dilluns, d’abril 25, 2011

25 de Abril: Grândola, Vila Morena



Revolução dos Cravos (Revolución de los Claveles), Cerco al cuartel do Carmo, Lisboa (25 de Abril de 1974)

El 25 de abril de 1974, a las 0.25, Rádio Renascença transmite "Grândola, Vila Morena", una canción de José Afonso prohibida por la dictadura. Es la señal pactada por el Movimento das Forças Armadas para ocupar los puntos estratégicos del país. Seis horas más tarde el régimen dictatorial se derrumba, acabando con el sanguinario Estado Novo implantado por Salazar en 1932 (en esos momentos Marcelo Caetano era el continuador del régimen tras la muerte de Antonio de Oliveira Salazar en 1970) lo que le convertía en el régimen dictatorial más longevo de Europa. Portugal recuperaba sus libertades y con ella acabaría la cruenta guerra colonial que se estaba desarrollando en África y se asistiría al nacimiento de nuevos Estados, Angola, Cabo Verde y Mozambique así como el reconocimiento definitivo de la independencia de Guinea Bissau.

Fotografía de Eduardo Gageiro

Grândola vila morena

Grândola vila morena
Terra da fraternidade
O povo é quem mais ordena
Dentro de ti ó cidade
Dentro de ti ó cidade
O povo é quem mais ordena
Terra da fraternidade
Grândola vila morena

Em cada esquina um amigo
Em cada rosto igualdade
Grândola, vila morena
Terra da fraternidade
Terra da fraternidade
Grândola, vila morena
Em cada rosto igualdade
O povo é quem mais ordena

À sombra duma azinheira
Que já não sabia a idade
Jurei ter por companheira
Grândola a tua vontade
Grândola a tua vontade
Jurei ter por companheira
À sombra duma azinheira
Que já não sabia a idade



Grándola, villa morena

Grándola, villa morena,
tierra de la fraternidad;
el pueblo es quien más ordena,
dentro de ti. Oh, ciudad.

Dentro de ti, oh, ciudad,
el pueblo es quien más ordena;
tierra de la fraternidad,
Grándola, villa morena.

En cada esquina un amigo,
en cada rostro, igualdad.
Grándola, villa morena,
tierra de la fraternidad.

Tierra de la fraternidad,
Grándola, villa morena;
en cada rostro, igualdad,
el pueblo es quien más ordena.

A la sombra de una encina
de la que ya no sabía la edad,
juré tener por compañera,
Grándola, tu voluntad.

Grándola, tu voluntad,
juré tener por compañera,
a la sombra de una encina
de la que ya no sabía la edad.

Fernando José Salgueiro Maia fotografiado por António Cunha

"Señores míos, como todos saben, hay diversas modalidades de Estado. Los estados sociales, los corporativos y el estado al que hemos llegado. Así, en esta noche solemne, vamos a acabar con el estado al que hemos llegado. De forma que, quien quiera venir conmigo, vamos para Lisboa y acabemos con esto. Quien sea voluntario, que salga y forme. Quien no quiera salir, se queda aquí".

Fernando José Salgueiro Maia en la madrugada del 25 de abril de 1974,
en la parada de la Escuela Práctica de Caballería de Santarém

http://www.kaosenlared.net/noticia/Aniversario de la revolución de los claveles
Centro de Documentação do 25 Abril da Universidade de Coimbra
http://www.25abril.org/a25abril/
Retratos de Abril, por Alfredo Cunha e Eduardo Gageiro

6 comentaris:

Luís ha dit...

Obrigado pela homenagem à nossa revolução. Que se cumpra ainda o seu propósito, um dia!... Abraço,

senses and nonsenses ha dit...

el mejor momento para recordar una revolución, ahora que Europa parece anestesiada. no esperábamos lo que está pasando en los países árabes.
ojalá llegue a buen puerto...

un abrazo.

Joao Baptista ha dit...

25 de Abril sempre.

"em cada esquina um amigo, em cada rosto, igualdade"

tecla ha dit...

Impresionante el vídeo. Pone los cabellos de punta. Qué emoción tan fuerte.
Yo recuerdo la revolución de los claveles como si la estuviera viendo, aquella emoción, aquel nudo en la garganta.
Ojalá que el pueblo árabe lo arregle así de fácil.
Pero los tiranos me parece que no están por la labor.
Un abrazo P-Jota

Uno ha dit...

Me imagino que desde otros paises de Europa se vería de forma distinta pero para nosotros fué tan emocionante ver que era posible.

Pilar ha dit...

Para mí fue extraño ver al ejército tunecino apoyar al pueblo rebelado. La dictadura franquista en España dejó además del lastre que sabemos, un gran antimilitarismo del que ni los propios militares se han recuperado. No me fío mucho yo de ellos, no, sorry.Un lujo sin embargo esta revolución de los claveles que honra a Portugal.