diumenge, de setembre 19, 2010

Sencillamente Labordeta

José Antonio Labordeta por Carlos Miralles

José Antonio Labordeta Subías (Zaragoza, 10 de marzo de 1935 - ibídem, 19 de septiembre de 2010) cantautor, escritor y político español, diputado en el Congreso por la Chunta Aragonesista, pero sobretodo un hombre integro, austero, irónico y tierno, un ser de una excepcional sensibilidad, en resumen un hombre bueno, por eso hoy es como si todos nosotros hubiéramos perdido a nuestro entrañable abuelo, al cual debemos darle las gracias por ser como era, darle las gracias por su ejemplo de honestidad, por mantenerse firme en la racionalidad aunque fuese con ese maravilloso "a la mierda" con el que tantos nos identificamos.

Hasta siempre José Antonio




Somos
como esos viejos árboles
batidos por el viento
que azota desde el mar.

Hemos
perdido compañeros
paisajes y esperanzas
en duro batallar.

Vamos
a echar nuevas raíces
por campos y veredas,
para poder andar

tiempos
cubiertos con las manos
los rostros y los labios
vendrá fraternidad.

Somos
como la humilde adoba
que cubre contra el tiempo
la sombra del hogar.

Hemos
perdido nuestra historia
canciones y caminos
en duro batallar.

Vamos
a echar nuevas raíces
por campos y veredas,
para poder andar

tiempos
futuros y anhelados,
de manos contra manos
izando la igualdad.

Somos
igual que nuestra tierra
suaves como la arcilla
duros del roquedal

Hemos
atravesado el tiempo
dejando en los secanos
nuestra lucha total.

Vamos
a hacer con el futuro
un canto a la esperanza
y poder encontrar

tiempos
cubiertos con las manos
los rostros y los labios
que sueñan libertad.

Somos
como esos viejos árboles.


"Nací en Zaragoza en el año 1935 en el seno de una familia pequeñoburguesa e ilustrada. En mi casa igual se leía a Virgilio que a Lautremont. Tuve una infancia secretuda y llena de escondites donde guardaba mis ansias de ser un hombre. No fui un buen estudiante pero si un buen amigo de mis amigos. De mi hermano Miguel heredé el ansia de escribir y de mi hermano Manuel la de cantar. De mi padre heredé los silencios y de mi madre las desconfianzas hacia el ser humano. Escribí versos, reí con mis amigos y el franquismo me puso la cara seria hasta tal punto que, durante unos años, olvidé de reírme… Un día me puse a cantar, pero nunca me lo tomé muy en serio porque estaba convencido de que ese no era mi oficio. Oficié en 'Andalán' con unos colegas inconscientes y seguí convencido de que lo mío era pasear por las mañanas en la Zaragoza gusanera… Ahora sólo me produce intranquilidad el fax. Lo demás, a mi edad, ya casi lo tengo todo controlado, menos la vida, naturalmente"

José Antonio Labordeta


Aragón

Polvo, niebla, viento y sol
y donde hay agua, una huerta;
al norte, los Pirineos:
esta tierra es Aragón.

Al norte, los Pirineos
al sur, la sierra callada,
pasa el Ebro por el centro
con su soledad a la espalda.

Dicen que hay tierras al este
donde se trabaja y pagan...
Hacia el oeste el Moncayo
como un dios que ya no ampara.



Desde tiempos a esta parte,
vamos camino de nada,
vamos a ver como el Ebro
con su soledad se marcha.

Y con el van en compaña
las gentes de estas vaguadas,
de estos valles, de estas sierras,
de estas huertas arruinadas.

Polvo, niebla, viento y sol
y donde hay agua, una huerta;
al norte, los Pirineos:
esta tierra es Aragón.

Jose Antonio Labordeta

16 comentaris:

Justo ha dit...

(Os escribo a ti y a Pon más o menos el mismo comentario, algo que no he hecho nunca, pero en este caso..)

Va una anécdota.

Durante un tiempo pertenecí a la Plataforma Estatal por la Enseñanza Pública; para una campaña pedimos entrevistas con los portavoces de los grupos parlamentarios: entre otras cosas pedíamos ayuda económica, porque no teníamos un duro. Evidentemente, la ayuda la daban los grupos, no los diputados: no me acuerdo cuánto podía llegar a ser, pues ponle 600 euros, o 1000, o nada, en función de la gracia que les hiciera la educación pública y de su presupuesto.

Y uno de los portavoces era él.. nos escuchó y estuvo totalmente de acuerdo, y al terminar sacó, campechano, un billete de 50 euros, de su cartera.. entendió que la ayuda que pedíamos era personal, y nos dio lo que tenía a mano...

Era una persona muy auténtica, me parece, que se ganó además a todo el mundo con el programa de la mochila, recorriendo los pueblos y sus gastronomías.. quizá el político más querido de los que quedaban, aunque ya no ejerciera y quizá nunca fuera un político.

Pilar ha dit...

El siglo XX se nos va. Una persona honesta, con los demás y consigo mismo. Parte de la historia; nos queda que la hemos vivido.

Eduardo ha dit...

Gracias Pe-jota. Hoy lloro por dentro. Mucho. No sé si sabéis lo que es este hombre para los aragoneses. Y gracias Justo, por la anécdota...

Arguifonte ha dit...

Imprescindible Labordeta lo hubiera titulado yo.

pon ha dit...

Un hombre que miraba, cantaba y hablaba de frente. Cuánto tendrían que aprender de él los diputados, todos los diputados. Se fue como vivió, llevando su puño en alto con dignidad, y que les den morcilla a los gilipollas.

senses and nonsenses ha dit...

¡Auténtico!

...y eso es tan difícil.

un abrazo.

Leo Carioca ha dit...

Pienso yo que él no era muy conocido aquí en Brasil. Pero se puede ver que fue una persona muy inteligente y talentosa.

Joaquinitopez ha dit...

Como siempre magistral entrada.
En cierto sentido era una referencia vital y una especie de ancla saber que él estaba ahí, que todavía quedaba alguien decente que llamaba al pan, pan y al vino, vino, sin miedo a las palabras ni a las ideas.

Joao Baptista ha dit...

Desconhecia por completo. Estamos sempre a descobrir coisa novas, e é isso que torna o mundo excitante

Mercedes Ridocci ha dit...

Me alegra que tu también hayas hecho una entrada a nuestro comprometido LABORDETA.

Champy ha dit...

Ah como duelen estas perdidas verdad???

Mi Solidaridad Total.

2046

HORACIO ha dit...

Después de navegar porm infinidad de blog, veo en el tuyo algo distinto, una aportación, importante . Te seguiré.

Un saludo.

Gracias por ese homenaje a ese aragones ilustre.

MM de planetamurciano ha dit...

Ke un país tan desagradecido como este se haya conmovido tanto, demuestra la altura de Labordeta.

ixilik ha dit...

Hay que ir muchas veces a la mierda, para llegar a ser tan inteligentemente sencillo, tierra y piel

Mery ha dit...

Acabo de escribirle a otra amiga bloguera que en mi juventud no supe apreciar la literatura de este hombre; lo consideraba árido, algo sombrío. Han tenido que pasar unos añitos para tener la madurez suficiente como para entenderlo y apreciarlo en toda su extensión.
Descanse en paz.

angelito curioso ha dit...

lo malo es que la marea de sentimentalismo levantada por su muerte va a rebajar su universal "Canto a la Libertad" a un localista himno de Aragón