divendres, d’octubre 08, 2010

La Residencia de Estudiantes 1910 - 2010



"La Residencia es una acrópolis sembrada de chopos, donde el señor y la señora Jiménez han creado un centro de estudiantes, escuela de solidaridad, de espíritu de iniciativa, de sólida virtud. Es como un monasterio –sereno y largo-. ¡Menuda suerte para los estudiantes!»

Le Corbusier, «L’Intrasigeant» (París), junio 1928

Luis Buñuel practicando boxeo en la Residencia, hacia 1921.

Salvador Dalí, Federico García Lorca y Pepín Bello, en la Residencia de Estudiantes, en 1923.

Hinojosa, Juan Centeno, Lorca, Prados y Luis Eaton (1924)

El 1 de Octubre de 1910 abría sus puertas la Residencia de Estudiantes, creada por un decreto del Ministerio de Instrucción Pública. Al frente de la residencia estaría Alberto Jiménez Fraud (Málaga, 4 de febrero de 1883 - Ginebra, 23 de abril de 1964) discípulo de Framcisco Giner de los Ríos, fundador y director de la Institución Libre de Enseñanza, lo cual llevaría a que la Residencia se convirtiera en un centro dirigido a la creación, el pensamiento y el diálogo interdisciplinar.

"Lo angustiosamente apremiante era formar una clase directora consciente, leal e informada. Esta labor respondía plenamente a mi vocación, y me entregué por entero a ella."

Alberto Jiménez Fraud

Su ubicación originaria fue en la calle Fortuny nº 14 de Madrid, para en 1915 inaugurar el centro que hoy conocemos en la Colina de los Chopos. El edificio de estilo Neomudéjar fue obra del arquitecto Antonio Flórez Urdapilleta.

A pesar de los avatares históricos, esta institución símbolo del saber, del conocimiento, del debate intelectual, ha llegado a nuestros días con toda su carga cultural y emocional; no en vano por ella pasaron, bien como residentes, bien como invitados, figuras de la talla de Miguel de Unamuno, Alfonso Reyes, Manuel de Falla, Juan Ramón Jiménez, José Ortega y Gasset, Pedro Salinas, Blas Cabrera, Eugenio d'Ors o Rafael Alberti, así como Albert Einstein, Paul Valéry, Marie Curie, Igor Stravinsky, John M. Keynes, Alexander Calder, Walter Gropius, Henri Bergson y Le Corbusier.
A parte de ser un centro que abrió y aireo esta nación, dando alas a la creación y propiciando el desarrollo de las artes y las ciencias como un todo que dialogaban entre si, no podemos olvidar el hecho de que entre sus paredes vivieron Lorca, Buñuel, Dalí, Pepín Bello, Salvador Bacarisse o Severo Ochoa, una especie de extraña conjunción astral que logró que figuras preeminentes de nuestra cultura y ciencia no sólo se cruzaran en un mismo sitio sino que entraran en relación permanente, algo que difícilmente puede volver a suceder.

Reunión de la Orden de Toledo en la Venta de los Aires. De izquierda a derecha, José Bello, José Moreno Villa, Luis Buñuel, José María Hinojosa (sentado) María Luisa González y Salvador Dalí.

De izquierda a derecha, José Bello, Federico García Lorca, Juan Centeno y Louis Eaton-Daniel, en una habitación de la Residencia de Estudiantes, Madrid, 1924

Grupo de residentes ante el edificio llamado «Trasatlántico», perteneciente al conjunto de la Residencia de Estudiantes.

Entre los fotografiados están Federico García Lorca y Salvador Dalí. Madrid, 1925.

Alberto Jiménez Fraud primer director de la residencia y Juan Ramón Jiménez en la azotea de uno de los pabellones gemelos de la Residencia, hacia 1925

Santiago Ramón y Cajal en el banco del Duque de Alba en la Residencia, en septiembre de 1926. Archivo de la Residencia de Estudiantes

Le Corbusier, en 1928, con los hijos del infante don Fernando después de una de sus conferencias impartidas en la Residencia de Estudiantes.

