diumenge, de març 08, 2009

Vidas Destrozadas



La violencia sexual afecta a millones de personas en todo el mundo y destroza la vida de mujeres, hombres y niños.

72 horas marcan una diferencia vital para disminuir las consecuencias a largo plazo de una violación.

Pero en muchos lugares, las víctimas de violencia sexual no tienen a dónde ir. Incluso cuando hay asistencia, el miedo y el estigma les impiden pedir ayuda.

A lo largo de 2007, los equipos de MSF trataron a unas 12.000 víctimas de agresiones sexuales en todo el mundo, tanto en contextos de conflicto como estables, según explica la directora de Operaciones de MSF en Bruselas, Meinie Nicola. "Esta cifra se traduce en 35 personas cada día sólo en los proyectos de MSF",

Según la experta de MSF en violencia, Françoise Duroch, la violencia sexual puede ser utilizada como arma de guerra, para recompensar o remunerar a los soldados, para motivar a las tropas, como medio de tortura y en ocasiones "para humillar a los hombres de ciertas comunidades". La violación sistemática también puede ser utilizada para obligar a una población a desplazarse e incluso como arma biológica para trasmitir deliberadamente el virus del sida. "En la guerra, también encontramos el fenómeno de la explotación sexual, la prostitución forzada o incluso la esclavitud sexual"

Ese día volvía del mercado. Caminaba con un grupo de nueve mujeres y dos hombres. Nos encontramos con unos hombres armados por el camino. Se nos llevaron a las nueve mujeres y nos ataron a un árbol en su campamento. Nos soltaron al cabo de tres días. Durante ese tiempo, fui violada cada noche y cada día por cinco hombres”.

Mujer de 30 años, sur de Darfur

De pronto vimos a 32 soldados claramente identificados, llevaban uniformes del ejército y rifles. Nos trataron como a criadas, obligándonos a hacer tareas domésticas. Todo el tiempo estábamos vigilados y custodiados por hombres armados. Cada vez que nos llevaban a la fuente, nos obligaban a lavarnos y después nos violaban. Me violaron dos personas, siempre por el ano. A los cuatro días logré escapar. Me duele el ano y, cuando voy al lavabo, me duele mucho la pierna. Estoy preocupado, ni siquiera le he contado a mi mujer lo que me ha pasado”.

Hombre de 24 años, Ituri, RDC


¿Qué es la violencia sexual?

La violencia sexual incluye violaciones, abusos sexuales y explotación sexual.

La violación es una relación sexual no consentida. Esto puede incluir la invasión de cualquier parte del cuerpo con un órgano sexual o la invasión del conducto vaginal o anal con cualquier objeto o parte del cuerpo. Implica el uso de la fuerza, amenazas o coacciones. Cualquier penetración no consentida se considera violación. Los forcejeos que no acaban en penetración se consideran intentos de violación.

El abuso sexual es la invasión física o la amenaza de invasión física de naturaleza sexual, tanto si es por la fuerza como si es en condiciones de desigualdad o coacción.

La explotación sexual es abusar de una posición de vulnerabilidad, de poder o de confianza para fines sexuales. Incluye la prostitución forzada, la esclavitud sexual y el sexo transaccional.

El sexo transaccional es el intercambio de favores sexuales por protección, alimentos o dinero. Es
el resultado de las circunstancias, un acto por falta de elección.

Otras formas de violencia sexual son la esterilización forzada y la mutilación genital femenina.

Este informe cubre diferentes formas de violencia sexual. Sin embargo, la forma más habitualmente tratada en las estructuras de salud de MSF, dada la respuesta médica que requiere, es la violación.

+ Información

D0cumento: El informe "Vidas destrozadas" de Médicos sin Fronteras

10 comentaris:

Luz de Gas ha dit...

Impresionantes testimonios, me has puesto la piel de gallina y esto pasa cada día en en algún lugar.

Un abrazo

Vulcano Lover ha dit...

Terrible, simplemente terrible.

bajo de fuerzas, aún griposo, por esto no ando muy activo

Xavier ha dit...

Aquest mateix mati d’avui diumenge a l’hora que prenia el primer cafè he vist per televisió un reportatge que parlava precisament del tema que tu has deixat al teu espai.
Arma de guerra el fet de violar a las dones, tot per “deixar tocat “ l ‘enemic i d’aquesta manera debilitar la moral, desprès vindran el resultat d’aquestes violacions, nens no desitjats, que els recordin a tots la derrota i la lluita perduda , d’aquesta manera anul•len també part d’una generació, malmeten las famílies ja per sempre. La vilesa del ser humà es esgarrifosa, com permetem tots aquestes practiques?
El mes fotut es que sempre ha sigut axis, i per el que sembla continuarà d’aquesta manera.
¿Què passaria si el poder del mon estigues a mans de les dones?
¿Aquesta bogeria de crueltat es donaria de la mateixa manera?
Dura entrada per un diumenge solejat, un cel blau d’esperança per un mon malalt.
Bondia nen

Eduardo ha dit...

Muy adecuado... De aquí a poco me lanzo yo, ya vereis

Mery ha dit...

Acabo de visitar el blog de Madame, que es un complemento ideal de tu entrada de hoy, o viceversa.
Como allí, sólo digo que parece mentira que en el siglo XXI haya situaciones tan sumamente degeneradas, humillantes, inhumanas, en fin, vergonzosas.

Cualquier queja de nuestro dia a dia se torna imperdonable.
Un abrazo

Joao Baptista ha dit...

Isto é mesmo um assunto muito sério

Joao Baptista ha dit...

Isto é mesmo um assunto muito sério

Capri c'est fini ha dit...

Qué gran tragedia... y esto pasa ante los ojos del mundo cada día, de los que dudo que vean algo si sigue tan campante...

Un abrazo.

Madame X ha dit...

ESto sí que es terrorismo y, sin embargo, el mundo parece estar impasible frente a éste y otros tipos de violencia que padecen miles y miles de personas cada día, cada hora, cada minuto...

Ay, que mal cuerpo se me ha quedado, pero es importantísimo que estas cosas se difundan tal como lo has hecho tú tan acertadamente, Pe-jota.

senses or nonsenses ha dit...

gran forma de recordar el 8 de marzo, y recordarnos que queda mucho, todo por hacer.
y parecía que habíamos avanzado algo, ya no entiendo nada...

un abrazo.