dilluns, de gener 24, 2011

"Artaud le Momo" (1947), Antonin Artaud

Antonin Artaud por Man Ray (1926)

EL REGRESO DE ARTAUD EL MOMO

El espíritu fondeado,
clavado en mí
por la fuerza
psicolúbrica
del cielo
elucubra
cada
incitación
cada
inhibición.

o dedí

a dada orzurá
o du zurá
a dada skizí
o kayá
o kayá panturá
o ponurá
a pená
poní

Es la telaraña pentral
la pela onura
de o–o la vela
la lámina anal de anavú

(Soy yo, dios, no eres tú
quien lo despoja.

Tú no me has arrancado nada semejante.
Es la primera vez que lo escribo,
nunca antes los había encontrado.)

No la elástica tela de la cópula,
no el miembro suprimido de este esperma
producto de una devastación,

sino un cuero de carne
fuera de esa tela elástica
fuera de lo que es resistente o laxo.

Pasé por lo resistente y por lo laxo,
este cuero de carne tirante como una palma,
extendida, abierta como una palma de mano
exhausta por haber permanecido erecta,
negro, azulado

de tierno a laxo.

Pero, en definitiva, ¿qué es lo que quieres tú,
/el loco?


¿Yo?

Esta lengua entre cuatro encías,
esta carne entre dos rótulas,
este pedazo de orificio
para los locos.

Pero no exactamente para los locos.
Para los decentes
a quienes un delirio de eructar los corroe

por todas partes,

y han trazado un itinerario
de ese eructo,

pongan atención:
trazaron el itinerario
del inicio de las generaciones
en el cuero palmípedo de mis orificios,
míos.

¿Cuáles, orificios de qué?

Del espíritu, del alma, de mí y de ser;
aunque en el sitio donde se caga uno
padre, madre y Artaud también,

En el pantano de la confabulación con ruedas,
en el pantano de la tela que bufa
de este vacío
entre resistente y laxo.

Negro, azulado,
tenso,
infame
y eso es todo.

Eso quiere decir que hay un hueso
donde

dios
se puso encima del poeta
para robarle la ingestión
de sus versos,

como pedos de la cabeza
que le arranca por la vagina,

como si se los sacara desde la profundidad de
los años
hasta el fondo del orificio de su vagina,

y no es una picardía de conchudo
que lo hace de esta forma,
es la picardía de toda la tierra
contra quien en la vagina
tiene cojones.

Y si la imagen no se entiende
—es eso lo que les escucho murmurar
en redondo—
que no entienden la imagen

que está en el fondo
del orificio de mi conchudo,

es porque ustedes no han llegado al fondo,
no al fondo de las cosas,
sino al fondo de mi vagina,
mía,
aunque desde el fondo de las edades
ustedes chapalean en redondo
como se trama una internación,
o se confabula mortalmente un encierro.

ye re ghi
regheghí
yeghená
a reghená
a ghegá
rirí


Entre el culo y el fundillo,
entre el esperma y el infra–vestido,
entre el miembro y la traición,
entre la lámina y la membrana,
entre la chapa y el techo,
entre el semen y el estallido,
tre el barro y tre el borde,

entre el ano y la mano de todos
apoyada
sobre la trampa de alta tensión
de un estertor de eyaculación
no hay ni un grano
ni una roca

aplastada muerta al pie de un salto

ni el miembro en pedazos de un alma
(el alma es sólo un antiguo proverbio)
sino la temible contención
de un hálito de alienación

ultrajado, pelado, chupado hasta el fin
por toda la descarada chusma
por todos los indigestados de soretes
que no tuvieron otro banquete
para vivir
que deglutírselo
a Artaud
el momo
allí, donde se permite fornicar antes
que yo
y el otro ponerlo más erecto
que yo en mí mismo
si tuvo el reparo de colocar la cabeza

sobre el declive de este hueso
ubicado entre el ano y el sexo

de este hueso pelado que nombra
en la mugre de
de un paraíso
donde el primer defraudado de la tierra
no fue la madre o el padre
que te volvió a armar en este antro
sino
YO
paralizado en mi locura.

¿Y por qué cosa me vi obligado a
desempaquetar mi vida también allí?
YO
NADA, nada.
Porque yo,
estoy allí,

estoy allí,
y es la vida
la que hace dar vueltas a su palma obscena.

Bien
¿Y después?

¿Después?
El viejo Artaud
está bajo tierra
en el hueco de la chimenea
que consiguió de su encía congelada
desde el día en que lo mataron.


¿Y después?
¿Después?
¡Después!

Está ese orificio sin cerco
que la vida quiso encuadrar.
Porque no es un orificio,
es una nariz
que supo siempre olfatear excesivamente bien
el aire de la apocalíptica
cabeza
que succionan sobre su ano cerrado,
y porque el ano de Artaud es bueno
para los traficantes de prostitutas en miserere.

Y dios, tú también tienes la encía,
la encía derecha hundida
dios,

también tu encía está congelada
desde hace miles de años
en que me mandaste tu ano innato

para ver si yo por fin
iba a nacer
desde la infinidad de tiempo en que me
esperabas
rasgando
mi barriga de ausente.

menendí anenbí
embendá
tarch inemptle
o marchti rombí
tarch paiotl
a tinemptle
orch penduí
a patendí
a merchit
orch torpch
ta urchpt
la tro taurch

campli
ko ti aunch
a ti aunch
aungbli

"Artaud le Momo" (1947), Antonin Artaud
Traducción: Sara Irwin

6 comentaris:

Anònim ha dit...

Pienso que todo esto debe de ser tremendamente duro, sin poder llegar nunca a laxo, p-jota.
Cómo lo aceptará la sociedad si los mismos inteesados en la mayoría de las ocasiones lo niegan en redondo.
Gracias por tu riqueza p-jota.

Soy Tecla

MM de planetamurciano ha dit...

Estos versos lubrican más ke el KY...

senses and nonsenses ha dit...

joerrr con el Artaud y su ano bueno.
me has dejao.... estoy entre laxo y elástico.

un abrazo.

Justo ha dit...

Como me ocurre a veces con los franceses, en mi opinió le sobra algo de afán de trascendencia y una cierta petulancia... pero igual lo leo otro día y me encanta.

Madame X ha dit...

Hacía que no leía a Artaud la intemerata. Siempre me ha resultado un autor difícil de digerir, aunque tiene algo de fascinante. Curiosa es la descripción que hace de él Anaïs Nin en sus diarios. Admira su atormentada espiritualidad y su talento, pero siente rechazo por su deteriorado físico, aunque ella lo dice con mucha elegancia. Su affaire íntimo con él no debió ser precisamente satisfactorio.

Xavier ha dit...

Rica controvèrsia vagino-anal, meravellosa i dura reflexió sobre el sexe, t’imagines si el cervell revés de cop quantitats de sang com rep la polla ?, o be explotaria o ens faria mes savis.
No coneixia aquest text, he passat una bona estona, amb moments erectes i altres de flàccides mòrbida.