dissabte, de juliol 09, 2011

Cures That Kill (Tratamientos que Matan)




En este documental, el cineasta y actor homosexual chino Xiaogang Wei, nos acerca a la tremenda realidad de un mundo en el cual algunos siguen pensando que la condición LGBT es una enfermedad y como tal debe ser curada. Si a esto unimos la presión que se ejerce sobre las personas homosexuales, y el miedo que algunos de ellos sienten por admitir su realidad tenemos un cóctel explosivo que lleva a abusos de todo tipo, ante los cuales no podemos permanecer callados ni seguir admitiéndolos, y sí denunciarlos.


Aunque este documental está rodado en China, por tanto se centra en la problemática de abusos existente allí, no excluye el hecho de recordar que aquí, en Occidente también se siguen dando estos comportamientos homofóbicos, basados en la ignorancia y el miedo.

En la página de Queer Comrades se pueden visionar las dos partes de que consta el documental.

+ Información:

http://www.wheelmeout.com/1_7.php
http://www.queercomrades.com/

7 comentaris:

Xim ha dit...

China, Corea del Norte, y demás países musulmanes, la última lacra del nuevo milenio....

bss

Ronsel ha dit...

Un pequeño regalo desde Galicia:
http://trafegandoronseis.blogspot.com/2011/07/por-partida-dobre.html
Saludos

Justo ha dit...

Está claro que no tiene nada que ver cultura milenaria con respeto a derechos.
Y a quien me diga que los derechos a que nos referimos son desde el punto de vista occidental le respondo que la dignidad es un valor inherente al ser humano, que no tiene nada que ver ni con oriente ni con occidente.

Joao Baptista ha dit...

Já tinha visto um documentário acerca dos campos de tratamento de vícios para os jovens chineses

Uno ha dit...

El horror, no se acaba nunca.
Independientemente de los logros locales, la homofobia impera en el mundo. Incluso en Europa con la llegada de tantos inmigrantes de otras sociedades menos avanzadas hay una vuelta a ciertos problemas que parecían superados.

senses and nonsenses ha dit...

esto pasaba aquí antesdeayer.
todavía queda mucho por hacer, más educación.
Europa ha sido el principio, muy frágil, y aún estamos en pañales.

un abrazo.

ixilik ha dit...

Hemos caido en el tiempo y lugar privilegiado, y creo que nunca llegaremos (y ojalá así sea), a darnos cuenta cual es el sufrimiento, que nos hubíera supuesto caer fuera de una de esas dos variables
Debemos intentar que el tiempos sea para siempre y el lugar lo más amplio posible. Quedan muchos