Severo Ochoa en la Residencia de Estudiantes, hacia 1930

Grupo de "barracos" con Federico García Lorca en la Residencia de Estudiantes, Madrid 1932

No obstante también, este centenario, no deja de producir una sensación de cierta amargura, como reflejo de aquello que no pudo llegar a ser.



Un sueño de desarrollo truncado por una guerra absurda que acabó con todo tipo inteligencia en esta nación devolviéndonos a una oscura caverna y que convirtió esta acrópolis, como la denominó Le Corbusier, en un centro dependiente del CSIC, intentando borrar cualquier relación con su pasado. Pero el pasado siempre regresa y en 1986 volvió a abrir sus puertas recuperando el espíritu con que fue creada, un lugar de encuentro de la cultura y un centro para el debate, así como mantener viva la memoria de la "Edad de Plata" de la cultura española.

+Información:

http://www.residencia.csic.es/

13 comentaris:

Leo Carioca ha dit...

Bom, por todos que já estiveram lá, se vê que é um lugar de grande importância histórica.

erva_cidreira ha dit...

'Coloquio en la Residencia', es un filme, de 34 minutos de duración aproximadamente producido por la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC) y la Fundación 'la Caixa' con la colaboración de la Fundación Federico García Lorca, la Fundación Gala-Salvador Dalí y la Residencia de Estudiantes, que recrea la relación del pintor y el poeta a través de una lectura dramatizada de fragmentos de su correspondencia, notas, dedicatorias... realizada en el Salón de la Residencia de Estudiantes y entrelazada con algunos de sus poemas y cuadros.

http://www.elpais.com/videos/cultura/Coloquio/residencia/Manuel/Gutierrez/Aragon/elpvidcul/20100922elpepucul_2/Ves/

Ferran ha dit...

Un recordatori fantàstic i doble, no només del que es pot fer de bò sino del que es pot fer de dolent i destructor. Realment, un moment i un espai ben únic.

Vulcano Lover ha dit...

no te sigo a este ritmo, jajajaj.

La residencia es uno de mis lugares fetiche, uno de esos lugares por los que me suelo dejar caer en mis paseos vagabundos por Madrid. Algo de ese espíritu, afortunadamente, se sigue respirando allí. A pesar de que la transformación urbana del entorno ha sido muy grande, la Residencia ha permanecido intacta, con sus árbole, su jardín de especias, su banco de piedra, su ladrillo rojo. UN oasis arquitectónico y espiritual donde siempre es delicioso parar, y dejarse llevar.

Uno ha dit...

Hay momentos y espacios irrepetibles. Tengo amigos en el CSIC, y he tenido por eso la oportunidad de visitarla en varias ocasiones. Y comer en su restaurante. No me gustó cuando cambiaron sus muebles pero sigue siendo una experiencia encontrarse en el lugar donde vivieron personas tan admiradas.

Mercedes Ridocci ha dit...

¡Que maravilla de entrada!

Toda esa generación que tanto nos aportó, ahí, junta.
Y como muy bien dices al final, a pesar de la oscuridad y la ignorancia en las que nos introdujo el franquismo: "el pasado siempre regresa ..."


Muchas gracias.

Un saludo

MM de planetamurciano ha dit...

La Guerra civil truncó tantas cosas ke hubieran hecho de este país un lugar taaan bueno.

@ELBLOGDERIPLEY ha dit...

Nada es lo que fue, y la Residencia actual tampoco. Ya de niños nos llevaban de excursión de "extranjis" alguna vez: era un sitio mítico para mis primeros profes, algunos habían estado allí, luego habían vuelto del exilio...

La última vez que fui nos colaron descaradamente, una amiga intelectual conocía a alguien allí, y había un concierto de una cantante, con la que casi nos chocamos.

