dimecres, de maig 18, 2011

El XVIII Español. Epílogo y Transición

La familia de Carlos IV (1.800), Francisco de Goya, Museo del Prado

Carlos IV (1748-1819) su reinado (1788 - 1808) puede ser considerado como el primer acto de un drama que se prolongará durante medio siglo. Fue sin duda el último representante de una etapa próspera y el prólogo de un periodo cargado de quiebras y de incertidumbres. Practicó una política dura, tras los hechos acaecidos en Francia, producto del temor revolucionario que combinado con su falta de energía dejaron el gobierno en manos de la reina María Luisa de Parma y del valido real Manuel Godoy tras los gobiernos y sucesivas defenestraciones de Floridablanca y Aranda, ilustrado este último y amigo de Voltaire. No obstante, la inercia reformista borbónica continuó, aunque de forma muy moderados y resultados más que insuficientes. Carlos IV no obstante fue un gran amante de las artes y un gran coleccionista como demuestra su legado artístico: Francisco Balleu, Mariano Salvador Maella, Antonio Carnicero, Manuel de la Cruz, pintor de temas de la vida cotidiana; Mariano Sánchez, que pintó los puertos de la Península para el monarca, y otros pintores de naturalezas muertas, entre ellos Mariano Nani, Benito Espinós o Bartolomé Montalvo. Agustín Esteve, Joaquín Inza y Zacarías González que realizarían retratos de los miembros de la familia real. Por último, José Aparicio y Vicente López iniciaron su carrera artística en la época de Carlos IV. Y como no, Francisco de Goya y Lucientes nombrando pintor de cámara en 1789.

Francisco Balleu, que había sido pintor de cámara de Carlos III, en 1788 se convertirá en Director de la Academia de Bellas Artes de Madrid. Dedicará sus últimos años al retrato, falleciendo en Madrid en 1795.

Retrato de Sebastiana Merclein (1780-1785). Museo de Zaragoza.

Carlos IV (1790) Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Madrid.

Retrato de Feliciana Bayeu (hija del pintor) 1792

Mariano Salvador Maella (Valencia, 21 de agosto de 1739 - Madrid, 10 de mayo de 1819),un pintor de carrera tan vertiginosa como de vertiginosa caída.

Pescadores (1783 - 84) Museo del Prado

Recibió su primera formación artística de manos de su padre. Tras desplazarse a Madrid se convertirá en discípulo de Felipe de Castro quien le introducirá en el gusto neoclásico. Continó su formación en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando donde sería acogido por Antonio González Velázquez (con cuya hija se casaría años más tarde). En 1757 viaja a Roma donde reforzó su estilo academicista. Regresó a España En 1765 regresó a España donde trabajó en la remodelación del Palacio Real de Madrid bajo el amparo de Mengs. A partir de aquí su carrera se dispara, ingresando como Académico de la de San Fernando, de la que llegó a ser Director General de 1795 a 1798. Pintor de cámara de Carlos III en 1774. Trabaja en el Palacio Real, en la La Granja de San Ildefonso, el Palacio de El Pardo y el Palacio de El Escorial en las Catedrales de Toledo y de Burgo de Osma, retratista oficial de la Casa Real y elaboración de patrones para tapices la Real Fábrica de Tapices con quien fue su gran rival, Francisco Bayeu.

Infanta Carlota Joaquina, Infanta de España y Reina de Portugal (1785), Museo del Prado

Retrato del rector de la Universidad de Valencia Vicente Blasco García (Universidad de Valencia)

Don Froilán de Berganza (1798), Museo del Prado

En 1799 es nombrado Primer Pintor de Cámara pero también se produce la caída de Carlos IV y la llegada de José I. a quien no dudó en servir, los motivos no quedan claros, lo cual acabará por ser su ruina ya que con la llegada de Fernando VII será acusado de afrancesado y apartado de la Corte, pensionado con una quinta parte del sueldo y sustituido por Vicente López, tanto ante el monarca como en la propia Academia.

El Invierno (1792), Museo del Prado

La Primavera (1792), Museo del Prado

El Verano (1792) Museo del Prado

El Otoño (1792) Museo del Prado

Antonio Carnicero (Salamanca 1748 - Madrid 1814) Artista neoclásico trabajó al mismo tiempo que Goya, en la corte madrileña.
De formación netamente académica, primero en Salamanca y después en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid, su pintura se mantuvo siempre dentro del gusto marcado por la corte de Carlos IV y posteriormente por Fernando VII.

