílogo de Arturo Leyte que nos ofrece una interpretación alejada de cualquier visión y clasicista. Remarcable es también la obra fotográfica que acompaña al texto que nos aleja de cualquier tendencia nostálgica.

Franz Carl Hiemers Retrato de Friedrich Hölderlin, 1792

Fragmento inicial de "Der Archipelagus" de Friedrich Hölderlin

¿Tornan las grullas de nuevo a tu lado y enfilan de nuevo
rumbo a tus costas los barcos?¿Envuelven en calma tu flujo
brisas ansiadas y sube del fondo el delfín y su lomo
baña al reclamo del sol que le alumbra con luces no usadas?
¿Jonia florece? ¿Ya es primavera? ¿La hora en que siempre
joven se torna en los vivos el alma y amores primeros
nácenle al hombre y despiertan recuerdos de edades doradas,
tiempo en que acudo a tu lado y saludo al silente, ¡oh anciano!

Tú, poderoso, pervives por siempre inmutable a la eterna
sombra que arrojan tus montes; con brazo de joven estrechas
fuerte a tu tierra amorosa y ninguna de todas tus hijas,
islas amadas, perdiste, pues siguen cubiertas de flores.
Creta persiste y laureada verdece también Salamina.
Delos nimbada de un halo a la hora del alba su frente
yergue entusiasta, lo mismo que Tenos y Quíos rebosan
frutos purpúreos y ebrias colinas derraman sin tregua
zumo de Chipre y Calauria se viste de arroyos del plata:
claras corrientes cayendo en las aguas antiguas del Padre.
Héroes parieron tus islas, mas todas conservan la vida;
año tras año florecen,por mucho que a veces del fondo
suelta le diera el abismo a nocturnas tormentas y llamas,
ínclitas islas hundiendo tocadas de muerte en tu seno.
Tú, sin embargo, perduras; pues sabes, divino, que siempre
círculo eterno de cosas resurge o se hunde en tu fondo.
......................................................


Der Archipelagus-Friedrich HÖLDERLIN
Traducción, notas y versión en hexámetros : Helena Cortés Gabaudan
edit. La Oficina, 2011,

5 comentaris:

Uno ha dit...

Supongo que el futuro del libro está en estas ediciones especiales y cuidadas de obras destacadas.

Un abrazo

MM de planetamurciano ha dit...

Y pensar que con Hölderlin pasé mi adolescencia enganchadísimo y luego no sé porqué, se me pasó, ya no me llegaba tanto. Pero esta edición tiene una pinta estupenda.

El Deme ha dit...

Todos los paraísos son islas aisladas, perdidas, de difícil acceso, que cuando alguien te lleva te alegras.

senses and nonsenses ha dit...

somos islas en busca de un archipiélago...

Justo ha dit...

Yo he pensado lo mismo que Uno.. ahora que tenemos que elegir porque no se puede guardar todo, y las lecturas se guardan en un microchip, se agradecen estas ediciones tan mimadas, que invitan a leer y acariciar el libro en nuestra mesilla antes de acostarnos.