divendres, d’octubre 15, 2010

Variaciones Goldberg - Variatio 25. a 2 Clav. [Adagio]


Apodada la "perla negra" por la clavecinista y pianista Wanda Landowska, la variación 25 es apreciada por muchos como las más bella e impresionante de la obra en su conjunto. Williams escribe de ella que "la belleza y oscura pasión de esta variación la convierten incuestionablemente en el punto emocionalmente más alto de toda la obra", y Gould observa que "la aparición de esta nostálgica y fatigada cantilena, es un golpe maestro de psicología."




Las "Variaciones Goldberg" es una obra que sobrepasa el mito, casi una leyenda que ha sobrevolado el tiempo sin perder un ápice de su gloriosa áurea. Y parte de ese carácter mítico nace con Johann Nikolaus Forkel, biógrafo de Bach, el cual nos cuenta en una de las primeras biografías del compositor que las "Variaciones" fueron un encargo del conde Hermann Carl von Keyserling de Dresde para que el clavecinista de la corte Johann Gottlieb Goldberg, de quien tomaran el nombre, las interpretase durante las noches de insomnio del aristócrata, verdad o mentira, lo que sí podemos afirmar es ¡Bendito insomnio!

Portada de la primera edición de las Variaciones Goldberg, publicada en Núremberg en 1742.
"Preparada para el placer y la alegría de los amantes de la música por Johann Sebastian Bach, compositor de la corte para el rey de Polonia y gobernador de Saechs, Capellmaister y Directore Chori Musici en Leipzig"


Ver también:


Gould’s Own Liner Notes from the 1955 Release of the Goldberg Variations

8 comentaris:

dvd ha dit...

... wow... no tengo palabras... mejor me callo...

Joao Baptista ha dit...

Tão culto o meu amigo

senses and nonsenses ha dit...

qué casualidad! esta misma mañana me han hablado de Goldberg, de Bach y de Gould, tpc sé si será verdad pero me han contado la misma historia.
qué personaje Gould!

un abrazo.

Pilar ha dit...

Observo la belleza del mundo, ese piano y de esa partitura, y pienso en la suerte de seguir viviendo el el deliete del arte, de la armonía yla pasión. Algunas veces dudo del futuro, domingo melancólico

Mery ha dit...

Bueno, con Bach hemos topado.
Y qué singular también Glenn Gould, de extraña personalidad.
Se agradece mucho una entrada como ésta, aunque sea para recordarnos que la Música (y la de Bach la primera) es un don divino.
Un fuerte abrazo

Vulcano Lover ha dit...

Bach escribió tiempos cósmicos e intemporales como este. Muchas de sus sarabandas están en la misma línea... por no hablar ya del arte de la fuga donde la melodía y la tonalidad rozan límites que no volverían a hacer hasta el siglo XX.
Para que investigues, muy recomendable la grabación que de esta obra ha hecho el clavecinista alemán Andreas Staier, búscala, es uno de los discos del año, al menos para mí

@ELBLOGDERIPLEY ha dit...

Bendito insomnio en este caso, en el de muchos músicos, escritores y artistas, desdeluego. Y Glenn Gould un genio y todo un personaje único también.
Petonets!

Justo ha dit...

Qué belleza. Como músico, Bach es inconmesurable, grandioso en lo grande -valga la redundancia- y en el detalle.. Si alguien habló con Dios, ese fue él. ¿Qué más se puede esperar de una civilización, después de él? Ya se llegó al summum, sólo nos quedaba bajar.

He vivido mucho las Variaciones, de la mano de mi anterior compañero. Para mí son un conjunto.. me es muy difícil escuchar una suelta, aunque sea tan bella como la que has bajado..