dilluns, d’abril 04, 2011

Cartas de Amor de un Monje español

Ilustración perteneciente a la Biblia Moralisée: en la Biblioteca Bodleiana de Oxford están 224 hojas, 222 en la Bibliothèque Nacional de Francia en Paris; 178 hojas en la British Library, 6 hojas se dan por perdidas

En la compilación del "Summa dictaminis per magistrum Dominicanum hispanum ", tratado de finales del siglo XI o principios del XII llevada a cabo por un monje dominico español conservada en la biblioteca de la catedral de Beauvais, entre la amplia gama de materiales que incluye - cartas de los Caballeros Templarios al Papa a fin de defenderse de la persecución por herejía y sodomía a la que eran sometidos - aparecen dos curiosas cartas manuscritas. Las cuales fueron compiladas como modelos para un curioso uso, cómo hacer una propuesta indecente y la forma de rechazarla. En ellas podemos observa la importancia que la mitología clásica tiene para las relaciones homosexuales y lo importare que era para el cristianismo su condena. También proporciona una base de conocimiento de lo temprano que empezó a utilizarse un lenguaje propio, ya que la palabra [ludus] juego, es interpretada a forma de jerga con un significado diferente.


Carta del monje

Por su autoridad Giove (Zeus) ha publicado un edicto por el cual cualquier cosa que produzca placer debe, en cualquier circunstancia, ser honorable y estar libre de culpabilidad. Cuado se fue del lado de Juno a los brazos de Ganímedes, si hubiera sentido alguna vergüenza en el juego con el niño [in ludo pueri], hubiera evitado juntarse con él. Su juego, como dicen, tuvo lugar de forma abierta. Y su lujuria [ludi lascivia] no temía que el equipamiento se arruinase tras el juego. Pero cuando alguien clava su palo en lo más hondo del laberinto y no encuentra el fondo, teme que se pierda todo el empuje que ha puesto en ello. Y cuando se sale quiere separarse. Preocupados, sin duda, por este temor los hombres actualmente han renunciado a la inmundicia de sucias mujeres y pasado a los jóvenes para sus juegos del deseo [voluptatis ludos in pueros]. Este juego transforma a Jacinto en una flor y convirtió a Ganímedes en copero (Hebe fue relegada como portadora de la copa de Giove); Cipariso se convirtió en ciprés. Si yo quisiera desarrollar este tema de honor entre varones, ciertamente empezaría por el deleitoso asunto de sus cuerpos. De los cuales tiene ejemplos de eminentes autoridades, no debería sonrojarse amado mío, si yo anhelara llegar a sus brazos, si yo aspirara a volver a ser joven otra vez con un joven.

Respuesta del Chico

Antiguas leyes de la naturaleza, las cuales están destinadas a que los diferentes sexos se entremezclen, se aterran de la contaminación de su depravación. La naturaleza, que se regocija en los cimbreantes martillos de los jóvenes, no los implantó para eso; si los sexos opuestos no se mezclan, la generación universal de las cosas se perderá. Hombre horrible, no me rebajaría a ese vicio horrible que degrada a Dios. estoy advertido por la caída de Sodoma y Gomorra. Y además de esto, la caída de Orfeo, la metamorfosis del arpista, lo cual es suficiente advertencia para mi. Por lo tanto, advierto a su caridad: no trate de excitarme y arrastrarme a otros juegos vergonzosos [ludum infamie]. Porque si sigue haciendo esto de forma persistente, es posible que se arrepienta, cuando le de a conocer por su comportamiento vergonzante. Si quiere seguir el buen consejo que le doy, usted debe adjurar, de ahora en adelante, de es malvado vicio o su final será el de un viejo caballo podrido en mierda.

[c. 1200]

Fuente: Medieval Latin poems of male love and friendship, traducidos por Thomas Stehling.
Publicada por Garland Pub. Nueva York, 1984

Vía: http://rictornorton.co.uk

11 comentaris:

Anònim ha dit...

Es un joya! Un tesoro! Fijaos cómo declina noblemente el joven las insinuaciones del monje. Ya veo cuán importante es la mitología griega aquí. Sí es que me gustaría vivir en la Antigua Grecia!!!!!

Xim ha dit...

