dilluns, de març 28, 2011

Sinatra: A su manera

Frank Sinatra, 1938, Condado de Bergen (Nueva Jersey)

Si tecleamos la palabra mugshot en internet obtendremos unos resultados increíbles, y si la asociamos al nombre de una celebridad nos llevaremos más de una sorpresa. Nadie está libre de culpas, aunque tal vez la historia más rocambolesca sea la que rodea esta foto.
En noviembre de 1938, Frank Sinatra (1915 - 98) conocido como "La Voz", fue arrestado en el condado de Bergen (Nueva Jersey) bajo el cargo de seducción, ya que había incumplido la palabra de matrimonio a una joven con la que había mantenido relaciones, obviamente sexuales. Pero tras haber pasado un mes se descubre que la interfecta ya estaba casada, lo cual no impide que que "La Voz" vuelva a ser detenido, esta vez por delito de adulterio. That's Life.

8 comentaris:

tecla ha dit...

Qué tiempos p-jota. Siempre tormentosos. Y eso que dicen que el hombre es el rey de la creación.
¿Y si hiciéramos unas elecciones cósmicas y enviáramos al los hombres a la posada del limbo?
No hay ni un animal en todas las especies de la tierra que haga tantas tonterías como el ser humano.

Xim ha dit...

Y según Lyz Taylor su amigo James Dean le contó una vez que de pequeño sufrió abusos sexuales por un pastor de una iglesia, en ese aspecto no han cambiado tanto las cosas, la iglesia, cuna de grandes pederastas...

beXotes

MM de planetamurciano ha dit...

Si estuviera en la cárcel todo el mundo ke prometió y NO cumplió, no habría nadie en la calle.
La anécdota es jugosísima.

pon ha dit...

lo del cargo de seducción es impagable!!!

Mery ha dit...

Vamos, que pecó de todas maneras.

Luego se redimió con la Música y su voz.

Luis Chacón ha dit...

ante esto uno sólo puede pensar WHAT THE HELL!! es como si detienen a hugh grant por decir un ñoño e insulso piropo a una muchacha... frank es seducción!!

senses and nonsenses ha dit...

que no puedo yo con frank sinatra...
me lo tengo que mirar.

un abrazo.

Xavier ha dit...

La palabrita da mucho de si realmente. La primera acusación de la Voz en nuestros días y en aquel entonces, rozaba la paranoia de una sociedad falsamente puritana. Curiosas anécdotas.

Que poco había cambiado la moralidad desde Giacomo Girolamo Casanova hasta las travesuras de Sinatra.