Vista de la Albufera de Valencia (1783), Museo del Prado

Elevación de un globo ante la Corte de Carlos IV (1783) Museo de Bellas Artes de Bilbao

Ascensión de un globo Montgolfier en Aranjues (1784), Museo del Prado

Retrato de la reina María Luisa de Parma (1789) Museo de Bellas Artes de Bilbao

Pero donde, a mi parecer destacará Antonio Carnicero, será en su labor como dibujante como queda demostrado en los veinte dibujos así como varias cabeceras y remates de páginas que realizó para ilustrar "El Quijote" en su edición de la Real Academia de la la Lengua de 1780 (Aquí se puede ver una extensa selección de los dibujos creados por Antonio Carnicero: http://dl.lib.brown.edu/quixote/Antonio Carnicero).




Estos dibujos serían grabados por: Ballester, Barcelón, Fabregat, Muntaner, Salvador Carmona y Selma. También compartiría con su coetáneo Goya la realización de una serie de grabados sobre la tauromaquia.

Vicente López Portaña (Valencia, 19 de septiembre de 1772 – Madrid, 22 de julio de 1850) Coetáneo de Goya, su obra es el vivo reflejo del fin de una época y del intento por mantenerla, obras extremadamente cuidadas y no obstante frías a pesar de lo alegre de su paleta y del tremendo preciosismo y precisión en los detalles.

El grabador Pasqual Pere Moles, primer director de l'escola de la Llotja (1794-96) MNAC, Barcelona)

San Sebastián atendido por Santa Irene (1795-1800) J. Paul Getty Museum (Los Angeles, CA, USA)

Visita del rey Carlos IV y su familia a la Universidad de Valencia (1802). En el grupo izquierdo en primer plano: Fernando (VII), su esposa Marìa Antonia de Borbón Dos Sicilias, Carlos IV, Maria Luisa de Parma y el pequeño Francisco de Paula. Atrás: Carlos María Isidro de Borbón, María Luisa de Borbon, Luis de Etruria y Antonio de Borbón

Dn. Félix Antonio Máximo López, primer organista de la capilla Real (1820), Museo del Prado

Francisco de Goya (1826) Museo del Prado

La reina María Cristina de Borbón (1830), Museo del Prado

Retrato del marqués de Labrador (1933-34) MNAC, Barcelona

Especializado en retratos oficiales de los personajes de la corte, su obra es antagónico a Goya, carece de la hondura psicológica que caracteriza la obra del genial aragonés, tan sólo dos cuadros destacan por encima del resto: el retrato de Don Félix López, un organista ciego; y el retrato de Goya. Tras la invasión francesa, Fernando VII sustituyó a Goya, sospechoso de afrancesamiento, por este pintor anquilosado e inofensivo (pero eso ya es otro siglo y otra historia).

+ Información:

http://www.museodelprado.es/coleccion-de-carlos IV
http://www.museodelprado.es/coleccion-de-manuel-godoy
http://www.museodelprado.es/maella-mariano-salvador/
http://www.museodelprado.es/carnicero-mancio-antonio/
http://www.museodelprado.es/lopez-portana-vicente/

5 comentaris:

Leo Carioca ha dit...

La Infanta Carlota Joaquina estuvo aquí en Brasil entre 1808 y 1821, cuando la Familia Real de Portugal se vino vivir aquí (la primera vez en la Historia que una Familia Real de Europa se vino a tierras americanas).
Ella y su marido, Juan VI, tuvieron la primera coronación monárquica de la Historia de Brasil, en 1816.

Uno ha dit...

Curiosísimo ese San Sebastiám atendido por Santa Irene. Se diría que está hecho para fetichistas del pié.
Se ve que la turbulencia de los tiempos no afectaba mucho a las cabezas de las señoras: qué estilismos (perdona al coolhunter que vive en mi).

Un abrazo

Joaquinitopez ha dit...

El siglo XVIII español es el gran olvidado junto al XIX por que la inmensa figura de Goya se los come por el final del primero y el principio del segundo y la de Picasso se come el final del XIX. Sin embargo, ambos tiempos fueron en el plano artístico riquísimos y de unas calidades técnicas soberbias.
Tu síntesis me parece magnífica y la selección de imágenes muy superior a la que suele aparecer en la inmensa mayoría de los textos.
Un abrazo

senses and nonsenses ha dit...

aparte del San Sebastián, que tb me ha llamado la atención, me han gustado los dibujos de Carnicero para el Quijote.
vaya clase de Historia del Arte! algo se me irá quedando... con una selección cuidadísima como te decían arriba.

un abrazo.

Pilar ha dit...

Un paseo delicioso d sábado, gracias