dissabte, de juny 18, 2011

Poulenc interpreta a Poulenc

Poulenc Fotografiado por Fred Plaut

Mitad monje, mitad golfillo, Poulenc posee muchas caras, algunas tremendamente brillantes como su "Stabat Mater" y "Dialogo de Carmelitas". Como la mayoría de compositores franceses de su generación, cayó bajo la influencia de Stravinsky y de Satie. Sin embargo, él nunca imitó a nadie. Sus composiciones son brillantes, llenas de color, más cálido y menos intelectual que Stravinsky y más apasionado que Satie.



Formó parte del grupo denominado de los seis conformado por el propio Francis Poulenc (1899-1963), Darius Milhaud (1892-1974), Arthur Honegger (1892-1955), Georges Auric (1899-1983), Germaine Tailleferre (1892-1983), y Louis Durey (1888-1979) de quienes dijo:

"No fue en sus orígenes otra cosa que una agrupación de amistades y no de tendencias. Luego, poco a poco, las ideas comunes que fuimos desarrollando hicieron que nos sintiéramos íntimamente ligados en la reacción contra lo vago, el retorno a la melodía, el retorno al contrapunto, la precisión, la simplicidad, etc. El buen aspecto de nuestro grupo se debía a que, vinculados por ideas muy generales, éramos en cambio, muy diferentes en cuanto a la realización de nuestras obras"

Francis Jean Marcel Poulenc

2 comentaris:

@ELBLOGDERIPLEY ha dit...

Sí que tiene un aire cercano a Satié, y lo ponen mucho en Radio3, siempre son composiciones llenas de energía, que suelen alegrar los momentos.
Me encanta lo de "mitad monje, mitad golfillo".
Petons!

Xavier ha dit...

ets un pou de cultura.