Un lugar mítico, un tanto pijo después, pero un proyecto educativo mítico y libre: no tanto de una España de derechas contra otra de izquierdas: sino de una España de un tipo de izquierdas contra otro tipo de izquierdas, y de un tipo de derechas, contra otro tipo de derechas: un sitio liberal, ácrata, donde convivían todos sin politización alguna (que es tan anti-cultural), un proyecto creativo, especial.
También es que no había otro: Era una élite (hay que aclarar): No entraba todo el mundo. Dalí era hijo de un notario, Buñuel de un médico, y García-Lorca de un terrateniente.
Era un sitio caro para la época, pero también sublime, surrealista, especial. Anunciar la hora de la comida con un Gong japonés o chino, que resonaba....pues es que es original.
También es que para la época, los colegios mayores y las residencias de estudiantes, se empezaron a fundar en los 50, y entonces, es que la gente que quería venir a estudiar a Madrid, pues ó se iba a una pensión, o a casa de un familiar...no había mucho...Y aquéllo era un balneario, un remanso.
Está la expo en el Palau Robert hasta el 30 de Noviembre...
Los grandes genios "míticos" que estuvieron, tampoco estuvieron mucho allí, Dalí no duró el curso prácticamente, porque en la Academia de San Fernando, se pegó con un profesor, dijo que sabía más que él y más que todos los alumnos, y que era "la reencarnación de Michelangelo Buonarotti" (algo así dijo, después de arrodillarse durante una visita de Alfonso XIII y decirle que "los dos procedían de la divinitat"):-)...
Pasaron muchas cosas, pero el tiempo las borró: no creo que las paredes de un sitio conserven nada de quiénes han estado allí. Bueno, eso venden, pero yo no me lo creo.
Ni siquiera en los 70...Pero que es un lugar mítico por eso, qué duda cabe, lo que pasa es que hay mucho investigador "ceporro", que ahora, ó antes, se hospeda allí (soltando un pastoncillo, porque es un sitio caro o de beca gorda), pensando que "se le va a pegar algo" y no se les pega nada...
Es que las concentraciones de genios en un sitio, son raras, incluso una vez en un siglo..

Petons!

Justo ha dit...

A veces pienso por qué en la actualidad no tenemos, ni por asomo, ese nivel en lo que se refiere a figuras de categoría cultural en el pensamiento o en las artes. O si las tenemos, será que no las valoramos en su medida. Quizá las épocas trágicas como la que nos ocupa propician también un mayor talento a la hora de reflejar las inquietudes, una sensibilidad más acerada..

senses and nonsenses ha dit...

qué maravilla, qué envidia, y ¡qué putada! pensar en la españa que pudo haber sido y no fue. puede que no muy diferente de lo que ocurría en el resto de europa. pero saber que aquello acabó por la ignorancia y la cerrazón de algunos ha convertido esta época y particularmente la Residencia de Estudiantes en un lugar mítico.
te iba apreguntar por el doc. pero creo que erva-cidreira ya lo ha hecho.

un abrazo.

Pilar ha dit...

Y curioso: María Zambrano podía ir a dar charlas pero no a alojarse allí, por ser mujer...un tema que, como se ve en el vídeo, aunque optimistamente visto, les costó como a la misma sociedad, claro.

El lugar del regeneracionismo. A Lorca le costó entrar, que si no llega a ser por la pasta del padre... algo elitista, pero menuda élite! Esa guerra... nuestro principal desastre del xx

Alfonso Fuentes ha dit...

Emocionado por tu blog. Después de ver la fabulosa entrada sobre Antonio Fuentes, me encuentro la entrada de la Residencia. He sido íntimo amigo de Natalia Jiménez de Cossío, hija de don Alberto Jiménez Fraud.

España sería distinta si el ejemplo de la formación de la Residencia se hubiese mantenido y difundido!!!! La palabras del Presidente de la Residencia publicadas en Inglaterra a los 50 años de su constitución, por don Alberto en 1960, es de los textos más limpios y generosos que he leído.

Mil gracias.

angelito curioso ha dit...

A mí me jode que un tipo llamado Pepin Bello, metido en todos los ajos y bailes, no ha soltado ni palabra sobre todo lo que vió y oyó en la Residencia, y eso que tuvo tiempo de que pasaran todos los toros a quienes podría molestar con sus recuerdos