dilluns, de setembre 01, 2008

Qué Miras ?


Vía: FABULON

19 comentaris:

MR style ha dit...

this tranny looks like gareth pugh

Vulcano Lover ha dit...

Te miro a ti... me gustas.

ARD C ha dit...

El bonito color azul de los azulejos oiga, por cierto ¿Y a usted qué le importa?.

Saludos.

finnegan bell ha dit...

que digo yo que para ir subido en esos andamios hay que pedir licencia de obras al ayuntamiento, no???

Strawberry Roan ha dit...

Coño, ¿cómo no mirar?

Sibyla ha dit...

Pues yo si entro en el metro y me encuentro un personaje así...creo que no podría dejar de MIRAR!!!!!

pon ha dit...

Las medias de rejilla, por supuesto.

El Deme ha dit...

Me miro en la mirada de los otros, para comprenderme mejor.

João Baptista ha dit...

no me encanta

Pilar M Clares ha dit...

Y el de atrás como si nada...
alucine de plataformas.

Xavier ha dit...

¿ que miro ?, tot allò que els meus ulls consideren bell, i la bellesa esta en tot, encara que a vegades un tant amagada.
Favulon es tot un compendi de relats visuals, gracies per aquesta nova aportació.

Javier Herce ha dit...

Impresionante!

Strawberry Roan ha dit...

Es más, no puedo dejar de mirar...

Mery ha dit...

Veo, veo...¿qué ves?
Un adefesio en el metro.

Vanto y Vanchi ha dit...

Uff, qué imagen!!!

Gato Nocturno ha dit...

¡Fabulosa la foto! ¡Y además en Camden Town! Siempre he querido vivir una temporada en ese barrio, tiene que ser lo más...
Salud y Libertinaje

senses or nonsenses ha dit...

el de atrás ni mira porque estamos en Camden. todas las nuevas tendencias surgían de camdem. según angie bowie, un rumor del rock o una maldad de angie, pilló a david bowie y mick jagger "divirtiéndose" creo que en camden town.
lo descubrí jovencito en la época de los punkis de postal, punkis de escaparate, yo flipaba en colores...
hay otros barrios, (va por modas), pero ninguno como este.
na'. un poco nostálgico.

un abrazo.

Champy ha dit...

La altura de los zapatotes!!!!

Justo ha dit...

No miro nada hasta que esté detrás de ti, que estoy acostumbrado a fingir indiferencia urbanita ante aquello que me asombra.