dijous, de maig 21, 2009

Mario Benedetti: Palabras Verdaderas


Poema Ausencia De Dios

Digamos que te alejas definitivamente
hacia el pozo de olvido que prefieres,
pero la mejor parte de tu espacio,
en realidad la única constante de tu espacio,
quedará para siempre en mí, doliente,
persuadida, frustrada, silenciosa,
quedará en mí tu corazón inerte y sustancial,
tu corazón de una promesa única
en mí que estoy enteramente solo sobreviviéndote.

Después de ese dolor redondo y eficaz,
pacientemente agrio, de invencible ternura,
ya no importa que use tu insoportable ausencia
ni que me atreva a preguntar si cabes
como siempre en una palabra.

Lo cierto es que ahora ya no estás en mi noche
desgarradoramente idéntica a las otras
que repetí buscándote, rodeándote.
Hay solamente un eco irremediable
de mi voz como niño, esa que no sabía.

Ahora qué miedo inútil, qué vergüenza
no tener oración para morder,
no tener fe para clavar las uñas,
no tener nada más que la noche,
saber que dios se muere, se resbala,
saber que dios retrocede con los brazos cerrados,
con los labios cerrados, con la niebla,
como un campanario atrozmente en ruinas
que desandara siglos de ceniza.

Es tarde. Sin embargo yo daría
todos los juramentos y las lluvias,
las paredes con insultos y mimos,
las ventanas de invierno, el mar a veces,
por no tener tu corazón en mí,
tu corazón inevitable y doloroso
en mí que estoy enteramente solo
sobreviviéndote.

Mario Benedetti


Viceversa

Tengo miedo de verte
necesidad de verte
esperanza de verte
desazones de verte.
Tengo ganas de hallarte
preocupación de hallarte
certidumbre de hallarte
pobres dudas de hallarte.
Tengo urgencia de oírte
alegría de oírte
buena suerte de oírte
y temores de oírte.
o sea,
resumiendo
estoy jodido
y radiante
quizá más lo primero
que lo segundo
y también
viceversa.
Mario Benedetti

Ver también:

La vie en Noir ¿Y si dios fuera mujer? (Mario Benedetti)
Diario de un viaje imposible: Mario Benedetti
Capri c'est fini: Después de Benedetti
El Amante del volcan: Sin palabras
La pistola de Larra: Poetas enamorados
De Comala a Macondo: Mañana
des dels meus ulls....: Mario Benedetti 1920 - 2009

10 comentaris:

cristinasiqueira ha dit...

Hola,

Gracias,

Por este tributo a Mario Benedetti.
Comovente.

Cris

Vulcano Lover ha dit...

Qué humanidad desbordada que tenía, qué aguda inteligencia y qué sensibilidad para retratar la complejidad de la vida sobre (o bajo) su inmensa sencillez. Pero sobre todo, qué poeta... Poesía en la palabra y en el concepto, en la forma y en el fondo...

Luz de Gas RadioBlog ha dit...

Único

Mery ha dit...

Benedetti me gusta, he de decir que me gustaba antes mucho mas; de alguna manera lo encuentro un poeta "demasiado evidente" (espero saber explicarme con esta expresión).
Pero por su calidad en la composición y sus temas tan de la calle reconozco que ha sido un poeta único. Sus poemas siempre resultan esperanzadores y actuales.

Bonito homenaje le has hecho, sobre todo escogiendo sus versos al Dios ausente.

Un beso

Xavier ha dit...

per mi, una referencia.
un gran ser, un home placit, tranquil. Tots el seus escrits ja formen part de la historia i una part d'ells, de la meva.

senses or nonsenses ha dit...

yo tuve la suerte de que fuera uno de los primeros poetas que cayó en mis manos. La tregua me causó una impresión que me costó recuperarme. ...y eso que era muy jovencito, para haber vivido una pérdida como la que contaba.
una gran pérdida, pero muchos hemos sido los que estos días hemos rebuscando entre los libros y poemas que tenemos en la memoria de benedetti.

un abrazo.

Madame X ha dit...

Ay, Benedetti irrepetible e inmenso. El consuelo que nos queda es revivirle a través de sus palabras.

Bello homenaje, gracias.

Champy ha dit...

Lo creía superado y se me ha resbalado otra lágrima...

...estoy jodido
y radiante
quizá más lo primero
que lo segundo
y también
viceversa.

2046

Justo ha dit...

Lo he conocido más como personaje y articulista que como poeta.

Su figura me resultaba entrañable, como una especie de padre susurrándonos cosas al oído, un padre sabio y cercano.

Pilar ha dit...

Espléndida la idea de sobrevivir a dios. Benedetti en estos años de experimentación ha recordado que la palabra puede ser tan sencilla como honda. Y la suerte de tenerlo en todo tipo de documentos audiovisuales.
Se le echa ya de menos.