¿La caída de Orfeo? ¿pero Orfeo no descendió a los infiernos a por su esposa? y eso de la metamorfosis del arpista ¿qué es?, nunca lo había oído antes... El que la interacción de sexos opuestos sirva para la procreación no quita que la interacción entre sexos iguales sirva para el deleite, de hecho es la naturaleza misma la que ha preparado que así sea. La carta del monje es mucho más Digna y Honorable, y la respuesta del muchacho suena a las palabras de un viejo sacerdote pederasta reprimido e impotente, ja, ja, ja, ja, ja...

beXotes

erva_cidreira ha dit...

Hay varias versiones sobre la muerte de Orfeo.
Orfeo murió a manos de mujeres en Tracia. Después de su desmembración su cuerpo fue recogido por las Musas, que lo enteraron en Pieria, pero no así su cabeza y su lira, que, arrojadas, al río Hebro, navegaron a las costas de la isla Lesbos, donde las recogieron y las enterraron. Por eso renació con muy potente ímpetu en la isla la poesía lírica (Safo, Alceo) y se dice que en torno a su tumba acudían a cantar melodiosos lamentos los mejores ruiseñores del mundo griego.
Los primeros testimonios iconográficos de la muerte de Orfeo por mujeres tracias se datan de 490-480 a.C.
Sin embargo, la primera fuente que habla más concretamente de bacantes que desmiembran a Orfeo durante sus ceremonias orgiásticas en honor de Dioniso fue Esquilo en su tragedia hoy perdida Las basárides (hacia 465 a.C.), seguido por Platón en el siglo IV.
Y es Fanocles, en el siglo III a.C., quien primero habla del amor de Orfeo por los muchachos dándonos el nombre de su amado: Calais, hijo de Bóreas, uno de los participantes en el viaje de los Argonautas. Orfeo sufre por el amor de Calais, lo que parece indicar que no logra conseguirlo. Las mujeres tracias entonces le cortan la cabeza por haber sido el primero en introducir en Tracia el amor masculino y no haber alavado el femenino. Como castigo por el crimen, los tracios han tatuado a sus mujeres de generación a generación.
Es probable que esta versión sea una invención de Fanocles -según el modelo de la relación pederñastica, también fallida, de Heracles e Hilas en su viaje por el Vellocino de Oro- para el catálogo de los amores homosexuales en que consistía su obra, Los amores o los bellos.
Según Ovidio y Virgilio, después de la pérdida de Eurídice el cantor, triste y fiel a su memoria, renunció para siempre al trato con las mujeres y ellas lo mataron por considerarse ofendidas por su rechazo.

Joaquinitopez ha dit...

Joooooo. Me estoy sintiendo como un analfabestia. Menudo comentario Erva, de descubrirse.
Por otro lado mala leche la del zagal, y encima dándole gracias de que no le lleve a la hoguera directamente.
Preciosa entra Pe-jota, como siempre.

Tres_Leches ha dit...

aquí se puede leer un poema griego del siglo XIX inspirado en la historia del Orfeo homosexual.

Melodramático ha dit...

Me encanta la primera carta, qué manera más elegante de insinuarse... Ya podían aprender muchos en el siglo XXI de los monjes del XII.

MM de planetamurciano ha dit...

"Alguien clava su palo en lo más hondo del laberinto"...NO DOY CRÉDITO.
Y todas estas cosas salen despues de muchos siglos de censura y limpieza...¿Ké no habría antes de ke se arrancaran las hojas ke se dan por perdidas?

tecla ha dit...

Pero qué buno mi querido P-Jota. Dónde te metes tu para encontrar estas informaciones tan interesantes.
Hoy mismo pensaba que el hecho de exigir el celibato tanto a hombres como a mujeres, es ya en sí mismo una auténtica aberración, y la causa de tanta pederastia y tantos males.
Va absolutamente en contra de la Creación divina, hablando desde un lenguaje puramente religioso.

senses and nonsenses ha dit...

todos los monjes, curas... han deseado siempre lo mismo. el celibato sí que es anti-natura.

erva_ siempre muy atento en los aspectos en los que es un erudito, francamente.

Xavier ha dit...

Anónimo clava a la perfección mi pensamiento.
Una joya, y no las maneras de los que se creen con el derecho a la intimidación.

Carlos ha dit...

Maravilloso.
Muchas gracias, Pe-jota.