dilluns, d’abril 11, 2011

Vladimír Holan: El ángel negro de Praga


En la profundidad de la noche

a Jaroslav Seifert

"¿Cómo no ser?", te preguntas y hasta acabas por decirlo
en voz alta...
Pero el árbol y la piedra lo callan ,
aunque ambos son hijos de la palabra y por tanto mudos,
ya que la palabra se asusta de ver lo que ha sido de ella...
Pero los nombres aún los tienen. Los nombres: pino,
arce, álamo temblón. ..y los nombres: feldespato,
basalto, fonolita, amor... Bellos nombres,
sólo que asustados de ver en qué se han convertido.

Vladimír Holan

Versión de Clara Janés

"Siempre he sentido que me atañe el hombre. El poeta y el artista digno de ese nombre —manifestó el escritor en 1946— cambia el mundo y lo crea de nuevo, sea con la fuerza de la humildad, sea con la fuerza de la rebelión, pero siempre encaminando su esfuerzo hacia un fin: liberar... ¿cómo no desearía el poeta cambiar el rostro de este egoísta, brutal y catastrófico mundo, cambiarlo en vistas a una finalidad primordial: llegar por fin al hombre?, ya que millones de entre nosotros no son todavía hombres."

Vladimír Holan, 1946

Vladimír Holan (Praga, 16 de septiembre de 1905 - 31 de marzo de 1980). El 16 de septiembre de 1948 Holan, poeta, ex comunista, cuarenta y tres años, condenado al ostracismo por sus ex camaradas debido a su estilo literario al que consideraron decadente, tomó la decisión de su vida: jamás volvería a salir de su casa en la isla de Kampa, situada sobre el río Moldava a su paso por la capital bohemia.

6 comentaris:

Xim ha dit...

¿En vistas a una finalidad primordial? ¿pero es que acaso tuvo algún propósito alguna vez la humanidad, que no fuera sobrevivir?...

bss

El Deme ha dit...

Hay veces que no dan ganas de salir de casa, viendo lo que hay por ahí suelto. Yo no soy poeta maldito y me pasa.

senses and nonsenses ha dit...

la poesía es un arma cargada de futuro.
otra oportunidad de re-crear el mundo. para cambiarlo...

un abrazo.

@ELBLOGDERIPLEY ha dit...

¿Se encerró en su casa? Completamente genial, aunque supongo que tendría a alguien para hacerle los recados:-)
Petons, nen!

Xavier ha dit...

Contundent decisió, idees clares.

manipulador de alimentos ha dit...

En 'La Gruta de las Palabras', gracias Clara Janés, Vladimir Holan, el ángel negro, alivia el dolor, el nuestro, el suyo, a través de la palabra. Ya saben, amigos, no hay arte sin posibilidad de misterio. Inolvidable!!!